Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 MADRID www. abc. es madrid LUNES 26- -11- -2007 ABC La mala combustión de una caldera provoca la muerte de un matrimonio Las dos hijas de los fallecidos, un cuñado y dos niños vecinos resultaron intoxicados CARLOS HIDALGO MADRID. Lo ocurrido ayer en el distrito de Vicálvaro no puede calificarse de otra manera que de tragedia. Sin embargo, todos los expertos coincidían en que pudo ser peor, mucho peor. Un escape de monóxido de carbono mató al matrimonio formado por Julio Quini Caballero, de 59 años, y Angelines Martínez, de 56, en su casa de la calle de la Condesa Vega del Pozo. Y a punto estuvieron también de morir asfixiadas sus dos hijas, Clara y Cristina, además de un cuñado de la finada y dos niños, vecinos del matrimonio. El drama comenzó a gestarse antes de las diez y veinte de la mañana. A esa hora, la sala del 112 recibía un aviso que parecía cotidiano: alertaba de que un hombre que reside en el tercer piso de Condesa de Vega del Pozo, número 19, presentaba dificultades respiratorias, dolor en la tráquea y, además, tenía antecedentes cardíacos. El Summa- 112 trasladaba una UVI al lugar, para tratar lo que, en principio, parecía un ataque al corazón, informaron fuentes de Emergencias 112. La víctima estaba en su vivienda, acompañada de otras personas. Se encontraba omnubilado y con bajo nivel de conciencia afirmó la jefa de guardia del Summa Lourdes Martínez Gil. El varón fue trasladado al Hospital Gregorio Marañón, en estado grave, aunque posteriormente su situación fue evolucionando. quierda, el inmediatamente inferior a donde habían asistido al hombre del infarto al corazón. Dos minutos después, el 112 recibía la llamada de otro hombre, al parecer, desde el interior de la casa de las víctimas, con el mismo aviso. Cuando los sanitarios del Summa llegaron a la vivienda se encontraron con lo peor. Los cuerpos sin vida de Julio y Angelines yacían en la bañera y el pasillo de la vivienda, respectivamente. Pero es que, además, las dos hijas del matrimonio, Clara, de 31 años, y Cristina, de 24, presentaban importantes síntomas de asfixia. Estaban tiradas en el salón. Los testimonios de vecinos y allegados a la familia indicaban que Cristina había intentado comunicarse con sus padres por teléfono, quizá para avisarles de lo ocurrido a su vecino horas antes, que, además, es el cuñado de Angelines. Pero nadie le respondía. Así que, alertada, se presentó en casa de sus padres, puesto que viven muy cerca. Cuando entró, se los encontró tirados. Avisó entonces a su hermana, quien se presentó en la vivienda. Los servicios funerarios trasladan el cuerpo de uno de los fallecidos en el accidente de ayer Todo debió de ser muy rápido. Las jóvenes llamaron a sus amigos, que estaban cerca del bloque de pisos. Los hombres subieron, y allí estaban las chicas, en estado grave, a causa de la inhalación del gas. Abrieron las ventanas y llamaron al 112. Probablemente, esa fuera la segunda llamada que recibió el número de emergencias. Pero no fueron las únicas personas afectadas por el escape. Una niña de 13 años y su hermano, de 9, que viven en el piso colindante (el segundo derecha) también resultaron intoxicados. El Samur- Protección Civil, que acudió al lugar, certificó la muerte del matrimonio y asistió a los menores, que fueron trasladados al Hospital Gregorio Marañón, informaron fuentes de Emergencias Madrid. Además, también acudieron los Bomberos del Ayuntamiento, al tener noticias de que todo se debía a un escape de gas. Más tarde, se supo que la primera víctima, el cuñado de Angelines que fue atendido por el Summa de un problema cardíaco, realmente había sido víctima de la inhalación del gas. Por lo tanto, el saldo del suceso eran dos muertes y cinco personas heridas. Los cuerpos de Julio y Angelines presentaban síntomas de rigidez cuando llegaron los sanitarios, por lo que, como mínimo, llevaban dos horas muertos. Allí también se comisionó a la Policía Municipal, a la Nacional- -Científica y del distrito- -y a un equipo de psicólogos del Samur. Al parecer, las hijas de los finados, en un principio, creyeron que sus padres habían sido víctimas de un desmayo o un Las hijas encontraron los cuerpos al presentarse en la casa porque nadie les contestaba las llamadas La tragedia ocurrió en la calle Condesa Vega del Pozo en Vicálvaro Un vecino vio los cadáveres Al menos, dos horas muertos Hasta ese momento, nada fuera de lo normal. Pero, tres horas y media más tarde, concretamente, a las 13.54, la sala del 112 recibía un extraño aviso: un hombre afirmaba que, desde su casa, veía los cuerpos de dos vecinos tirados en el suelo, en su casa. El domicilio era también la calle de la Condesa de Vega del Pozo, y también en el número 19. Pero, en esta ocasión, el piso era el segundo iz- Los psicólogos del Samur- Protección Civil atienden a la familia de las víctimas en el portal de la vivienda