Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MIÉRCOLES 28- -11- -2007 ABC El Tribunal Constitucional rechaza de plano las tres recusaciones promovidas por el PP La decisión cuenta con los votos particulares de los dos magistrados a los que el Gobierno quiere apartar NATI VILLANUEVA MADRID. Tras varias horas de debate y no poca tensión, el Pleno del Tribunal Constitucional rechazaba, al filo de las nueve de la noche, la admisión a trámite de las recusaciones presentadas por el Grupo Parlamentario Popular contra los magistrados próximos al sector progresista Pascual Sala, Manuel Aragón y Pablo Pérez Tremps. Los diez magistrados que componen el Pleno (en el que participaron los propios afectados y en el que la presidenta, María Emilia Casas, y el vicepresidente, Guillermo Jiménez, no han estado presentes porque previamente se habían abstenido) tomaron esta decisión por mayoría y con el voto en contra de los dos magistrados recusados por el Gobierno a través de la Abogacía del Estado: Jorge Rodríguez Zapata y Roberto García Calvo. Ambos han anunciado un voto particular que, junto con el auto de inadmisión a trámite de las recusaciones y el concurrente anunciado por el conservador Ramón Rodríguez Arribas, se harán públicos en los próximos días. Tanto Rodríguez Zapata como García- Calvo habían defendido hasta el último momento la acumulación de las cinco recusaciones. No estaban de acuerdo con que las primeras en debatirse fueran las promovidas por el PP, cuando, además, se da la circunstancia de que los incidentes de recusación presentados contra ellos por el Gobierno se presentaron con anterioridad. Las recusaciones rechazadas de plano Las recusaciones (del Gobierno) pendientes Jorge Rodríguez Zapata Magistrado (conservador) Recusado por la Abogacía del Estado, ha anunciado un voto particular que será notificado en los próximos días. Pascual Sala Magistrado (progresista) El Grupo parlamentario Popular le recusó por haberse pronunciado a favor de la enmienda Casas (la prórroga de su mandato) en una reunión de carácter privado con la presidenta y otros miembros del Tribunal Constitucional. Este posicionamiento fue desmentido en un escrito remitido a Vicente Conde, presidente en funciones del Constitucional. Pablo Pérez Tremps Magistrado (progresista) Al igual que sus compañeros, participó en aquella reunión que tuvo lugar el pasado 12 de junio y, como ellos, niega haber anticipado su opinión sobre la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional en la carta- desmentido que junto con él, firman otros cinco magistrados, entre ellos, la presidenta, María Emilia Casas y el vicepresidente, Guillermo Jiménez. Manuel Aragón Magistrado (progresista) El motivo de su recusación era haber participado en una de las reuniones convocadas por Casas para conocer su opinión sobre la reforma de la LOTC. La presidenta justificó su decisión, que consistió en convocar a los magistrados por tercios según el orden de mayor a menor antigüedad, en que así no tenía que convocar el Pleno y obligar a los vocales a emitir un pronunciamiento formal. Roberto García- Calvo Magistrado (conservador) La impugnación de ambos magistrados se basa en una carta que ambos enviaron a Casas discrepando de la prórroga de su mandato. Quórum garantizado Y es que más allá de una cuestión de orden meramente cronológico, algunos ven una jugada en este interés por resolver primero las recusaciones de los populares. Con estas inadmisiones, y al quedar ya garantizado el quórum mínimo para resolver cualquier cuestión (fijado en ocho magistrados) ya no haría falta que los dos impugnados por el Gobierno, Rodríguez Zapata y García- Calvo, participaran en el debate de sus propias recusaciones. Quedaría así garantizada una mayoría progresista que, siempre según las fuentes jurídicas consultadas, podría inclinarse por la admisión a trámite de esas dos recusaciones, las presentadas por el Gobierno a través de la Abogacía del Estado. Sin embargo, el horizonte no tiene por qué estar tan claro, pues podría darse el caso de que el presidente en funciones, Vicente Conde, decida que los dos recusados por el Gobierno participen en el debate de sus propias impugnaciones, al igual que los tres magistrados recusados por el PP lo han hecho en el que les afectaba directamente. Si esto es así habría un equilibrio de fuerzas (cinco- cinco) en el que el presidente Conde, próximo al sector conservador, contaría con un voto de calidad en caso de empate. Tanto las recusaciones pro- Rodríguez Zapata y García- Calvo discrepan de la forma en la que se han debatido los incidentes de recusación: eran partidarios de la acumulación Queda garantizado el quórum mínimo (ocho magistrados) para desbloquear el TC, con lo que se podría prescindir de los dos recusados por el Gobierno movidas por el Grupo Popular como las del Gobierno (a través de la Abogacía del Estado) tienen su origen en el posicionamiento que los cinco magistrados afectados habrían mantenido respecto al recurso presentado por el PP contra la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. Las partes que han planteado esos incidentes de recusación consideran que este extremo les inhabilita para entrar en el debate sobre la admisión o no del recurso de los populares contra la ley que reforma este órgano. Sin embargo, los magistrados que ayer rechazaron las impugnaciones de los populares consideran que no hay razón para sostener que Sala, Pérez La carta- desmentido Tremps y Aragón estén contaminados para entender sobre el recurso de los populares, y una de las razones que se puso ayer sobre la mesa para justificar esa inadmisión a trámite fue la carta que seis de los magistrados (los tres afectados, la presidenta y el vicepresidente del TC y el conservador Ramón Rodríguez Arribas) mandaron al presidente en funciones Vicente Conde. En ella desmienten un recorte periodístico según el cual estos tres magistrados habrían anticipado su opinión acerca del recurso presentado por el Partido Popular, lo que les inhabilitaría para debatir su admisión o no a trámite. A ello se suma el escrito que Rodríguez Arribas hizo llegar días después a Conde: pese a