Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo MARTES 27- -11- -2007 ABC Rastrean el Big Bang de las flores Las conclusiones de un estudio científico vuelven a situar su aparición formal hace aproximadamente 130 millones de años ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. ¿Quién podría decir que las flores son un error, y mucho menos un error abominable Pues eso pensaba ni más ni menos que Charles Darwin. Darwin no era alérgico al polen, sino a los cabos sueltos. No sabía cómo cuadrar la súbita irrupción de las plantas con flores con su teoría general de la evolución de las especies. Nadie lo sabe aún. Pero en las Universidades de Florida y de Austin (Texas) han desarrollado unas técnicas de análisis filogenético que empiezan a ver claro en el bigbang de las flores. De acuerdo con la sabiduría fósil convencional, el musgo fue la primera especie vegetal en aparecer sobre la Tierra, hace unos 425 millones de años. Le siguieron los helechos, los gingkos, los abetos, las coníferas en general y otras variedades que se reproducen asexualmente, o, mejor dicho, con los dos sexos en uno, en el gametofito que se desarrolla dentro de las esporas lanzadas al aire un poco al buen tuntún. Mucho más sofisticado es el mecanismo reproductor de las plantas con flores, con todo el primoroso proceso de la polinización, la fecundación y la fructificación alrededor de la semilla. Durante mucho tiempo se dio por sentado que esta innovación natural, las flores, no surgió hasta hace 130 millones de años, y surgió de repente, por las buenas y sin explicación. Sin evidencias fósiles de enlace entre unas plantas y otras. Es muy humano llamar inexplicable a lo que uno no se explica. Si el enigma de las flores ha durado tanto tiempo, algo pueden tener que ver las limitaciones empíricas de la misma paleontología. El fósil físico de una flor es bastante menos tangible que el de un dinosaurio. Da mucho menos juego, para qué nos vamos a engañar. De ahí que la historia floral no levantara cabeza hasta que la ciencia no fue capaz de manejar fósiles mucho más sutiles: los fósiles químicos. Así se pudo empezar a determinar (lo hicieron hace seis años en la Universidad de Stanford) que las plantas con flores pudieron haberse desarrollado en realidad mucho antes de lo que se creía, hace más de 250 millones de años. Quién va a pretender encontrar restos de polen a esas alturas. Pero los de Stanford sí encontraron trazas de un compuesto químico oleaginoso, el oleanane, en plantas con flores ya extintas que serían los supuestos ancestros de los geranios, crisantemos y rosas de pitiminí de hoy en día. En las Universidades de Florida y Texas se han lanzado con renovada audacia por el sendero de la indagación bioquímica. El resultado son dos estudios complementarios que esta semana aparecen en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) De la suma de los dos se infiere que las cerca de 400.000 especies de plantas flo- Ranunculus ficaria Pelargonium exstipulatum Helianthus annuus Ceratophyllum demersum Liriodendron tulipifera Piper longum EL ÁRBOL DE FAMILIA DE LAS FLORES Yucca filamentosa Chloranthus angustifolius Triticum aestivum Acorus americanus Nymphaea odorata Illicium floridanum Amborella trichopoda Las 400.000 especies de plantas florales existentes proceden de cinco grandes linajes que se desarrollaron en 5 millones de años. Los dos linajes principales, el de las monocotiledóneas (las hierbas, orquídeas... y el de las dicotiledóneas (desde los girasoles hasta los tomates) mantienen todavía entre sí un parentesco más estrecho que con ninguna otra especie. La amborella es la madre común de todas las flores Supuestos ancestros El musgo fue la primera especie vegetal que apareció sobre la Tierra, hace 425 millones de años Los científicos han conseguido dibujar consanguinidades vegetales para explicar el origen de las flores Su aparición fue posible gracias a un gran evento climático o una molécula que se consolidó después rales actualmente existentes proceden de cinco grandes linajes que se desarrollaron a una velocidad de vértigo, en sólo unos 5 millones de años. Los dos linajes principales, el de las monocotiledóneas (que comprende las hierbas de hoja estrecha, los cereales, los tulipanes, las orquídeas... y el de las eudicotiledóneas (donde se incluyen desde los girasoles hasta las plantas de los tomates) mantienen todavía entre sí un parentesco mucho más estrecho que con ninguna otra especie. Y al fondo de todo, podría encontrarse una posible madre común de todas las flores: la amborella, un arbusto muy grande o un arbolito pequeño, según se mire, que se mantiene eternamente verde, que alcanza unos 8 metros como mucho, que suele encontrarse en el sotobosque de suelos húmedos, a ente 200 y 1000 metros de altitud. Y que actualmente forma parte del grupo de especies vegetales amenazadas de extinción. Todos los organismos vegetales tienen en común los cloroplastos, que son los orgánulos donde se realiza la fotosíntesis que es la base de su supervivencia. Lo que han hecho los expertos de estas dos universidades Investigadores de Estados Unidos producen plantas de tabaco transgénicas que resisten la sequía Investigadores de la Universidad de California en Davis (EE. UU. han conseguido producir plantas de tabaco transgénicas capaces de resistir a la sequía. Las conclusiones de su investigación se publican esta semana en la edición digital de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences Los investigadores han insertado un gen que evita que las hojas se caigan y han creado de esta forma una planta de tabaco resistente a la sequía. El tabaco transgénico podría servir como un modelo para cosechas más fuertes capaces de sobrevivir a condiciones de sequía y a temperaturas más elevadas durante las estaciones de crecimiento, informa Ep. Los científicos insertaron un componente genético en el ADN de plantas de tabaco y observaron que, bajo condiciones normales, las plantas transgénicas crecían de forma similar a las plantas control. Sin embargo, después de 15 días sin agua, las plantas control se marchitaron. Cuando se volvieron a regar, las control murieron, mientras que las transgénicas volvieron a crecer. Las plantas transgénicas también crecieron cuando disponían sólo de un tercio de la cantidad normal de agua. Los autores sugieren que este método de supervivencia a la sequía podría permitir a los agricultores ahorrar agua y obtener una mayor producción en entornos secos. Planta del tabaco ABC