Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 27 s 11 s 2007 ESPAÑA 27 Seis detenidos en una operación contra la corrupción urbanística en Murcia Se investiga si realizaron pagos por la futura recalificación de unos terrenos en Totana G. HERMIDA, T. MARTÍNEZ MURCIA. Un nuevo terremoto urbanístico sacudió ayer la Región de Murcia. Su epicentro se localizó en Totana, donde fueron detenidas tres personas y otras dos sufrieron registros en sus viviendas, por un presunto delito de corrupción urbanística. Pero las réplicas sacudieron Pontevedra, donde se practicaron otros dos arrestos, y Madrid, donde la Guardia Civil detuvo al hasta ahora sexto integrante de este grupo que, según las primeras investigaciones, realizaba pagos por la futura recalificación de unos terrenos rurales en la pedanía totanera de El Raiguero. En Murcia, los detenidos en esta operación- -llevada a cabo a iniciativa del Juzgado de Instrucción y Primera Instancia Número 1 de Totana y la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia- -son Joaquín Carmona, empleado de Cajamurcia; Gabriel Martínez, gerente y fundador de la empresa Huevos Maryper; y José Antonio Alcántara, empleado de una gestoría en la que también trabaja María del Carmen Jordán, ex mujer del que fue alcalde de Totana hasta las pasadas elecciones, Juan Morales (PP) Sobre Morales, que en la actualidad es diputado regional, no se descarta- -según fuentes policiales- -que tuviera algún tipo de implicación, sin que la afirmación se haya hecho categóricamente, sino por las circunstancias personales que le ligan con su ex mujer y su actual compañera, ambas interrogadas y presuntamente relacionadas con los hechos. Juan Morales, caso de ser imputado, estaría acogido al fuero parlamentario, por lo que la Asamblea Regional tendría que votar si le es levantado dicho fuero para que pudiera ser interrogado por estos hechos. Los agentes del Grupo de Delitos Urbanísticos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil registraron el domicilio de la actual pareja de Morales y la gestoría donde trabajan Jordán y Alcántara. En la localidad de Nigrán, en Pontevedra, fue detenido el abogado y propietario del Grupo Nuaria, Manuel Núñez Árias, así como el director de Suelo de Inmonuar- -una de las siete firmas integradas en el conglomerado de firmas- Pablo José M. G. En Madrid también fue arrestada otra persona, de la que por ahora no ha trascendido su identidad. La operación policial se inició a primera hora de la mañana. Pasadas las ocho y media, la Guardia Civil tomaba las proximidades de la entidad bancaria de Cajamurcia, situada en la calle Sol, y comenzaba los registros. Los funcionarios y trabajadores de la oficina bancaria que se dirigían a sus puestos de trabajo eran los primeros sorprendidos. Según fuentes de la investigación, el registro se centró en las cajas de seguridad de dos clientes. Al mismo tiempo, los Cuerpos de Seguridad del Estado iniciaban las pesquisas en la asesoría jurídica en la que trabajaban dos de los detenidos y de la que presumiblemente era propietaria la ex mujer del ex alcalde de Totana; y en la fábrica de huevos Maryper, geren- ciada por Gabriel Martínez, amigo de Morales y presunto intermediario en la operación de recalificación de rústico a urbano de la parcela en la que la empresa gallega iba a llevar a cabo la construcción de miles de viviendas. El ex alcalde de Totana hasta las pasadas elecciones, Juan Morales, afirmó ayer por la mañana que había tenido noticias de la operación de la Guardia Civil por las llamadas que recibo de los medios interesados por el caso Morales subrayó estar a disposición de la administración, en este caso de la justicia y no quiso hacer valoraciones sobre esta operación porque el tema es muy serio Fuero parlamentario Julián Muñoz, Pedro Román y el ex asesor de Urbanismo de Marbella Juan Antonio Roca, ayer ante el juez EFE Julián Muñoz defiende su inocencia y afirma que no quiere pasarse el resto de sus días en la cárcel J. M. CAMACHO MÁLAGA. Julián Muñoz, ex alcalde de Marbella, y el ex gerente de Urbanismo, Juan Antonio Roca, volvieron de nuevo a verse las caras ayer en la Audiencia Provincial de Málaga, donde se celebró la primera jornada del juicio por el caso Incopromar Los acusados, encarcelados desde la mitad del año pasado por la operación Malaya llegaron esposados en sendos furgones de la Guardia Civil a primeras horas de la mañana. Los dos primeros imputados en prestar declaración fueron los ex concejales gilistas Manuel Calle y Rafael González, mientras el ex primer teniente alcalde del Consistorio marbellí, Pedro Román, abandonó el banquillo de los acusados, al anunciar el tribunal que estaba excluido del proceso por enjuiciarse sólo la concesión de una licencia por la que no estaba acusado. Durante el juicio, Muñoz defendió su inocencia y respondió a pregunta de su letrada que no se considera culpable de nada pese a aceptar en el último juicio una pena de multa e inhabilitación porque no quiero pasar el resto de mi vida en la cárcel, enfermo como estoy y con unos traslados cada 15 días Si tengo 83 procedimientos pendientes y no tomo la decisión que tengo que tomar, no voy a estar 83 años en la cárcel indicó Muñoz, quien añadió que si es necesario acepta ser el autor del derribo de las Torres Gemelas. El ex alcalde afirmó que en aquel momento, estaba convencido de que actuaba dentro de la más absoluta legalidad ya que las licencias se daban según la revisión del Plan y a partir de lo que dijera el secretario municipal. Según Muñoz, el secretario informaba de si era favorable o no, al tiempo que subrayó nunca recibió órdenes del ex alcalde Jesús Gil, con el que de hecho, he tenido enfrentamientos ni de Roca sobre el voto de las licencias. Por su parte, Roca aseguró que González, la persona que denunció el caso Malaya nunca fue cesado de su puesto aunque estimó que antes de su problema con Gil dejó de hacer los informes. Asimismo, explicó que no tenía responsabilidad en la forma de aprobar las licencias conforme a un convenio que se incorporaba a la revisión del plan y aseguró que los concejales en las comisiones asentían lo que venía informado por los servicios jurídicos al tiempo que añadió que podemos decir que las licencias venían dadas por el alcalde, que nunca delegó el urbanismo