Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 26 s 11 s 2007 INTERNACIONAL 35 A falta de leche, bueno es el whisky El desabastecimiento de la cesta básica afecta por igual a todas las clases sociales en Venezuela. Pero el Gobierno responsabiliza de la escasez a los especuladores que por supuesto están en la oligarquía opositora POR MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL CARACAS. Para llegar hasta la parroquia 23 de Enero es necesario detener unos cuantos taxis: no todos los conductores están dispuestos a adentrarse en uno de los barrios más peligrosos de Caracas, dominado por bandas armadas de ultraizquierda- -como los Tupamaros- -que se dedican a ultimar malandros. En el cerro que domina la capital venezolana, un mar de ranchitos (algo mejores que chabolas) se agavilla a las faldas de los grandes bloques de colores que ordenó edificar el dictador Pérez Jiménez, a imagen de una colonia popular parisina. Entre el abandono y la pobreza, junto a pintadas con la imagen del Che y carteles a favor del Sí a Chávez (el caudillo ha convertido en plebiscito el referéndum del 2 de diciembrev para la reforma constitucional) a tiro de piedra de una misión Barrio Adentro de médicos cubanos, está uno de los tres Mercal de la gran urbanización. El súper estatal es un pequeño galpón de cemento pintado de azul, con apenas tres líneas de expositores semivacíos y un par de cajas registradoras. Decenas de vecinos, gente humilde, se apiñan en busca de lo que se pueda: hoy tampoco hay leche, ni pollo, ni huevos. Ya se acabó el azúcar (se servía un máximo de 2 kilogramos por persona) pero queda algo de arroz (de baja calidad, con el grano partido) harina, pasta y aceite (etiquetados con mensajes y leyendas revolucionarias) Presionado por la protesta popular (la escasez de alimentos puede ser más efectiva que las urnas para tumbar gobiernos) el Ejecutivo instalaba este fin de semana mercados al aire libre Megamercales en distintos puntos de la ciudad. La televisión pública no perdía tiempo en ensalzar las bondades de estos mercadillos provisionales. Una familia venezolana pasa por delante de una pintada que pide el no a las reformas de Chávez, en la ciudad de Maracaibo No muy lejos de la 23 de Enero, en el centro de la ciudad, está La Candelaria, zona liberada que dominan los buhoneros, los pedigüeños, el color rojo de los chavistas y la suciedad acumulada (no parece el oficialismo buen gestor de la cosa municipal) En uno de los establecimientos de la cadena Unicasa es posible escoger entre decenas de marcas de whisky y otros licores, aunque el azúcar y la leche hace más de un mes que no se dejan ver por REUTERS Manifestación en Madrid contra la tendencia dictatorial en Venezuela La Plataforma Democrática Venezolana ha convocada una manifestación para hoy en Madrid, contra la implantación definitiva de la dictadura comunista en Venezuela. Empezará a las seis de la tarde en el número uno de la calle Capitán Haya. Bajo el lema No a la reforma está prevista la intervención de Blanca Reyes, presidenta de las Damas de Blanco para Europa; de los diputados Gustavo de Arístegui y José Ignacio Echániz; y de Nacho Uriarte, presidente de la organización Nuevas Generaciones Democráticas. allí. Tampoco hay pollo, pero aún quedan pavos sobrantes del reciente Día de Acción de Gracias. En la calle, en una esquina cercana, un ambulante vende los huevos que no se encuentran en los colmados. El Este es otro mundo. Grandes avenidas, edificios de acero y cristal, plazas ajardinadas y limpias... Es territorio escuálido clase media y media- alta, feudo de los opositores al comandante revolucionario Aquí, los cerros ya merecen el nombre de colinas. A las puertas de un supermercado de barrio una clienta discute con el gerente. La mujer, joven y agraciada, intenta superar el cupo establecido para el aceite de soja (el de maíz, el preferido de los venezolanos, no se encuentra) Cada día, ante las verjas del comercio- -relata su responsable- más de cien personas hacen cola desde las ocho de la mañana para hacerse con su ración de leche. El problema es que el distribuidor sólo surte unos ochenta litros cada jornada. Cinco compañías que licitaron con el Gobierno la importación de lácteos no han retirado los dólares correspondientes (el control de cambios estatal precisa del visto bueno del Estado para cualquier compra en divisa extranjera) Y es que la regulación de los precios de la cesta básica no compensa, dicen los productores. Mientras, el Gobierno responsabiliza de la escasez a los especuladores que, por supuesto, están todos en la oligarquía opositora. Se acabó el azúcar Colas REUTERS Los incendios vuelven a California Al menos seis bomberos resultaron heridos y decenas de casas fueron destrozadas como consecuencia de los incendios que comenzaron el sábado en la exclusiva zona de Malibú, al sur de California, alimentados por los fuertes vientos, y que ya han arrasado 1.800 hectáreas. En la imagen varios bomberos observan las llamas.