Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 MADRID DOMINGO 25 s 11 s 2007 ABC PECADOS CAPITALES Mayte Alcaraz PLATÓS VENENOSOS as artimañas de un género televisivo como el de los talk show son tan obscenas como la naturaleza misma de estas autopsias televisadas que abren en canal las vidas ajenas ante la indefensión moral que les supone a sus víctimas el no conocer los detalles de la sorpresa Eso es lo que le ocurrió a Svetlana, la mujer rusa que pasó por las horcas caudinas del cenagoso reality primero y, cuatro días después, por la hoja del cuchillo de su asesino. Ahora de poco sirve que todos- -vicepresidenta del Gobierno, asociaciones de mujeres... -se lleven las manos a la cabeza. Las cadenas se han convertido en escenarios de alto riesgo donde todo puede ocurrir en busca del telespectador perdido. La falta de autocontrol de estos programas y, lo que es peor, el que nuestro ordenamiento profesional como periodistas y el jurídico permitan sin un reproche importante que la irresponsabilidad campe a sus anchas por los platós, se han transformado en un cóctel letal. Ahora bien, repugna igualmente saber que algunos compañeros de género mediático de Patricia Gaztañaga- -presentadora del programa- -se han tirado a su cuello televisivo para afearle el funesto resultado de la sorpresa me malicio que, cuando tanto compañero, y sin embargo enemigo, sale en tromba a rasgarse las vestiduras por algo que, empero, no les es tan ajeno, están intentando criticar una fórmula exitosa con la que cualquiera de ellos soñaría. Pero hoy, que se celebra el Día contra la Violencia hacia las Mujeres, es oportuno recordarle al Gobierno que tampoco convierta los reality en chivos expiatorios con los que maquillar el fracaso de Zapatero en este asunto. L Xoel López, Deluxe, maestro de ceremonias en todo momento, en el concierto de anoche en La Riviera Reunión de lujo en el Manzanares La flor y nata del pop español se da cita en La Riviera para apoyar la presentación del nuevo disco de Deluxe POR IGNACIO SERRANO FOTO JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Xoel López, alias Deluxe, presentó ayer en La Riviera de Madrid su primer álbum en dos años, Fin de un viaje infinito con el que espera conseguir, por lo menos, un éxito parecido al que obtuvo Los jóvenes mueren antes de tiempo mejor disco de 2005 según la Rolling Stone. Este gallego, figura ya indispensable en la escena indie española, suele gustar bastante más en salas pequeñas, por lo que, además del tradicional y a veces cansino handicap acústico de esta sala pegada al Manzanares, tuvo que enfrentarse al reto de convencer a casi 4.000 personas. Lo cierto es que se va notando cómo a Deluxe le cuesta cada vez menos soltarse en estas circunstancias, sobre todo tras una presentación como la de ayer, en la que empujó a la audiencia hacia su terreno hasta que se rindió a sus canciones sin remedio. Las estrellas de la película eran él y su imaginativa forma de entender la cotidianidad, pero también hubo secundarios deluxe que ayudaron, y mucho, a que la línea argumental agarrase con fuerza la atención del espectador. En su página web oficial, Deluxe anunciaba con mucho orgullo la presencia de Eva y Juan de Amaral, Amaro Ferreiro o Julián López de Muchachada Nui ente otros, en un concierto muy especial Y no le faltó nadie. ¿Estrategia comercial o acto sincero? La única pega es que estas cosas son más bonitas por sorpresa. Así es como uno descubre quiénes vienen a verle y quiénes han sido atraídos por el circo folklórico- mediático que a veces revolotea sobre estas reuniones. Sin embargo, lo de ayer fue creíble. Quizá también porque uno sabe que los artistas que se dieron cita sobre el escenario tienen una relación mucho más profunda que la mera llamadita de ¿puedes venir a la presentación de mi disco? Ese vínculo, tejido a través de las sesiones del Laboratorio Ñ- -un experimento compositivo a cargo de varios artistas pop, entre ellos Pereza, que sin embargo ayer no estuvieron- les ha dado la confianza mutua para marcarse recitales como el de ayer, que dejó a la gente bastante alucinada. Cuando todo el mundo empezó a cantar la razonable letra de Tendremos que esperar el segundo tema de la noche, la cosa empezó a pintar bien para Xoel, que al terminar confesaría: Esto es un sueño de hace 15 años que se ha hecho realidad. Muchas gracias a todos Entonces presentó al primero de sus huéspedes, el gaitero Xosé Manuel Budiño. Después, No es mi primera vez una de las piezas que mejor sonó, desataría el bote masivo entre el público. Y llegó el momento de presentar al segundo invitado. A veces el humor y la música se entrecruzan, pero hoy mi amigo no va a contaros nada gracioso dijo Xoel para presentar a Julián López, de la tropa chanante, que se unió a los metales para ejecutar Rostro de actriz Después aparecería Josele Santiago prestando su voz en De tanto callar -que acabó en un divertido duelo de guitarras con Xoel- Amaro Ferreiro con Colillas en el suelo y el dúo Amaral, que puso su granito de arena en Gigante Aun apareciendo en escena tanto pope del pop- -si digo que el concierto se estaba grabando para sacarlo en DVD todo queda explicado- valga la cacofonía, Xoel, con sus constantes señales de cambio de ritmo a su banda y sus arranques rockeros, nunca dejó de ser el maestro de ceremonias. La próxima vez, él solito. Seguro. Tropa chanante Nota bene: Me comunica un amable lector, que el veterano epígrafe de esta columna Pecados capitales ha sido calcado por un compañero de profesión para utilizarlo como cabecera de su sección en el diario en el que escribe. Si existen diversas maneras de reconocer la calidad del título, esa es la mejor: la de hacerlo suyo un periodista de garra como el eludido; y, si hay muchísimas formas de agradecerle el cumplido sólo voy a usar una: gracias.