Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27- -11- -2007 TOROS www. abc. es toros 93 Faena de clamor de Enrique Ponce, por la puerta grande en la Feria de Lima Castella corta una oreja en su reaparición en la plaza de Acho, llena hasta la bandera ABC LIMA (PERÚ) Acorde al cartel histórico del pasado domingo, el público abarrotó el bicentenario coso de Acho. Enrique Ponce instrumentó una aclamada faena, premiada con dos orejas que le abrieron la puerta grande. Sebastián Catella, que reaparecía tras cortar la temporada en septiembre por culpa de una anemia ferropénica, obtuvo una oreja. El Juli recibió ovaciones tras pinchar en la penúltima corrida de la Feria del Señor de los Milagros, en la que los toros de Bernaldo de Quirós dieron un decepcionante juego. Ponce estuvo magistral en la lidia, escrupulosamente técnica, y dio cátedra con la suavidad de arcángel con la que intentó lucirse en el primero, según crónica de Efe. Las verónicas fueron monumentales. La manera de esperar cada arrancada sin acosar al toro, su intento constante con la muleta puesta sin brusquedades para que rompiese hacia delante, fue magistral. Con la izquierda, los muletazos brotaron de uno en uno con el toro parado. Mató de un pinchazo y saludó. Al cuarto, que parecía que no rompería, lo metió suavemente en la muleta, sobándolo. Cambió los terrenos, receta que resultó determinante, llevándolo a la contraquerencia, donde el valenciano ejecutó muletazos largos embebiendo cada embestida en series largas, profundas, coreadas con pasión por un público entregado. Toreo del bueno, estético, templado, largo. Los tendidos, llenos hasta la bandera, aplaudían enloquecidos. Un pinchazo hondo bastó, pero dejó a Ponce sin el rabo que se veía venir. Paseó dos orejas. El Juli salió a arrasar, pero la blandura del segundo y su falta de transmisión conspiraron contra sus deseos. Todo lo hizo despacio, primero sin atacar demasiado para luego cambiarlo de terreno e intentar una segunda parte con garra. Hubo un redondo colosal, en el que el toro siguió la muleta embelesado y que levantó clamores. Saludó. En el quinto, el más complicado de la corrida, Julián López intentó prolongar las embestidas nunca entregadas, reservonas y sin calidad alguna. Se tiró a matar con legítima de- Sólo detalles de Talavante en su decepcionante regreso a La México GUILLERMO LEAL MÉXICO D. F. El joven español Alejandro Talavante convocó en la Plaza México un buen número de aficionados (unos doce mil) pero no pudo refrendar el triunfo de una oreja obtenido hace dos semanas. A la vera del nacido en Badajoz debutó el aguascalentense Víctor Mora, quien fue a la postre el triunfador del cuarto festejo de la Temporada Grande al cortar una merecida oreja al sexto de la tarde. Mora se llevó el mejor lote de la ganadería de Xajay. Su primero, con el que confirmó alternativa, resultó bravo; el sexto fue un astado muy alegre, aunque a menos. Mora anduvo variado con el capote en sus dos oportunidades, dejando muy en claro sus actitudes de valor, de ganas de agradar y de ser torero. A su primero lo pinchó y terminó por recorrer el anillo y a su segundo le cortó el apéndice. Talavante tuvo tan sólo detalles y destellos de lo que fue su presentación. Sus astados, deslucidos, le bajaron el ánimo y de ese torero que tanto nos gustó en su debut quedó muy poco. Lástima porque el público fue a verle a él. Mal anduvo con la espada, oyendo dos avisos en su primero y pitos en el quinto. Como primer espada fungió José Luis Angelino, poderdante del empresario capitalino, quien con su campaña frustrada en España por falta de la visa de trabajo se quedó sin torear allá y acá, y ello se notó claramente este domingo. Enrique Ponce pasea feliz las dos orejas entre los aplausos del público dicación: con dos pinchazos y media estocada dio cuenta de la tarea. Fue ovacionado. Sebastián Castella estuvo rabiosamente entregado en su lote. En algún momento apuró el paso y se arrimó en exceso, como en el sexto- -el mejor del encierro- que aguantó varias series con el hocico por el suelo. El diestro francés se metió entre los pitones y muleteó con desmayo, aunque las distancias escogidas hicieron que el toro protestara algunos muletazos. Logró imponerse y cortó una oreja. Las tres figuras del toreo REUTERS que alternaron en Acho demostraron estar en un momento de esplendor. Inversamente proporcional es la etapa que atraviesa la ganadería mexicana. Pero la tarde dejó satisfechos a quienes colmaron los bicentenarios graderíos, poblados de una multitud. Y Morante volvió a torear (de calle en Orizaba) ABC ORIZABA (MÉXICO) Morante de la Puebla sorprendió el domingo en la plaza mexicana de Orizaba, donde toreó un toro de Garfias vestido de paisano. Era su primera actuación en público desde su retirada. El sevillano reaparecerá de luces el próximo 6 de enero en la Monumental de México. Morante hizo gala de su arte con una faena plagada de detalles al término de la corrida, en la que Pablo Hermoso de Mendoza cortó tres orejas, El Pana saludó y Joselito Adame fue aplaudido. Mal lote para El Juli Morante, con vaqueros y camisa, remata el saludo con una preciosa media J. A. SAINOS