Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26- -11- -2007 Gervasio Sánchez inaugura en el Cervantes la exposición Vidas minadas, diez años 69 Horas de cola para por poder tocarle una rodilla a Bruce Desde primera hora de la mañana, los aficionados más incondicionales y devotos de Bruce Springsteen aguardaban (tan pacientemente como helados) haciendo cola a las puertas del Palacio de los Deportes. El objetivo prioritario estaba meridianamente claro: conseguir una de las pole position en la pista, a pie de escenario, tan cerca del poderoso artista de Nueva Jersey que los goterones de sudor te empapan la camiseta o la sudadera decorada con su imagen. Luego, y durante más de dos horas, la locura, la compenetración (esto sí que es sinergia) entre cantante y público. Los guiños de Bruce, y algún fan que consigue tocarle una pierna y se llevará este recuerdo a casa como un preciado trofeo. Bruce Springsteen empezó su gira europea en Madrid. Y los madrileños, como todo bien nacido, son agradecidos. Y Bruce lo sabe, vaya si lo sabe. Don Felipe y la Infanta Elena, como dos aficionados más haciendo la ola IGNACIO GIL na y que se las sabe todas y al que Bruce le da lo suyo, le da su auténtico merecido con un ramillete de viejas tonadas maravillosas, carne de nuestra carne, como Darkness in the edge of town Candy s room y She s the one que dejó paso a una de esas piezas, Livin in the future con las que Bruce está ajustando cuentas con ciertas políticas de su nación: Hay cosas que están pasando en América, como la pérdida de derechos civiles y las guerras innecesarias que nos duelen en nuestro corazón de americanos y de ciudadanos del mundo. Así que a luchar Éste fue el único discurso de Springsteen en toda la noche, porque el rock and roll prometeico e incendiario pedía paso con The promised land Señor, ya no soy un niño, soy un hombre que cree en la tierra prometida antes de adentrarse en el Tunnel of love y declarar altanero y enamoradísimo en I ll work for your love Working in the highway (otro clásico) Devil s arcade Last to die y Long walk home llevaron de nuevo a los espectadores hacia los infiernos personales (y nacionales) de Bruce, que tras dos horas se- Además de repasar su último disco, Magic el Jefe no se olvidó de clásicos como Badlands Born to run y Thunder road Las flechas del amor Doña Letizia y las Infantas a su llegada al Palacio de los Deportes JULIAN DE DOMINGO guía hecho un toro (de Osborne) plantado en las autopistas del rock, un rayo que no cesa. Apenas un minuto de descanso y Girls in the summer clothes para las chicas de Madrid y para una chica de Nueva Jersey la ausente Patti, sin duda) antes de dejar maltrechos los corazones, aventados los recuerdos, y deshilachada la memoria con Badlands Thunder road Born to run Dancing in the dark y American land esa tierra americana que siempre es el paisaje favorito de las canciones de Bruce Springsteen. Esa tierra que anoche, una vez más, nos abrió de par en par y por la que volvió a ser guía y cicerone, montado a lomos de ese caballo de las películas de John Ford, ese caballo negro al que llamaron, y seguimos llamando, rock and roll.