Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26- -11- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 73 La medicina rehabilita el éxtasis para tratar cuadros graves de ansiedad Los veteranos del Ejército de EE. UU. con estrés postraumático, principales candidatos N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Desterrado en los años 80 de las consultas médicas, el éxtasis podría abandonar el lado oscuro de la ilegalidad para volver como un remedio terapéutico más y combatir graves desórdenes psiquiátricos. Varios ensayos clínicos en Estados Unidos, Suiza e Israel están probando el efecto de esta droga ilegal en el síndrome de estrés postraumático, cuadros de ansiedad severa en enfermos con cáncer terminal, incluso en migrañas que no responden a otros tratamientos. En Canadá también se prueba otra droga con efectos psicodélicos, la ibogaína, para ayudar a los toxicómanos a superar su adicción. Los resultados iniciales de estos ensayos clínicos son muy prometedores. Tanto que la industria farmacéutica empieza a ver el MDMA (nombre científico del éxtasis) como un posible superventas, Al menos en Estados Unidos, donde el síndrome de estrés postraumático es una constante en los veteranos del ejército estadounidense. El mes pasado, la Academia de las Ciencias Americana recordaba en un informe la ausencia de tratamientos eficaces para combatir este desorden psiquiátrico y la necesidad urgente de que regresen a casa soldados destinados en Irak con riesgo de padecerlo. El psiquiatra estadounidense Michael Mithoefer está a punto de concluir una investigación que arrancó hace tres años para probar el éxtasis en 21 voluntarios con síndrome de estrés postraumático. Todos sus pacientes sufrieron experiencias violentas, como asaltos y violaciones, y no habían respondido a los tratamientos convencionales. Un grupo recibió 125 mg de MDMA en sesiones de psicoterapia en un intervalo de tres semanas, mientras que al resto se les administró placebo (una sustancia inocua sin actividad terapéutica) durante la sesión. El éxtasis actúa como una llave que abre la puerta a las emociones más escondidas. Facilita la psicoterapia en las víctimas que viven atormentadas por las imágenes del trauma y son incapaces de hablar de él. Algo fundamental para superar el síndrome de estrés postraumático. Pero, además, el éxtasis calma, reduce el miedo, la ansiedad, mejora las relaciones con el terapeuta, facilita el acceso a experiencias emocionales duras... escribía recientemente Mithoefer en un artículo. Para algunos psiquiatras y psicólogos, este bisturí psicológico es el sueño del terapeuta. Pero no faltan las voces científicas que advierten sobre los riesgos de utilizar una droga de riesgo que puede causar daños neurológicos o inducir el párkinson, entre otros efectos secundarios. El propio Mithoefer no resta importancia a los posibles daños y ha subrayado que el uso incontrolado durante largos periodos de tiempo puede ser peligroso. Las investigaciones en Estados Unidos y otras parecidas en Israel y Suiza son aún muy preliminares. No son suficientes para acallar las dudas de otros científicos que miran con cautela estos trabajos. El MDMA es una sustancia muy potente y potencialmen- Bisturí psicológico Un veterano de la guerra de Irak pide frente al Capitolio el regreso de las fuerzas estadounidenses te dañina. El Gobierno nunca debería haber autorizado esta investigación criticaba ayer en The Washington Post el doctor Parrott, psicólogo de la Universidad de Swansea. Este experto ha dedicado gran parte de su carrera a estudiar los peligros y daños del éxtasis en el cerebro, aunque nunca en condiciones terapéuticas en las que el consumo se controla. Frente a estas opiniones, otros expertos recuerdan AFP que no se diferencia mucho de drogas como la morfina, con la que muchos oncólogos palían el dolor de los enfermos con cáncer. Aún no se conoce muy bien cómo el éxtasis y otras drogas con efectos psicodélicos proporcionan experiencias tan extrañas. Sí se sabe que actúa en una zona del cerebro con una alta concentración de receptores de la serotonina, la zona del placer. Un estudio reciente encontraba similitudes entre un cerebro bajo la influencia de esta droga y el estado posorgasmo, en cuanto a la sensación emocional y de euforia. Más información sobre el ensayo en: http: www. fda. gov Combinado con psicoterapia La zona del placer Una autorización polémica del Gobierno estadounidense El éxtasis también tiene un pasado legal y una larga historia que contar. En 1913 fue la farmacéutica Merck la que patentó el MDMA (nombre científico del éxtasis) como posible sustancia terapéutica, aunque el fármaco no tuvo ningún éxito. Fue un químico de la compañía Dow Chemicals quien la recuperó del olvido y la convirtió en la estrella de muchas consultas de psiquiatras y terapeutas. Entre 1972 y 1985 miles de pacientes recibieron la sustancia como parte de sus tratamientos. Pero esa facilidad para abrir la mente de sus consumidores e influir en sus emociones facilitó que el fármaco saltara de las consultas a las calles y se convirtiera en una droga social. En 1985 se ilegalizó y fue repudiada como sustancia terapéutica. Por eso, la autorización de un ensayo clínico con éxtasis para el tratamiento del estrés postraumático ha contado con una fuerte oposición. El psiquiatra Michael Mithoefer pidió permiso a la FDA en 2001 y no lo obtuvo hasta 2004. Su estudio está a punto de concluir.