Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 28 s 11 s 2007 ABC HORIZONTE Ramón Pérez- Maura Hugo Chávez plantea ahora como un plebiscito el referéndum constitucional Tras la congelación de las relaciones, Venezuela llama a consultas a su embajador en Colombia MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL CARACAS. A Hugo Chávez se le debe de estar agotando la colección de camisas rojas- -seguro que su ropero está a un tris de acceder al Libro Guiness de los récords pues en las últimas horas ha multiplicado sus apariciones públicas en demanda de apoyo para la reforma constitucional. Si la presencia del comandante revolucionario en los medios públicos es, de habitual, agotadora, estos días parece gozar del don de la ubicuidad: cuarteles, estadios, reuniones empresariales, programas de televisión donde Chávez insiste en que votar sí es votar por él y votar por la patria, mientras que votar no supone una traición a ambos. Por lo tanto, las provocaciones contra Álvaro Uribe, que han detonado una grave crisis en las relaciones diplomáticas con Colombia, estarían destinadas a azuzar el nacionalismo último recurso de un canalla escribe Teodoro Petkoff en Tal cual para fines de uso interno. Fiel a esa pauta, el Gobierno venezolano anunciaba ayer que, en razón de los recientes acontecimientos y con el fin de proceder a una evaluación exhaustiva de las relaciones bilaterales, ha decidido llamar a consultas a su embajador en Bogotá Sin embargo, Radio Caracol citaba a fuentes diplomáticas que dijeron que hasta el momento, esa solicitud no ha sido manifestada de manera oficial De hecho, la emisora subrayó que Pável Rondón ya tenía previsto el viaje a Caracas mucho antes de que Chávez decidiera congelar las relaciones entre los dos países vecinos. Aunque conviene recibirlas con prudencia, las encuestas pronostican la victoria de la oposición en el referéndum del próximo domingo. Ésa sería razón más que suficiente para que Chávez plantee ahora la consulta como un plebiscito, hasta el punto de vincular su continuidad en la Presidencia a la aprobación de la propuesta. Al presidente se le ve nervioso comenta el jesuita Luis Ugalde, rector de la Universidad Católica Andrés Bello y uno de los más implacables críticos del proyecto bolivariano y de su líder. Los sondeos coinciden en que ha aumentado la esperanza de participación (apenas quedan ya opositores que inciten al abstencionismo) la cual podría rondar el 60 por ciento del censo. El incremento de la misma, según los adversarios del régimen, les proporcionaría entre cinco y veinte puntos de ventaja. Por primera vez existe confianza unánime en el mecanismo de votación y en la imposibilidad de cometer fraude con el voto electrónico. Aunque el líder revolucionario se muestra seguro de obtener como mínimo un diez por ciento más de papeletas, lo cierto es que entre parte del chavismo no se ve con agrado esta (de facto) nueva Carta Magna, que concentra los poderes en el presidente de la República. Otro factor a considerar es la pasión que los gobernadores de los Estados- -de los 22, veinte son chavistas- -han podido poner en apoyo de una medida que les restará competencias (con la implantación de la nueva geometría del poder en favor de consejos comunales y vicepresidencias nombradas a dedo) y menguará sus presupuestos. Pese a todo, el padre Ugalde (a quien Chávez ha calificado de vago maleante fascista golpista y lindezas por el estilo) sostiene que al mandatario le vendría bien perder, porque la reforma es un berenjenal en el que se ha metido él solo y que no necesita para nada: podría aceptar la derrota y caerse del caballo, dejarse de mitos y ponerse a gobernar Varios analistas políticos apuntan a otra salida para ese supuesto fracaso del oficialismo: la anulación del referendum. Dos serían los caminos que pueden llevar a esa suspensión: la amenaza de un hipotético golpe de Estado (el Gobierno ya ha descubierto algunos arsenales de armas de origen incierto) y, con mayor probabilidad, una dictamen del Supremo en ese sentido. De hecho, el máximo tribunal tiene aún pendiente de resolución un recurso de amparo presentado por los estudiantes para el aplazamiento de estas elecciones. QUE ESPAÑA TOME NOTA lvaro Uribe, presidente de Colombia, dio pie a Hugo Chávez para intervenir en asuntos domésticos colombianos. Como no podía ser de otra forma, Chávez se extralimitó ampliamente en acciones que tenía expresamente vedadas. Ello obligó a Uribe a retirar a Chávez la mediación que le había encomendado con las FARC y desató la previsible furia del caudillo venezolano. El pasado lunes- -después de haber anunciado la congelación de las relaciones bilaterales, cualquiera que sea el significado de ese término- -Chávez traspasó todos los límites tolerables en las relaciones entre dos estados soberanos. Chávez proclamó que habrá que esperar un nuevo Gobierno en Colombia con el que se pueda hablar con transparencia. Ojalá llegue más pronto que tarde Como Chávez sabe perfectamente, Colombia es un régimen constitucional que cambia de presidente cada cuatro años el 7 de agosto a las 15,00 horas exactamente. Ni antes, ni después. La invocación que él hace a un cambio cuanto antes dista poco de la llamada a la insurrección golpista. Algo especialmente creíble en un hombre con su historial. En resumen, como Bogotá no ha respondido a esa injerencia inadmisible, ha sido el propio Chávez el que ha llamado a consultas a su embajador en Bogotá y no al revés, como hubiera sido normal. No será necesario enumerar aquí las injerencias que ha tenido Chávez en cuestiones españolas en los últimos meses, y menos aún recordar las afrentas al Rey de España por exigir éste a Chávez que respetara las formas en un cumbre multilateral. Desde entonces, la política del Gobierno español ha sido la de la contención. Asegurar que no pasa nada y que lo importante es defender los intereses españoles en Venezuela- -que lo es. Pero al paso que vamos, acabaremos como los colombianos. Tanto dejar que se te humille en público, tanta contención en lugar de dar la respuesta proporcionada que merece la constante vejación del símbolo de la nación española que es el Rey va a acabar con la retirada del embajador venezolano en Madrid. Y si eso ocurre algunos se van a quedar papando moscas. Á ABC. es Vídeo de las últimas manifestaciones en Venezuela en abc. es internacional Mayor Oreja, entre los opositores José Manuel Hernández y Milagros Paz, ayer en Madrid SIGEFREDO Victoria del no Mayor Oreja insta a votar no a la reforma y a que esté unida la oposición C. MUÑOZ MADRID. El portavoz del PP en el Parlamento Europeo y vicepresidente del Grupo Popular Europeo, Jaime Mayor Oreja, instó ayer a la oposición venezolana a permanecer unida y aseguró que votar no el próximo domingo a la reforma constitucional de Hugo Chávez es la posición más democrática y más fuerte De triunfar el sí pronosticó que habrá una Carta Magna que asfixia más la libertad en Venezuela. Durante una rueda de prensa organizada por FAES, en la que representantes políticos y sociales venezolanos denunciaron los aspectos más antidemocráticos del nuevo texto, Mayor Oreja lamentó la ausencia de observadores internacionales en la consulta. A instancias de su grupo y de los Verdes, el Parlamento Europeo debate hoy en Bruselas sobre el alcance de la reforma de Chávez. El coordinador del partido Primero Justicia, José Manuel Hernández, destacó que la nueva Constitución es casi una copia carbón de la cubana sobre todo para la propiedad privada, que resucitará el comunismo más rancio, pero con plata, para exportarlo a otros países Justificó el nerviosismo del caudillo bolivariano porque por primera vez no las tiene todas consigo según los sondeos. Por último, Milagros Paz, líder estudiantil de la Universidad de Zulia, denunció la represión durante sus protestas.