Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 26 s 11 s 2007 ABC POPULAR CLÁSICA TOROS T. Alcázar Concierto: Deriviches Giróvagos de Konya. Lugar: Teatro Alcázar. Madrid. Fecha: 20- 11- 07 Temporada OSRTVE Obras de R. Wagner, S. Prokofiev, L. de Pablo. Intérpretes: Thierry Mercier (guitarra) Orquesta Sinfónica de RTVE. Director musical: Adrian Leaper. Lugar: Teatro Monumental. Madrid La luz sufí LUIS MARTÍN La vida se viste de música y baile en la actividad cotidiana de las gentes de medio mundo. En el ámbito sufí se hace imposible separar el acto cantado y bailado de la experiencia vivida, sin privar a ésta de identidad. Cuando espectáculos como éste de los Derviches Giróvagos de Konya, llegan hasta nosotros suelen perder condimentos y se quedan en la intención participativa. Poder contemplar su desarrollo es, sin embargo, causa suficiente de satisfacción. Este colectivo escenifica uno de los espectáculos con los que este año en Turquía celebran el 800 aniversario del nacimiento de Mawlana Jamal al Din al Rumi, el poeta que dio nombre a la Cofradía Mawlawiyya. Según Mawlana, lo conocido existe a causa de lo desconocido es decir, que sólo por la oscuridad que nos niega, detectamos la presencia de la luz. En clave sufí, el sí sólo es una manifestación obligada por la aparición del no. Por eso, las afirmaciones no son necesariamente certezas, y sí réplicas contra las negaciones de la vida. La música en el Islam ha sido negada por amplios sectores teóricos de todas las escuelas, sin embargo las cofradías sufíes han hecho de ella un vehículo fundamental para trascender. Los Derviches de Konya son una de los tesoros del ritual sufí más genuino. Y el grupo musical que les proporciona argumentos una voz consistente. Su ceremonia pública ha sido una exposición formal de los elementos de una de sus celebraciones más imponentes. El núcleo musical estaba construido por un intérprete de nay, la flauta de caña turca, y por un par de percusionistas entregados a caldear el ambiente. Con la colaboración de un citarista y un par de ejecutantes de rebab y kanun, alfombraron el camino de facilidades para que cinco cantantes entonasen sus letanías. Un prodigio de finura melódica que abrigaba la retaguardia de la voz y salía a primer plano cuando se acentuaba la expresividad. Música hilvanada con las ideas circulares de las cofradías sufíes vividas desde el Magreb hasta Turquía. Con ella, los derviches dibujan con su cuerpo el número 1, aquel que expresa la unidad divina. José Tomás sale a hombros en Juriquilla con una encastada corrida de Xajay ABC MÉXICO. El emocionante juego de una encastada y exigente corrida de Xajay puso la tarde a favor en Juriquilla, donde José Tomás hizo el paseíllo pese a su convalecencia de la doble cornada sufrida el domingo anterior en Guadalajara. Salió a hombros junto a Zotoluco y Fernando Ochoa, según informa burladero. com. En la corrida hubo dos toros de alta nota, primero y tercero. El peor lote fue a parar a manos del torero de Galapagar, que hizo un alarde de quietud y temple para conseguir extraer muletazos. Al segundo se lo pasó muy cerca, y en una faena de largo metraje la plaza vibró al final de las series, con remates como los de pecho o trincherazos. El quinto se violentó en los primeros compases de la lidia. José Tomás realizó un trasteo tocando mucho con los vuelos de la muleta, dejándolo llegar y desplazándolo muy poco a poco, sin brusquedades. Fue una faena de más poso técnico que artístico, que remató de una estocada que provocó vómito. Fue el motivo para que el palco sólo concediese una oreja. El balance global de la corrida fue el siguiente: lleno de no hay billetes Toros de Xajay desiguales de presentación y de juego encastado en conjunto; destacaron primero y tercero, premiado con arrastre lento. Zotoluco, oreja y oreja. José Tomás, oreja tras aviso y oreja. Fernando Ochoa, que sufrió una dura voltereta, dos orejas y palmas tras aviso. Por otra parte, el sevillano Antonio Barrera salió también a hombros en el festejo celebrado en la plaza de Monterrey después de cortar una oreja a cada toro en una tarde fría y lluviosa. Se lidiaron cinco toros de Pepe Garfias y un sobrero de La Playa en sexto lugar, de variado juego. Enrique Garza, ovación y silencio; Antonio Barrera, oreja en ambos; Joselito Adame, que eldía anterior había cortado tres orejas en Juriquilla, falló esta vez con los aceros y sólo escuchó una ovación en su lote, informa mundotoro. Y al Sur, en Puebla, triunfó Pablo Hermoso