Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA LUNES 26 s 11 s 2007 ABC RESIGNACIÓN, REACCIÓN Y ABISMO MORAL En España hay más cobardes que nunca. Este Gobierno los produce porque los necesita. Son cada vez más los que temen represalias y prefieren no hablar noran los límites de la decencia y traicionan los principios que dieron sentido a su existencia como periódicos y periodistas, como políticos y analistas, en Madrid hubo el sábado una gran comunidad de personas libres, sencillas, con muchas dificultades en su vida cotidiana, frustradas por mil avatares y temerosas por otras, que desafiaron al frío, a la gripe y las difamaciones y decidieron que las víctimas del terrorismo etarra no podían estar solas. El hecho de que el PP, la UPD de Rosa Díez, Ciudadanos y otros estuvieran allí, honra a organizadores y presentes. Honra a una sociedad acosada que tiene un núcleo que no se resigna y prefiere mil insultos a una vergüenza. No podemos dejar sola a esta gente decía poco después de que se disolviera el mar de banderas nacionales en Colón, una octogenaria sin filiación política que volvía a su casa emocionada por haber cumplido con unas normas mínimas que han marcado desde su niñez su existencia. Lo mío es indignación. No hay derecho Está dispuesta a votar al PSOE en cuanto este partido se haya deshecho de unos líderes de una secta que no sabe de dónde viene pero que se ha hecho notoria en cuatro años por insultar y humillar a los españoles que sufren por el destino común de todos. No hay derecho insiste, y habla especialmente del de aquéllos que no tienen la necesaria e inexcusable protección de los poderes y símbolos del Estado y han sido degradados a súbditos del caciquismo nacionalista o nacionalsocialista en cada vez mayores zonas de nuestro país. ¡Cuánto habrán aún de insultar los compañeros de viaje del mensaje único totalitario a la vista de su fracaso en impedir la movilización de los ciudadanos dignos! Ya no dudan en proferir denuestos contra Ortega Lara o la familia de Miguel Ángel Blanco. O contra las novias y novios, esposas e hijos, hermanos y parientes de guardias civiles, policías, militares y políticos que ayer marchaban pidiendo tan sólo dignidad y que el Gobierno de España deje de considerar socios para su proyecto a los asesinos y enemigos a aquéllos que comparten su sufrimiento y suponen un fundamento inexcusable en la construcción de un Estado de Justicia. ¡Cómo es posible que la radio más oída en España permita que se descalifique a Ortega Lara sugiriendo que se aprovecha de sus casi dos años de cautiverio para irritar al Gobierno! ¿Harían lo mismo con Primo Levi o Ana Frank? ¿Son mejores los verdugos de unos que los de otros? ¿Por qué? ¿Porque estos nazis nuestros son sus socios en un proyecto futuro? Hermann ran tan humanas, tan tradicionales y tristes, las excusas esgrimidas durante la última semana para justificar distanciamiento o indiferencia de tantos hacia el enésimo grito de indignación de las víctimas del terrorismo etarra- -de forma abrumadora integradas en la AVT- -que no podían sino recordar a quienes en el siglo XX decían que en tiempos difíciles cada uno ha de buscar la propia supervivencia sin conflictos, la vida cómoda de los allegados y esa armonía premiosa en la que subsistir sin sobresaltos. Unos tenían frío, otros, miedo al viento serrano o a la foto, muchos a la gripe y otros, hartazgo de política. Al final, y pese a las miserables campañas de quienes ya ig- E Abismo moral ¡Cómo se puede caer en el abismo moral de descalificar a una víctima, a un trabajador enterrado bajo una máquina herramienta de toneladas durante casi 600 días, por sus críticas a la política de apaciguamiento y acuerdo con quienes lo enterraron! ¡Cómo es posible que los dos trágicos protagonistas del mayor drama en la lucha contra el terror y el totalitarismo sean despreciados por los voceros del Gobierno! Es posible. En España hay hoy más cobardes que nunca. Este Gobierno los produce porque los necesita. Son cada vez más los que temen represalias o simples inconvenientes y prefieren no hablar en voz alta en su redacción u oficina, en la administración o fuera de ella, en su puesto de trabajo. Ni para reivindicar el honor y compromiso con el sufrimiento del cautiverio de Ortega y la muerte de Blanco. En el País Vasco nos sucede desde el 77. En Cataluña, hoy la represión de la libertad de opinión quizás ya sea aun mayor. En Galicia se acelera la imposición de la mentira totalitaria sin precedentes. Andalucía es prisionera de caciques financiados por la subvención exterior. Y el resto de España deriva hacia la obediencia cómoda ante lo peor, elegido en el sistema de la selección negativa que ha llevado a una secta a secuestrar al PSOE y quiere secuestrar a la nación para hacer irreversible la deriva e imposible la alternancia. Las víctimas son ahí una resistencia que les duele. Los tontos en la oposición pueden pensar que tendrán otra oportunidad. Los listos en el proyecto totalitario saben que, si vencen, no tendrán problemas para imponer la sumisión como sistema de vida a una sociedad que, si no reacciona, quizás no merezca otra cosa.