Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 s 11 s 2007 Violencia en las calles de Francia INTERNACIONAL 35 Los conozco bien, son unos cobardes El uso de armas de fuego por los jóvenes contra la Policía en los disturbios a las afueras de París ha sembrado la alarma, ya que hace suponer una escalada en la revuelta respecto a olas anteriores POR J. P. QUIÑONERO PARÍS. Los franceses contemplan con inquieta incertidumbre la propagación y el incremento de la violencia suburbana (con el uso de armas de fuego) en la periferia de París. Están incrédulos, angustiados, y desconfiados hacia los medios de comunicación, dejando al descubierto hondas fracturas culturales y sociales. Françoise P. prejubilada, no tiene ninguna confianza en la escandalera de periódicos, radio y televisión: Montan cuatro fotografías y esos niñatos se crecen. En mi barrio, violaron a una chica joven. La Policía detuvo a ese mismo tipo de personajes. Y nadie puso el grito en el cielo. Desarmados, son unos cobardes asesinos. Les daba miedo que los fotografiasen Los jóvenes de Villiers- leBel, donde estallaron las primeras violencias, lo ven desde otro ángulo. Rachid C. se dirige de este modo, a cara descubierta, ante un grupo de reporteros de radio y televisión: Los polis nos tratan como perros. Muchos colegas están hartos. La Policía trata de otra manera a los niños bien, cuando se emborrachan en los barrios de ricos. Nosotros hemos crecido y nos hemos educado en la violencia callejera Un vigilante del supermercado Aldi, en la plaza del pueblo, que prefiere preservar su anonimato, habla de este modo: Los conozco muy bien. Son unos cobardes. No tienen ni fe, ni familia, nada. Meten fuego por odio. ¿Contra quién? No sé si ellos lo saben. Se odian entre ellos. Y odian a quienes no son como ellos. Le meten fuego a una escuela, porque se aburren en clase. O le meten fuego a una delegación de Hacienda, porque dicen que así arderán las multas que no desean pagar. Apalean a un amigo, para robarle una gorra. Y son capaces de meter fuego a un edificio, para reírse Entre los comerciantes de la plaza Berlioz, Pierre B. confiesa su consternación: Durante el día, a cara descubierta, parecen chicos normales. Vienen, piden, pagan, compran. Sin problemas. En cuanto se reúnen, se toman una co- ALTERCADOS EN FRANCIA Al menos 40 policías resultaron heridos en la noche del lunes al martes, la segunda consecutiva de enfrentamientos entre grupos de jóvenes y la Policía en un suburbio al norte de París, donde fallecieron dos jóvenes en un accidente de tráfico al chocar contra un vehículo policial Domingo: Una moto choca contra un vehículo de la Policía des E ra Val d Oise Villiersle- Bel PARÍS rre S VILLIERS- LE- BEL ema rd Quema del concesionario de Hyndai bles Av Pie Quema de una gasolinera de Total Quema de la comisaría de Policía de Villiers- le Bel Ru e Quema de un garaje de Peugeot SARCELLES ABC Reuters Charles Richet Hospital H Vandalismo en una calle comercial Estación de ferrocarril 200 m Vandalismo contra la comisaría de Policía de Arnouville ARNOUVILLE No sé si ellos lo saben. Se odian entre ellos. Y odian a quienes no son como ellos pa o se fuman un porro, pierden los papeles, y descarrilan. Ayer metieron fuego a un supermercado de barrio, donde horas antes habían estado robando En un local de asistencia social que se llama Salvador Allende en una ciudad próxi- No siempre conocen a su padre ma, en Sarcelles, un joven de origen marroquí, que se gana la vida dando cursos de actividades deportivas, teme lo peor: Viven, vivimos, sin escucharnos los unos a los otros. Los más jóvenes no siempre conocen a su padre. Y han crecido educados en la violencia, en casa, en la escalera, en el barrio, en la escuela. ¿Qué quiere?