Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CIENCIA FUTURO MEDIO AMBIENTE y w w w a b c e s c i e n c i ay FUTURO MEDIO AMBIENTE LUNES 26- -11- -2007 ABC El buque oceanográfico Las Palmas llega a la isla de Livingston CSIC La nieve y el hielo dificultan el inicio de la campaña antártica en las bases españolas En los próximos cuatro meses, un total de 82 investigadores y 25 técnicos pasarán por las bases Juan Carlos I y Gabriel de Castilla ARACELI ACOSTA MADRID. Las ballenas, focas, lobos marinos y pingüinos observan estos días la llegada al continente helado de expediciones científicas bajo diferentes banderas pero con un único objetivo: comprobar sobre el terreno los cambios que el calentamiento global está teniendo en la Antártida. Se trata de la primera campaña antártica dentro del Año Polar Internacional (que se celebra hasta marzo de 2009) y en la que España participa con una veintena de proyectos. En los próximos cuatro meses, un total de 82 investigadores y 25 técnicos pasarán por las dos bases antárticas españolas, Juan Carlos I y Gabriel de Castilla. Los primeros investigadores españoles llegaron a la isla de Livingston, en el archipiélago de las islas Shetland del Sur, para abrir oficialmente la base Juan Carlos I el pasado 15 de noviembre, y para hoy se espera que quede también abierta la base Gabriel de Castilla, en la isla de Decepción. Sin embargo, y según cuenta a ABC Juanjo Dañobeitia, director de la Unidad de Tecnología Marina del CSIC y responsable de las actividades de buques oceanográficos y bases antárticas, pocas veces el equipo había encontrado tantas dificultades técnicas debido a la enorme cantidad de nive y hielo El invierno ha tenido que ser durísimo, de los peores de los últimos años dice Dañobeitia, por lo que le han contado sus compañeros recién llegados a la base Juan Carlos I. Donde está situada- -en una zona bastante al norte, a una gran distancia del Polo Sur- el problema no son las temperaturas, que ahora en el verano austral rondan los cero grados o muy poquito bajo cero (hablamos de la costa, en el interior la diferencia puede ser de 30 grados) sino los vientos, porque se trata de una zona que tiene ciclones permanentes, con vientos del oeste muy fuertes. Tanto es así que el pantalán que permitía la descarga del material desde el buque Las Palmas ha desaparecido. Una dificultad añadida para los técnicos e ingenieros que se adelantan a los investigadores para preparar la base y que han tenido que desembarcar a pelo cerca de dos toneladas de equipamiento técnico, además de desenterrar con palas las instalaciones que habían quedado cubiertas por la nieve. La llegada ha sido muy desmoralizante añade el director de la Unidad de Tecnología Marina. El consuelo está en el esfuerzo sin precedentes que se ha hecho para esta campaña investigadora dentro del Año Polar. Bajo la supervisión del investigador Daniel Alcoverro, que en esta primera fase de la campaña (que dura hasta enero) dirigirá la Base Juan Carlos I, los científicos españoles realizarán 21 proyectos, tanto en las bases, como en los buques Hespérides y Las Palmas. Como es lógico, el invitado estrella dice Dañobeitia, es el cambio climático, que se analizará desde un ámbito multidisciplinar. Entre los proyectos más novedosos, uno que tiene lugar en la península Bayers, única zona de la isla de Livingston que no está cubierta por glaciares, que han dado paso a lagos de origen glaciar. Precisamente en una de estas masas de agua se va a instalar un robot para monitorizar el lago no sólo durante el verano austral, sino también en el invierno, lo que permitirá el registro continuo de datos. También son muy interesantes los estudios que se van a hacer del permafrost (suelo helado) que Un esfuerzo sin precedentes Un proyecto novedoso es la instalación de un robot en un lago de la península Bayers, que se quedará en invierno