Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 25 s 11 s 2007 ABC El arte, lo mejor de la huerta lorquiana Lo más granado del arte contemporáneo revisa el universo de Federico García Lorca en la granadina Huerta de San Vicente. Allí fueron Gilbert George POR LAURA REVUELTA GRANADA. El arte contemporáneo, aquel que se dice y que cataloga como de calidad, de alto standing hasta cool, ya lo invade todo. No hay santuario ni rincón de planeta que se permita el lujo de volver la cara a los encantos mediáticos de la contemporaneidad, de sus gentes y sus asuntos. La Casa de García Lorca en Granada, La Huerta de San Vicente, ha abierto las puertas a uno de los grandes gurús- teóricos- comisarios de este mundanal mundo del arte, Hans Ulrich Obrist, para que invite a una larga lista de creadores, a cual más puntero, a revisitar la vida y obra, la verdad y la leyenda del gran Federico García Lorca. Obrist, sin duda, goza de una agenda de oro y ha sacado más que oro de ella. Ha sido capaz de atraer hacia la memoria del poeta a lo más cotizado del arte contemporáneo, no sólo entre la crítica sino también en el mercado. Hemos intentado poner en evidencia la distancia que ahora existe entre las artes plásticas y la literatura, cosa que no ocurría, por ejemplo, en los años 20 apunta Hans Ulrich Obrist, con la complicidad de Laura García Lorca, quien, al cabo, está detrás de este proyecto, promovido por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) Han conseguido que se crucen los perversos y pervertidos caminos del arte contemporáneo con los versos del poeta. El icono Lorca, sin duda, resulta un referente perfecto para quienes aspiran a ser y hasta son ya iconos de lo contemporáneo. Qué se lo digan a los afamados Gilbert George, cuya fotografía acostados en la cama de Lorca, cuales pin y pon ha dado la vuelta al mundo no una sino doscientas veces. Por supuesto, para ellos- -que cuentan que vinieron por primera vez una Navidad a Granada, hace muchos años, y en autocar desde Sevilla- -Lorca es símbolo de la libertad, de cómo pagó un precio por ella El trabajo de los británicos preside su habitación, junto a una colcha bordada por la brasileña Rivane Neuenschwander. Frente a la puerta, un entramado boscoso de Cristina Iglesias. Estancia a estancia, el espíritu del poeta, de sus versos, de su vida se reinventa a través de las obras de Phillipe Parreno, Koo Jeong- A, Anri Sala, John Giorno, la voz del silencio de Enrique Morente, y Douglas Gordon, quien ha diseñado el título de este montaje o intervención en la Huerta de San Vicente: Everstill Siempre Todavía Si García Lorca levantara la cabeza es muy probable que todo este sarao le divertiría. Gilbert George, junto a la cama de Federico EFE Más información sobre la exposición: www. huertadesanvicente. com