Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍA www. abc. es economia MIÉRCOLES 28- -11- -2007 ABC Solbes quiere limitar el papel de la oficina que creó Sebastián para evitar interferencias Las discrepancias entre el Ministerio de Economía y este departamento han sido constantes durante la legislatura Y. GÓMEZ MADRID. El vicepresidente económico, Pedro Solbes, rechazó ayer que haya puesto condiciones a Rodríguez Zapatero para continuar en el Gobierno si el PSOE gana las elecciones, pero sí dijo que quiere delimitar las funciones de la Oficina Económica, que creó Miguel Sebastián, y que tantos quebraderos de cabeza le ha dado durante la legislatura. Tras intervenir en una jornada de la Comisión Nacional de Competencia (CNC) Solbes aseguró, en declaraciones a los periodistas, que ha hablado con Rodríguez Zapatero de muchas cosas, de cómo ven los problemas uno y otro, pero no se le ponen condiciones a un presidente. Se intercambian puntos de vista para trabajar de la manera más coherente posible explicó. Preguntado por la Oficina Económica de Moncloa, Solbes aseguró que no es partidario de eliminarla. Creo que un apoyo al presidente en el ámbito económico es muy útil dijo. Pero fue claro al advertir su intención de delimitar la actuación de cada uno para evitar solapes y posiciones que en algunos momentos pueden generar algunos puntos de vista distintos Y es que durante esta legislatura, los enfrentamientos y discrepancias entre la Oficina Económica, especialmente mientras estuvo dirigida por Miguel Sebastián- -que luego fuera candidato a la alcaldía de Madrid- y el Ministerio de Economía han sido claros. Ahí están los diferentes enfoques sobre la reforma fiscal. Miguel Sebastián defendió el tipo único del IRPF desde la Oficina de Moncloa, incluso después de que Solbes hubiera mostrado su rechazo a ir tan lejos en la reforma del IRPF. Finalmente fue el vicepresidente quien logró imponer su criterio. Pero más graves fueron los enfrentamientos y la intervención de la oficina del presidente en las grandes operaciones empresariales que se han fraguado en estos años. La opa de Gas Natural vino de la mano de Sebastián, a quien también se considera artífice del intento de desbancar a Francisco González de la presidencia del BBVA, dando un claro apoyo al intento de asalto de Sacyr sobre la entidad bancaria. También tuvo claro protagonismo la Oficina de Moncloa en el final feliz que Zapatero auguró para las ofertas sobre Endesa, al poner todas las trabas posibles a la opa de la alemana E. ON, y prácticamente ofrecer una alfombra roja a la alternativa Enel- Acciona. Incluso el ya ex presidente de la CNMV Manuel Conthe, denun, ció las presiones que algunos miembros de la Comisión sufrieron desde los asesores económicos de Zapatero. Ante esta experiencia, es natural que Pedro Solbes quiera garantizar que este espectáculo no vuelva a repetirse en la próxima legislatura, si él sigue llevando las riendas de la economía española. Respecto a la decisión de ir como número dos de la candidatura del PSOE por Madrid a las elecciones generales, tras José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró que no se trata de una condición impuesta por él, y que la idea fue del presidente. Durante su intervención en la jornada de la CNC, el vicepresidente aseguró que uno de los principales retos para la nueva Comisión Nacional de Compe- Luis Berenguer, presidente de la CNC, saluda a Solbes, ayer en Madrid tencia es convertir el programa de clemencia en referente permanente para las empresas. Destacó que este es uno de los nuevos instrumentos que regula la nueva normativa de competencia, y que consiste en que a las empresas o directivos, conocedores o participantes en un cártel, y que delaten la situación, podrán redimirse y librarse de la sanción. Explicó Solbes que hay un acuerdo generalizado en que los cárte- EFE les son la mayor amenaza para el mantenimiento de un nivel saludable de competencia, por lo difícil que es detectarlos y probar su actuación. Mientras, ayer se sucedían las reacciones a la decisión de Estado y Seguridad Social logran un superávit del 4,2 del PIB hasta octubre Y. G. MADRID. Las cuentas del Estado y de la Seguridad Social arrojaron un superávit conjunto de más de 44.000 millones de euros, un 4,2 del PIB, en los diez primeros meses del año, según los datos difundidos ayer por los Ministerios de Economía y Trabajo. Sólo el Estado registró un excedente de 28.218 millones de eruos, un 2,68 del PIB, casi 6.000 millones más que en el mismo periodo del año anterior. Esta mejora, según explicó ayer el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, se explica fundamentalmente por el buen comportamiento de los ingresos tributarios. No obstante, Ocaña recordó que en noviembre y diciembre se concentran la mayor parte de lo pagos por inversiones, por lo que esta cifra no será tan elevada al cierre del ejercicio. El superávit de la Seguridad Social, por su parte, alcanzó los 15.861 millones de euros. Las cotizaciones crecieron a un ritmo del 6,99 frente a un aumento de los pagos del 7,84 No obstante, el vicepresidente Solbes advirtió ayer que no se pueden sacar conclusiones apresuradas para el cierre del año. Recordó que lo habitual es que los gastos se eleven al cierre del año y, por tanto, el superávit se reduzca. Recordó, en este sentido, que el cálculo del Gobierno es que el excedente del conjunto de las administraciones públicas sea este año bastante similar al del ejercicio pasado, un 1,8 del PIB. Más información sobre ejecución presupuestaria en www. meh. es