Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 AGENDA Tribuna Abierta MARTES 27 s 11 s 2007 ABC Ana Rosa Carazo Catedrática de Lengua y Literatura Españolas EDUCACIÓN Y FUTURO UE un economista de la talla de don José Barea proclamara y reiterara, no hace mucho, que la educación, es decir, la falta de una educación fundamentada en el conocimiento, es la causa de la crisis económica que empezamos a padecer nos infunde ánimos, para seguir en la brecha, a los que venimos denunciando los problemas originados por los sucesivos sistemas educativos, aunque sea poco más que predicar en el desierto. Persistentes somos y las irrefutables afirmaciones del señor Barea nos ayudan a afianzarnos en nuestra obstinación y a saltar, de nuevo, a la palestra con la única arma que podemos manejar: la palabra, aunque sean tantas las ya dichas o escritas por voces y plumas muy autorizadas, que se han perdido en el vacío más insondable. Q Alabo la acción callada y responsable, sufrida y dificultosa de quienes, sin duda, sienten en lo más profundo de su ser que en la educación está el germen de todo lo honorable y hermoso que puedan hacer sus hijos en el porvenir que les aguarde so, les ofrece la escuela o el colegio que la ley prescribe. Estos padres, conscientes y valerosos, están en la línea del profesor Barea: cifran el futuro de sus hijos en la educación y, como él, ven con meridiana claridad que no llegarán a nada, ni siquiera al manejo de su propia economía personal, sin el soporte de una adecuada educación. Y no escribo estas palabras para incitar a los padres a que sigan ese ejemplo y se sitúen fuera de la ley. Al contrario: para llamarles la atención sobre el peligro de destrucción que se cierne sobre la ya escasa credibilidad que mantiene la escuela. ¿Qué clase de ciudadanos puede formar una enseñanza que no se basa en los principios educativos más elementales: el nivel de conocimientos, la exigencia de esfuerzo y rendimiento, el justo aprecio de valores cívicos, morales y culturales? M e entero por la radio de que unos padres han decidido que sus hijos no asistan a clase y reciban la educación en casa, ante el desastre de la enseñanza oficializada, ante el desbarajuste de las aulas, la permisividad y la falta de exigencia. Cuentan de antemano con que la solución casera, el padre y la madre empleando sus horas de asueto en enseñar a sus hijos, será sin duda deficiente en algunas materias. Al padre, ingeniero de caminos, y a la madre, licenciada en historia, les quedan lejos en el tiempo sus conocimientos secundarios de otras L asignaturas, pero confían en que, esforzándose en el repaso, ¿quién no recupera un nivel, en cualquiera de ellas, superior al que ofrece habitualmente la enseñanza reglada? A estos padres, responsables y clarividentes, se les acusa de situarse fuera de la ley, porque la ley obliga a la escolarización, pero ellos se mantienen en su decisión y aseguran que, cuando una ley conduce al fracaso o a alcanzar exactamente lo contrario de lo que su finalidad pretendía, no están obligados a cumplirla. Además lo que puede proporcionar de beneficioso la escuela, además de trasmitir saberes: relaciones humanas, convivencia social, oportunidades lúdicas, ya procurarán también sus padres que no les falten, una vez que han decidido arriesgarse y asumir enteramente la función de formar a sus hijos de un modo íntegro, sacrificando horas de descanso o asueto para librarlos de un reduccionismo vergonzoso y manipulado que, a juicio de ellos y en su ca- a sonada decisión de ese matrimonio catalán tiene todo el valor de un testimonio personal que lo singulariza; es una protesta sin pancartas y sin gritos desaforados, a la que de corazón me uno. Independientemente de la calificación legal que merezca la no escolarización de sus hijos y que compete a los jueces, alabo la acción callada y responsable, sufrida y dificultosa de quienes, sin duda, sienten en lo más profundo de su ser que en la educación está el germen de todo lo honorable y hermoso que puedan hacer sus hijos en el porvenir que les aguarde. ESQUELAS EL FUNERAL DE JOSÉ FERNÁNDEZ ÁLVAREZ- CASTELLANOS Tendrá lugar el día 3 de diciembre de 2007, a las veinte horas, en la parroquia de San Francisco de Borja, jesuitas de Serrano (calle Serrano, 104) Madrid. (1) DOÑA MARÍA DEL CARMEN FERNÁNDEZ- CASTAÑÓN ARAIZ VIUDA DE FLORENCIO ALCÁNTARA PÉREZ FALLECIÓ EN MADRID EL DÍA 26 DE NOVIEMBRE DE 2007 a los noventa años de edad en su ferviente amor a Dios D. E. P Hijos, hijas, nietos, bisnietos, Vania y demás familia RUEGAN una oración por su alma. El entierro tendrá lugar hoy, día 27 de noviembre, a las doce treinta horas, desde el tanatorio de la M- 30 al cementerio de Carabanchel. (1)