Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Recta final a las elecciones s Pugna política en Valencia MARTES 27 s 11 s 2007 ABC La campaña llega al Vaticano Los actos de celebración de los nuevos purpurados españoles desembocaron en un nuevo desencuentro institucional entre la vicepresidenta del Gobierno y los representantes institucionales valencianos, entre los que debe surgir su rival electoral POR MANUEL CONEJOS VALENCIA. Los actos de celebración en honor de los nuevos purpurados españoles trasladaron este fin de semana al Vaticano la tensión sin tregua que mantienen los representantes institucionales en tanto que candidatos- -oficiosos o velados- -en la ya inminente carrera electoral. A la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa de la Vega, que encabezaba la delegación española, le costó un tanto olvidar su faceta de candidata del PSOE por Valencia y, en consecuencia, la condición de rivales políticos tanto del presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, como de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, también presentes en los actos ceremoniales. El cariz eclesiástico del acontecimiento no frenó la hostilidad al que parece abocado cualquier evento que haga coincidir a De la Vega con los representantes políticos valencianos. Acaso la exacerbó. La vicepresidenta ha encontrado en el protocolo acomodaticio -ése que invariablemente beneficia su lucimiento personal- -un arma política de primer orden a la que no prevé renunciar. De hecho, es difícil disociar todo este embrollo del contexto dibujado por las palabras que pronunció en la cena ofrecida el sábado por la Embajada española el ya cardenal de Valencia, Agustín García- Gasco, con relación a su discrepancia con las políticas de José Luis Rodríguez Zapatero. Una cena a la que, por cierto, Camps declinó acudir al sentirse ninguneado por esa particular interpretación que tiene De la Vega del protocolo. La noche del pasado viernes todo estaba preparado para que Francisco Camps, al frente de la delegación valenciana que acompañó a GarcíaGasco, se situara en la primera fila (así se pactó la víspera con la Embajada española) La sorpresa del presidente autonómico fue mayúscula cuando comprobó cómo en la mañana del sábado la organización en la Basílica de San Pedro había cambiado significativamente. La estructura pasaba de lineal a piramidal y De la Vega ocupaba así la primera fila; el embajador español en la Santa Sede, Francisco Vázquez, la segunda; en la tercera estaba el presidente catalán, Josep Montilla, y en la cuarta se situaba Camps, seguido de Rita Barberá. Alguien quiso aplacar a Camps cediéndole el sitio de la esposa de Montilla. Naturalmente, el presidente valenciano declinó el ofrecimiento para situarse junto a la alcaldesa de Valencia. Francisco Camps, que también tiene su público consideró que era mejor estar con quien debía en lugar de donde no parecía bien recibido. Las explicaciones de la vicepresidenta tomaron forma de comunicado oficial en el que indicaban que el protocolo había sido cambiado de acuerdo con las normas vaticanas. Durante la celebración de la Eucaristía (domingo por la mañana) el mal ambiente continuó. Ya sin la presencia de De la Vega, la delegación española estuvo curiosamente presidida por la primera ministra de Irlanda y la ministra de Defensa de Francia: el inflexible protocolo que la vicepresidenta atribuía al Vaticano el sábado parecía perder sentido una vez ella se hubo marchado de Roma. Camps se sentó en segunda fila, junto a diferentes personalidades extranjeras, sin que mediara ningún rigor ni intervención del embajador español en el Vaticano, Francisco Vázquez. Éste, con quien incluso intentó mediar García- Gasco, cargó contra Camps el domingo y le acusó de montar el espectáculo e intentar ganar notoriedad a lo que ayer Rita Barberá contestó: Este representante de la diplomacia no es de la carrera diplomática, sino un militante del PSOE Barberá no se mordió la lengua: el Gobierno usa el protocolo como instrumento para expresar por conveniencias políticas y de sectarismo el desprecio de las instituciones a mayor gloria de la vicepresidenta Un epílogo contundente que prefigura nuevos capítulos de una pugna a cara de perro en la plaza vital de Valencia. ¿Delegación de Irlanda? ABC. es Más información sobre la campaña electoral en abc. es Benedicto XVI saluda a monseñor García Gasco, ayer, durante la recepción del Papa a los nuevos purpurados ALBERTO SAIZ Benedicto XVI manifiesta a los nuevos cardenales que necesito vuestro precioso apoyo JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. En un clima entrañable de despedida, Benedicto XVI confió ayer a los nuevos cardenales que cuento mucho con vuestro precioso apoyo para desempeñar mejor mi ministerio al servicio de todo el pueblo de Dios. Necesito ese apoyo La audiencia a los 23 purpurados, sus familias y sus amigos clausuró cuatro dias inolvidables en Roma. Los peregrinos valencianos se hicieron notar ya antes de la llegada del Papa cantando el himno de la Virgen de los Desamparados, coreando el nombre del cardenal Agustín García- Gasco y haciendo ondear banderas de Valencia y España. Durante la audiencia subrayaron con aplausos el saludo personal del Pontífice, que sonreía divertido ante el espectáculo de entusiasmo. Benedicto XVI felicitó en español al arzobispo de Valencia, ciudad que visité el año pasado con motivo de la Jornada Mundial de la Familia un lugar y un acontecimiento que el Santo Padre recuerda en numerosas ocasiones. El Papa saludó igualmente al cardenal Lluís Martínez Sistach y mencionó que antes de llegar a Barcelona, ha desarrollado un fructuoso ministerio en Tortosa y Tarragona Del jesuita turolense Urbano Navarrete, antiguo rector de la Pontificia Universidad Gregoriana, destacó su vida, consagrada al estudio y la enseñanza del Derecho Canónico Hacia el final del encuentro, en tono de despedida familiar, el Papa pidió a los nuevos cardenales- -a quienes impuso la birreta el sábado y el anillo el domingo- -que le acompañen siempre con vuestra preciosa experiencia humana y pastoral y que le presten vuestro precioso apoyo para su difícil ministerio de servicio. Dirigiéndose a los familiares y amigos de los cardenales, los exhortó a seguir rezando por ellos y también por mí, para que la comunión de los pastores con el Papa sea siempre mas fuerte y dé testimonio al mundo entero Aunque la alegría era honda, los últimos minutos del encuentro adquirían un ambiente cada vez más entrañable y nostálgico. Tanto los nuevos cardenales como los peregrinos habían disfrutado en Roma de cuatro días inolvidables, en un ambiente de universalidad y un clima de optimismo sobre el futuro de la Iglesia. El próximo viernes, Su Santidad el Papa invitará al mundo al optimismo con su encíclica sobre la esperanza.