Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MIÉRCOLES 28- -11- -2007 ABC Anápolis se queda en otro preámbulo El único logro tangible es que en dos semanas comenzará otra ronda negociadora entre israelíes y palestinos PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL ANÁPOLIS (MARYLAND) El comienzo de otro comienzo. Las mínimas expectativas generadas por la conferencia de paz escenificada ayer en la sede de la Academia Naval de Anápolis no han defraudado. Tras varios meses de conversaciones, la intensiva mediación por parte de Condoleezza Rice y discusiones hasta literalmente el último momento para establecer una especie de hoja de ruta, la Administración Bush solamente ha podido confirmar que israelíes y palestinos están de acuerdo en volver a negociar de buena fe un acuerdo de paz que eventualmente debería resultar en la creación de un Estado palestino independiente. Las dos partes, sin entrar en explosivos detalles, se declararon dispuestas a alcanzar un acuerdo para finales del año que viene, antes de que el presidente Bush agote su segundo mandato en la Casa Blanca. Un calendario lleno de escepticismo pero que debería comenzar a cumplirse con una primera cita de un comité directorio convocada para el próximo 12 de diciembre. Como elemento de esperanza, israelíes y palestinos, emplazados a reunirse cada dos semanas, insistieron en que esta vez comparten la determinación de poner final al derramamiento de sangre, sufrimiento y décadas de conflicto entre nuestros pueblos y hacer posible una nueva era de paz basada en la libertad, la seguridad, la justicia y la dignidad En su discurso de apertura, el presidente Bush resumió la ausencia de resultados tangibles con la frase: Si la paz fuera fácil, hubiera ocurrido hace mucho tiempo Fiel a su estrategia declarada de no presionar a las partes, Bush reiteró que corresponde a israelíes y palestinos mostrar paciencia y flexibilidad si de verdad quieren alcanzar su objetivo de coexistencia pacífica. Además de recalcar como requisitos básicos que los palestinos abandonen a sus elementos terroristas y que los israelíes acaben con la ocupación que empezó en 1967. De fracasar una vez más en estas negociaciones, el presidente de EE. UU. argumentó que los grandes triunfadores serán los extremistas en Oriente Me- Mahmud Abbás, George Bush y Ehud Olmert saludan a la prensa, ayer, en la Academia Naval de Anápolis dio. Con insistencia en que un Estado independiente facilitará a los palestinos la oportunidad de vivir con libertad, propósito y dignidad además de ofrecer a los israelíes algo que han buscado durante generaciones: vivir en paz con sus vecinos El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbás, destacó las duras cuestiones del estatus final pendientes en esta negociación al insistir en que su pueblo necesita que Jerusalén este sea nuestra capital sin olvidar que Israel ponga fin a los asentamientos, reconozca los derechos de refugiados y libere a miles de presos. Mientras que el primer ministro israelí, Ehud Olmert, se presentó como deseoso tanto de paz como de un final al terror, la incitación y el odio dispuesto a un doloroso compromiso, plagado de riesgos Retórica que contrasta con la realidad de un Olmert profundamente impopular y cuya mayoría de gobierno depende de REUTERS facciones opuestas a ceder ante los palestinos y de un Abbás que apenas controla la mitad de los territorios palestinos. ABC. es Vídeo del encuentro de Bush con Olmert y Abbás en Anápolis en abc. es internacional Si fuera fácil... Sonrisas, abrazos, algunos manifestantes, extrema seguridad y una asombrosa mala organización P. RODRÍGUEZ ANÁPOLIS (MARYLAND) Quizá bajo la consigna de que todo se puededecir con una sonrisa la cumbre de Anápolis durante su parte televisada ha sido todo un derroche degestos afectivos entre el primer ministro israelí, el presidente de la Autoridad Palestina y su anfitrión, George W Bush. Palmaditas en la espalda, abrazos y gestos afables dominaron lo que algunos escépticos observadores no han dudado en calificar como la madre de todas las fotos de familia La reunión plenaria tuvo lugar en el Memorial Hall de la Academia Naval de EE. UU. Un monumental cúmulo de granito, mármoles y frescos dedicados a recordar el heroísmo y sacrificio de sus 2623 graduados caídos en acto de servicio desde la guerra de Secesión hasta la invasión de Irak. Todo presidido con una gigantesca bandera con la célebre orden de un moribundo comandante a sus marineros en una batalla decimonónica contra los británicos: ¡No entreguéis el barco! Con problemas de sitio para acomodar a medio centenar de países e instituciones invitadas, en la sesión plenaria celebrada en torno a una mesa con forma de U solamente pudieron entrar el jefe de cada delegación, acompañado por un asistente y un guardaespaldas. La organización a cargo del Departamento de Estado, con grandes dosis de improvisación, demostró una asombrosa incapacidad para llevar a cabo la básica tarea de acreditar a centenares de periodistas por correo electrónico. Con esperas de hasta cuatro horas para conseguir el obligatorio pase de Prensa de color rojo a través de una sola fila y con una sola cámara digital. Y de propina, una colapsada conexión a internet. Eldesplieguedeseguridadestuvo a la altura de la circunstancias, con restricciones que afectaron al tráfico aéreo y marítimo en torno a la sede la conferencia.