Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 s 11 s 2007 Cataluña ECONOMÍA 51 Cuando el poder juega en el palco del equipo rival Jordi Pujol y Josep Piqué protagonizaron esta semana un cruce de acusaciones con los empresarios como arma arrojadiza durante un debate sobre liderazgos organizado por Esade y Caixa Manresa. El ex ministro reprochó a los empresarios que no acudieran a las privatizaciones pese a que fueron invitados mientras que el ex presidente de la Generalitat contestó al ex ministro del PP que esas privatizaciones se decidieron en el palco del Real Madrid Pujol también se quejó de que en su día los empresarios no acudieran a su llamada en defensa de más inversiones. Piqué y Pujol coincidieron en una jornada sobre liderazgos ABC La economía catalana debate la necesidad de una cultura empresarial más global El Círculo de Economía apela a la ambición para huir del victimismo, una visión que la Generalitat ve complementaria de la queja inversora de la patronal y de la Cámara JOAN CARLES VALERO BARCELONA. El empresariado catalán está inmerso en un debate sobre el origen de la decadencia de la economía de su comunidad. Mientras Fomento del Trabajo y la Cámara de Comercio de Barcelona centran las culpas en la escasa inversión en infraestructuras, el Círculo de Economía, entona la autocrítica. Si el fin de la autocrítica es mejorar, a la economía catalana parece que le hacía falta un análisis más allá de echar la culpa a los políticos o fuera de la comunidad. Así lo ha creído el Círculo de Economía, al tumbar en el diván a la clase empresarial catalana para pedirle más ambición en su adaptación a la nueva economía global y no caer en el victimismo. Las reacciones a esta apelación endógena para olvidar las causas exógenas han abierto un animado debate que, en ocasiones, ha exorcizado demonios familiares con cruce de reproches sobre el papel jugado en la historia reciente por la burguesía y por los políticos. En un encuentro organizado por Esade y Caixa Manresa, en el que participaron un centenar de empresarios, se lanzaron reproches al Círculo por lo inoportuno de su texto. El catedrático de Política Econónica de la Universidad de Barcelona y presidente del consejo de Endesa en Cataluña, Antón Costas, considera oportuno que la autocrítica se produzca ahora porque existen iniciativas que permiten ver el futuro con optimismo y no suena a flagelación En su opinión, la economía catalana era básicamente industrial y manufacturera, precisamente los ámbitos que más han sufrido el embate de la globalización primero con la reconversión industrial y más recientemente con procesos de deslocalizaciones. Por el contrario, la Comunidad de Madrid ha experimentado un crecimiento prácticamente ex novo puesto que carecía de una amplia base industrial. A juicio de Costas, ahora que la economía catalana se ha liberado de esas cargas, surgen nuevos empresarios que arriesgan más Según reconocía un banquero, el debate no sirve de nada si se centra en el pasado o en la rivalidad con Madrid; lo que interesa es acometer planes y estrategias globales, porque nuestros enemigos están muy lejos, en China, por ejemplo Los partidarios de olvidar lo que consideran cosas pequeñas que no añaden nada y, sin embargo, consumen tiempo y energías quieren forjar una nueva cultura empresarial: una suma de actitudes y valores para perseguir el éxito en la nueva economía global. El Círculo cree que mante- La formación profesional y secundaria, talón de Aquiles El informe de la Fundación Bofill, que sitúa la enseñanza secundaria en Cataluña a la cola de Europa, coincide con el estudio elaborado por el BBVA y el departamento de Economía y Finanzas de la Generalitat, donde se constata que una de las causas de la baja productividad de la economía catalana es que la estructura educativa está descompensada y, así, los estudios intermedios de formación profesional y secundaria no obligatoria son una asignatu- ra que no conseguimos aprobar El gasto público total en educación, en porcentaje del PIB, para el año 2004 en Cataluña fue del 3,27 un valor que supone un 12 menos que la media nacional, según señala el libro que cita como fuente un informe de la OCDE. El catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona Jordi Nadal, enfatizó en la presentación del estudio la necesidad de que el trabajo se sustente en unos conocimientos que el actual sistema educativo no facilita a los alumnos. Nadal alertó de que el problema no es el dinero, sino las actitudes, comenzando por las administraciones a la hora de revertir la situación. ner algunas actitudes que en el pasado tuvieron éxito, como el individualismo, el temor al endeudamiento y la aversión al cambio mientras funcionen, se han convertido hoy en un lastre para el crecimiento. Cataluña, afirma el documento del Círculo, se encuentra en la periferia del poder economico español, lo que no quiere decir que el empresariado se encuentre desorientado ante la globalización económica. Prueba de ello es la creciente capacidad exportadora, que supone al término del tercer trimestre casi el 28 del total español, actividad que sobrepasa en casi diez puntos la aportación al PIB de Cataluña al país. Pero se echa en falta el asociacionismo para abordar aventuras de mayor calado internacional. Hoy, el mundo global requiere proyectos de tal envergadura que ya no se pueden acometer individualmente, con recursos propios, sin endeudarse, con muy pocos riesgos y con temor al cambio y a la innovación apunta el documento, antes de concluir que el mundo ha cambiado y el empresariado catalán debe adaptarse al nuevo entorno. La Generalitat también ve la ausencia de cultura de cooperación entre las grandes empresas de sectores regulados en Cataluña, en alusión al documento del Círculo, que el gobierno catalán ve que complementa el informe que presentó días atrás la patronal Fomento del Trabajo en el que denunciaba el déficit fiscal de los últimos años en la comunidad. Para primar la cooperación de cara a la conquista de nuevos mercados, el gobierno catalán ha desplegado una serie de ayudas para primar los proyectos colectivos por encima de los individuales.