Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
112 GENTE www. abc. es gente DOMINGO 25- -11- -2007 ABC Claudia Cardinale, diva a caballo La estrella de cine italiana sigue la estela de Sofía Loren y Gina Lollobrigida en el Salón Internacional del Caballo POR BEATRIZ CORTÁZAR SEVILLA. Con Claudia Cardinale en Sevilla se completa la trilogía de divas italianas que han desfilado por el Salón Internacional del Caballo (Sicab) que surgió en 1991 tras la crisis de la peste equina y ante la necesidad de exhibir los caballos de pura raza española al resto del mundo. Desde entonces no ha habido edición que no haya contado con la presencia de un invitado famoso, un celebrity que alegrara las crónicas rosas y dotara del suficiente glamour a este Salón. Independientemente del éxito que esta feria ha ido cosechando a lo largo de sus ediciones (hoy cuenta con unas instalaciones de 45.000 metros cuadrados tiene 1.200 ejemplares de pura raza procedentes de 124 ganaderías y cuenta con una afluencia de público de más de 150.000 visitantes) el logro del Sicab siempre ha ido acompañado de la estela de un vip internacional. Para ese cometido ha sido y es fundamental la labor de Tomás Terry. De la misma manera que años atrás trajo hasta Sevilla a artistas como Bo Derek o Daryl Hannah, ayer paseó por el Palacio de Exposiciones del brazo de una Cardinale que realmente ha sabido ganarse la amistad del paso del tiempo sin perder un ápice de su elegancia. Con un traje pantalón gris claro y sin quitarse las gafas de ver en ningún momento (se nota que prefiere el look de mujer leída que el de diva estirada y esclava de la cirugía) la italiana estuvo lo que se dice correcta, divertida y profesional. Viajó como viajan las grandes damas del espectáculo: con su legión de ayudantes, peluquera, maquilladora, sastra, secretaria, representante, hija... y se retrató como lo hacen las mujeres que son conscientes del momento por el que pasan: sin más poses que las naturales ni exigencias de photo- shop Durante su encuentro con los medios de comunicación hizo un repaso por su filmografía y confesó que no se sentía nada orgullosa de los spaghetti- La actriz italiana, ayer en Sevilla western que rodó años atrás. Hoy prepara una película, está volcada en el mundo del teatro y no necesita un novio joven y fornido que le haga recuperar los años pasados. A la italiana se le llena la boca cuando habla de su labor como embajadora de la Unesco y su lucha por defender a las mujeres en los países y situaciones donde no tienen voz. Sincera en sus respuestas, aseguró que no le gusta hablar de su vida privada pero sí dio un consejo: si a un hombre le dices sí en seguida, se va Cardinale recordó a su buen amigo Omar Shariff y cómo fue su primer trabajo cinematográfico al lado de dos grandes como Marcelo Mastroianni y Vitorio Gassman. Reconoce que come poco, advierte que nunca hay que perder la sonrisa y se define como una mujer independiente pero que necesita estar con su gente. Con Cardinale decía que se completa la trilogía de italianas en el Sicab puesto que antes que ella ya estuvieron dos grandes como son Sofía Loren y Gina Lollobrigida. Antes de presentarse en el espectáculo equino la italiana pudo conocer a algunos del resto de invitados que han viajado hasta Sevilla y que cenaron la víspera en la finca de Gregorio Aranda, el mayor coleccionista de coches de caballos de España y cuentan que de Europa. Entre otros, el empresario teatral Enrique Cornejo con su novia Mamen (el próximo lunes hay cena- homenaje en el teatro Reina Victoria a Fraga Iribarne) la bailarina María Rosa, el dúo Los del Río, la modelo Antonia Dell Atte con su hijo Clemente (ayer le explicaron cómo su tatarabuelo el Rey Alfonso XIII inauguró el hotel que lle- ABC Con un traje pantalón gris claro y sin quitarse las gafas, la italiana estuvo lo que se dice correcta, divertida y profesional va su nombre y donde el joven almorzó) los cantantes María José Santiago y Manuel Lombo, Lucía Dominguín con su marido Carlos Tristancho y su simpatiquísimo hijo Rodolfo quien me aclaró la famosa anécdota de su abuelo Luis Miguel Dominguín con Ava Gardner. A pesar de lo dicho y escrito durante tantos años, quien salió primero de la habitación del hotel donde pasaron una apasionada noche de amor fue la mismísima Ava quien, a la pregunta del torero de que a dónde iba tan temprano, contestó con un liberador a contarlo que luego adjudicaron al matador, por aquello de que en esos años tenía que ser siempre el hombre el que actuara de esa manera.