de Mendoza. Con la plaza llena se lidiaron toros de Arturo Huerta, segundo y quinto para rejones. Jerónimo, silencio tras aviso y silencio; Hermoso de Mendoza, ovación y dos orejas; José Mauricio, silencio y oreja. En plena forma ANDRÉS IBÁÑEZ El preludio de Lohengrin es de esas piezas que una orquesta mediana o medio buena no debería intentar nunca: no hay donde agarrarse en este refinadísimo estudio de texturas, no hay virtuosismo, el material melódico tiene una sencillez que desarma. No se puede hacer bien a medias: o se hace maravillosamente, o mejor callarse. La orquesta de RTVE y Adrian Leaper nos entregan una versión ejemplar. Quizá el final no alcanzó ese refinamiento ultraterreno del sonido que parece buscar el inmaterial caballero del cisne, pero el resto del preludio estaba dicho con esa mezcla de convicción y elocuencia de la naturalidad si se nos permite el oxímoron, que tanto admiramos en las versiones germánicas de mediados de siglo. No cabe duda que esto es música, y que estos señores que están tocando son músicos y están haciendo música. Y uno no siempre que va a un concierto escucha música. Muchas veces se oye otra cosa. A veces, no se oye nada en absoluto. Nunca hemos ocultado una franca debilidad por el sonido de la Orquesta de RTVE. Esas cuerdas voluptuosas suenan esta noche más voluptuosas que nunca. Leaper, en un gesto poco habitual, hace saludar a la sección de violonchelos al final de la quinta sinfonía de Prokofiev, donde toda la orquesta tiene amplia ocasión para demostrar su AFP Lausana despide a Maurice Bejart Admiradores y ciudadanos de Lausana desfilaron ayer ante el féretro con los restos del bailarín y coreógrafo Maurice Béjart, que permanecerá hasta hoy instalado en el teatro Metropole de esa ciudad suiza que le adoptó como ciudadano de honor. Béjart falleció el pasado jueves a los 81 años. poder, su precisión y su refinamiento, por ejemplo esos fascinantes y diabólicos violines del scherzo, ejecutado por Leaper con una energía, un ingenio, un humor y una maestría en la planificación absolutamente adictivos. Menos éxito con el público tiene la Fantasía para guitarra y orquesta de Luis de Pablo. Se trata de una obra de sonido camerístico, donde una bri- llante escritura orquestal llena de detalles y de objetos sonoros que surgen uno tras otro ante nosotros, irisados como mariscos sorprendentes, se compagina con una parte para guitarra altamente virtuosística pero más oscura y difícil. Y sin embargo, qué hermosos esos excursos polifónicos, esas frases interminables que se desperezan como avanzando en varias direcciones al mismo tiempo. Triunfo de Barrera Unidad divina CLÁSICA Concierto Santa Cecilia Obras de Usandizaga, Mozart y Chaikovski. Int. Orquesta Sinfónica de Madrid. Dir. J. López Cobos. Solistas: P. constancio Portolés (flauta) y Mickäele (arpa) Lugar: Teatro de la Zarzuela. Madrid. Fecha: 20- 11- 07 Regreso a casa ANTONIO IGLESIAS Fieles a la conmemoración de Santa Cecilia, patrona de los músicos, la excelente Orquesta Sinfónica de Madrid, bajo la dirección de su titular, Jesús López Cobos, acaba de celebrar su tradicional concierto que al- canza su XXII edición, asegurándonos su altísima calidad con profesores de la talla de sus componentes solistas, la flautista valenciana Pilar Constancio, segura, vigorosa y clara; y la arpista francesa Mickäele Granados, dominadora de amplias gradaciones, con dicción hermosa. Ambas brillaron en sus intervenciones en el Concerto para flauta y arpa, K 299 de Mozart. Sus compañeros profesores de la Sinfónica madrileña le prestaron valiosa y aún entusiasta colaboración, todos atenidos al mando titular, harto eficaz dentro de una etilística sumamente mozartiana, de Jesús López Cobos que, con anterioridad, abriendo el programa, traduciría a José María Usandizaga en el Preludio del tercer acto y la Panto- mima de Las golondrinas La segunda parte la ocupó una soberbia versión de la Cuarta sinfonía de Chaikovski, insistiendo en la calificación de soberbia por el logro de su hermosa temática, admirando su reflexivo trabajo en el desarrollo de momentos que López Cobos, hacia el final de su primer tiempo, nos descubre todavía... Su dramatismo, la melancolía, el genialmente establecido contrates de su scherzo o la brillantísima felicidad de los sucedidos cuatro momentos, alcanzó la entusiasmada ovación final, merecidísima por el total interpretativo, y que se coronaba con dos propinas: el Vals triste de Sibelius, y el Preludio del Tambor de Granaderos de Chapí.