Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 s 11 s 2007 MADRID 55 Agentes de la Policía Municipal y de la Guardia Civil, durante el registro en la nave de Torrejón de la Calzada, donde se hallaron las máquinas falsificadoras FOTOS: AYUNTAMIENTO Caen los piratas del glamour La Policía Municipal y la Guardia Civil culminan una importante operación contra la falsificación de prendas de marca. La última fase del dispositivo acaba con el sofisticado taller de producción y deja un saldo de 24 detenidos y 743.000 artículos intervenidos POR CARLOS HIDALGO MADRID. Pese al nombre de esta macrooperación, el glamour de los artículos con los que traficaban no iba más allá de su pura apariencia. Y, por qué no reconocerlo, en lo sofisticado del método que utilizaba esta organización criminal para falsificar prendas y hacerlas pasar por las marcas más selectas del panorama de la moda internacional. Policía Municipal y Guardia Civil han conseguido, en esta tercera fase de la operación Glamour descabezar el epicentro de la red, considerada la más importante en lo que a adulteración de prendas se refiere. El saldo de esta tercera parte del dispositivo son nueve detenidos; 409.484 artículos intervenidos; seis locales registrados, y tres máquinas de confección. Esta red funcionaba de manera piramidal y por eslabones, de modo que eran imprescindibles cada uno de ellos para que no se viniera abajo. En la base, los mercadillos, el top- manta y los pisos francos, que cayeron en la primera fase. En la parte inmediatamente superior, los almacenes y minialmacenes. Y, finalmente, el objetivo de esta tercera fase: las máquinas de confección y el almacén de procedencia de las prendas que serían luego maquilladas de marca. La tercera fase arrancó el pasado 10 de octubre, con la inspección de una tienda situada en la calle de Peña de Francia (Centro) Allí, la Policía Municipal se incautó de 884 prendas y se detuvo a una persona. Gracias a esta actuación, se tiró del hilo, hasta dar con una nave del polígono industrial de Leganés. Se producen nuevos registros en San José de Valderas (Alcorcón) y el distrito madrileño de Puente de Vallecas y comienza la vigilancia de una nave del polígono Las Avenidas, de Torrejón de la Calzada. Es allí donde los investigadores se llevaron la gran sorpresa. Era el 19 de noviembre. En el interior del almacén, regentado por un matrimonio de dano por un valor cinco veces inferior, explicó el concejal de Seguridad, Pedro Calvo. Fuentes de la investigación destacan el funcionamiento de la red. Del almacén llevaban los artículos al taller, para falsificarlos. Luego, acumulaban el material fraudulento en otros almacenes. De allí surtían los minialmacenes, a los que llevaban a los comerciantes que se interesaban por el género para vendérselo- -mercadillos, pisos e, incluso, tiendas- Hacían ocho o diez visitas semanales con clientes a los minialmacenes, y luego reponían el género del almacén, al que acudían en horas intempestivas, para pasar desapercibidos. Luego, los compradores escondían las prendas en infraviviendas de Lavapiés, en comercios tradicionales- -donde se solían mezclar con el género original, para venderlos- y en mercadillos y top manta De ahí la importancia de que no fallara ni un eslabón de la cadena, porque cada uno dependía del otro. Toda la operación Glamour deja un saldo de 24 detenidos- -de España, Senegal, China, Marruecos y Bangladesh- 23 locales intervenidos y 743.579 artículos aprehendidos, con un valor de 40 millones de euros. Algunos comerciantes lo sabían La sofistificación de la red alcanzaba a las etiquetas y logos españoles, se hallaron 195.000 artículos y tres máquinas que, en ese momento, estaban falsificando prendas de la marca Tommy Hilfiger Dos de las máquinas contaban con 12 cabezales, y la tercera, con 18. Cada una estaba conectada a un ordenador, y estos, a otro central. Cada cabezal cuesta la friolera de 6.000 euros, lo que da una idea de la sofisticación de esta red a gran escala. Su funcionamiento durante una hipotética jornada de ocho horas permitía la falsificación de 21.000 prendas. El matrimonio en cuestión tenía asalariada a una chica, cuyo sueldo no ha trascendido. Al día siguiente, se comprobó que la mercancía provenía de una nave de la calle de Ponferrada, 16, del polígono Cobo Calleja (Fuenlabrada) Según reconocieron sus propietarios, uno de sus empleados se encargaba, en su horario laboral y con la furgoneta de la empresa, de trasladar las prendas a la nave de Torrejón de la Calzada. En Cobo Calleja aparecieron 3.500 cajas, de las que 2.200 tenían material idéntico o similar al encontrado en Torrejón. Su procedencia original era Portugal y Asia. En cuanto al balance de esta tercera fase, el valor en el mercado de lo aprehendido alcanza los 15 millones de euros. Cada día se fabricaban artículos por valor de 1,9 millones, que serían ofertados al ciuda-