Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 s 11 s 2007 Deriva radical en Cataluña s Pujol se arrepiente de su pactismo ESPAÑA 25 Pujol, en clave soberanista, abjura del café para todos MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. En la clase política catalana se ha puesto de moda el libro de Eduard Balladur Maquiavelo en democracia y Jordi Pujol no ha sido una excepción. No porque comparta el cinismo que desprende la obra, sino por todo lo contrario: porque el ex presidente de la Generalitat se define como un hombre sincero y sus Memorias (1930- 1980) (Editorial Proa) son la historia de una convicción Y en el marco de esa sinceridad, Pujol habló ayer de renuncias y de arrepentimientos. Por ejemplo, haber sucumbido al café para todos desistiendo del concierto económico o de un mayor autogobierno en favor del consenso. Es más. El veterano dirigente nacionalista asegura que el origen de todos los males que sufre Cataluña se sitúa en ese pactismo de la Transición. Más reivindicativo que nunca, Jordi Pujol hizo estas reflexiones durante la presentación del primer volumen de su autobiografía. El presidente de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) cree que estamos pagando durísimamente las consecuencias del café para todos y que Cataluña fue entonces muy solidaria con otras comunidades como Extremadura, que él mismo visitó en los años cincuenta, pero ahora los insolidarios son ellos pues si se publicaran las balanzas fiscales, se produciría un escándalo Hizo un diagnóstico de la realidad catalana- tenemos una enfermedad moral y una gran falta de autoestima -y advirtió de que Cataluña se puede romper si no se controla el fenómeno migratorio. En su momento apostamos tanto por la inclusión que eso ha afectado a la excelencia de la educación dijo el histórico dirigente convergente, muy crítico con el buenismo y la actitud acomplejada del Gobierno catalán. Responsabiliza de esa situación extrema a una clase política donde abundan los fanfarrones defecto que Pujol asegura no tener. Sí se arroga en cambio un cierto orgullo que no soberbia porque eso sería pecado. Pero hay mal disimulada vanidad en sus pensamientos. Un socialista me dijo que yo sería el último presidente de la Generalitat, aunque otros ejerzan después ese cargo indicó. En sus memorias no hay ajuste de cuentas ni voluntad de hacer sangre y que durante tres años se resistió a escribirlas, pero ahora necesitaría muchísimas páginas más para resumir esos años de juventud y de iniciación política. Anunció que escribirá dos volúmenes más que abarcarán sus 23 años de gobierno. Jordi Pujol en la presentación de su libro de memorias en Barcelona EFE Camps afirma que el Gobierno actuó de forma partidaria en el Vaticano M. C. VALENCIA. Los ecos del último altercado entre la Generalitat Valenciana y el Gobierno a cuenta del protocolo aún no se han apagado. El último roce se produjo el pasado fin de semana en el Vaticano durante los actos de nombramiento de tres cardenales españoles, y ayer el presidente valenciano, Francisco Camps, aseguró que en el protocolo de los citados actos, por parte del Gobierno no había un concepto de España ni de representación nacional, sino un interés partidario para enfocar en línea de delegación cierto tipo de preferencia Camps acusó a Zapatero de no tener las ideas muy claras y explicó que en el Vaticano no se organizó a la delegación española hasta estar en la propia Basílica a punto de empezar los actos y se hizo atendiendo a cuestiones de partido, de modo que se tiró hacia atrás a los representantes de la Comunidad Valenciana El presidente autonómico valenciano criticó que el Gobierno de España desapareciera en la entrega del anillo el domingo a su juicio, cosa bastante curiosa y paradójica El jefe del Consell aclaró que en ningún momento hubo queja de forma escrita dirigida ni al Gobierno ni a la Embajada por parte del Gobierno regional en cuanto a su malestar por la ubicación en la Basílica, sino que fue la propia Embajada la que por su mala conciencia emitió un comunicado de aclaración por si alguien había tomado nota Francisco Camps, no obstante, quiso precisar que, aunque el Gobierno en esta ocasión no ha actuado correctamente, España tiene la suerte de contar con un gran cuerpo diplomático y de embajadores excepcionales Cataluña se puede romper El PP pide que se prohíba también la exaltación del bando republicano M. C. MADRID. La ley de Memoria Histórica se enfrenta a dos vetos (uno del PP y otro de ERC) y 112 enmiendas en el Senado, que se debatirán hoy en la Comisión Constitucional. En una de las veinte enmiendas que ha presentado, el Grupo Popular pide que se prohíban en todo el territorio nacional los actos de carácter público que exalten la Guerra Civil, a sus protagonistas o a ninguno de los dos bandos de la contienda En su propuesta de veto, el Partido Popular califica el proyecto de ley de innecesario irrelevante y falsario y resalta que es un paso más en la estrategia de ruptura del pacto constitucional que este Gobierno está alentando desde el inicio de legislatura Por motivos muy diferentes, ERC ha presentado otra propuesta de veto. En su caso, porque para ellos la ley se queda muy corta. En una de sus enmiendas afirma que el Valle de los Caídos constituye un escándalo y un hecho bochornoso el mausoleo. Su existencia debería avergonzarnos a todos y propone convertirlo en un museo de memoria represora lo mismo que la actual sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid.