Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25- -11- -2007 En portada s Abierta la veda a movimientos corporativos en el sector bancario ECONOMÍA 47 Pero... ¿qué es una subprime Se conoce como hipoteca subprime a la que cumple los siguientes requisitos: que cubra más del 85 de la vivienda que se va a comprar; que la persona no haya pedido créditos importantes anteriormente, con los que su currículo crediticio sea escaso; que parte de sus ingresos no sean justificables mediante informes; que la amortización del préstamo se lleve a cabo en 35 ó 40 años; y que los intereses hipotecarios aplicados sean más caros que los habituales por la escasa fortaleza financiera del hipotecado. En España, se han detectado casos muy similares de créditos concedidos en los últimos tiempos al calor del dinero barato. Los bancos que contratan las subprime venden esta deuda- -a través de títulos y fondos de inversión- -a otros bancos, muchos de ellos también internacionales. Cuando los hipotecados no pueden pagar por la subida de intereses, en EE. UU. se produce una caída en cadena de los bancos que habían comprado esa deuda, alentados por sus buenos intereses. La crisis está servida... iniciativa para crecer, mediante operaciones para ganar dimensión y así defenderse de posibles compradores, o terminarán siendo engullidos por éstos. Tienen una ventaja, que no les hace del todo inmunes, por cierto. Que mantienen un núcleo duro de accionistas. Ahora bien, todo está en venta, y si no, miren Bankinter apostilla Martínez Conde. Igualmente, atisban uniones entre bancos mixtos. Por ejemplo, bancos comerciales con bancos de inversión o de ne- gocios, o bancos con una gran base de negocio en depósitos, como el Northern Rock, con otros más conservadores y necesitados de ese mercado, como son las entidades alemanas. Mientras, entre las cajas se dará el caso de tener que abrir mercado a través de la emisión de cuotas participativas, como nuevo instrumento de financiación, a pesar de ser más caro. Algo que ya ha anunciado Caja del Mediterráneo. No obstante, algunos analistas, entre ellos el director de inversión de Morgan Stanley, piensan que tendría más sentido una oleada de movimientos de consolidación entre bancos de inversión, y sobre todo, en el mercado estadounidense. No en vano, son de los más perjudicados en Bolsa a causa de la crisis. Según datos de la OCDE, los estadounidenses más dañados están encabezados por Merril Lynch (que ha cedido un 31,5 en el mercado) entre junio y noviembre de este año, Morgan Stanley -29,8 Bear Stearns -27 y Citigroup -26,4 Entre los europeos, el suizo UBS -17,9 seguido de Deutsche Bank -12,6 y Credit Suisse -11,2 El caso es que el camino está abierto, y si habrá o no una oleada de fusiones, nacionales o transnacionales, está por ver. La crisis de las hipotecas basura no ha alcanzado aún su cénit, y quizás, tal y como concluye el profesor Martínez Conde, no lo hayamos visto todo Y es que cada diez años se produce un episodio de sofisticada estupidez Palabras del famoso economisa John Kenneth Galbraith. Ahora, tocaba. El calendario, paso a paso, de una crisis anunciada Para Bernanke, el aumento de la ejecución de créditos impagados no tendría impacto alguno sobre la economía. Se equivocó M. J. P. MADRID. El principio de la crisis financiera como tal, provocada por la ejecución de hipotecas basura impagadas, lo marcó la Bolsa de Nueva York, cuando, el pasado 13 de marzo, retiraba del mercado las acciones de la firma de créditos hipotecarios de alto riesgo New Century Financial. 14 de marzo: La Asociación de Bancos Hipotecarios revelaba que el número de impagos de hipotecas alcanzaba el punto más alto en siete años. 27 de marzo: El precio de la vivienda en Estados Unidos registra su primera caída interanual en siete años. 2 de abril: New Century suspende pagos por los créditos. 4 de mayo: El banco suizo UBS cierra su fondo de inversión Dillon Read por una sangría de pérdidas en las hipotecas. 17 de mayo: Bernanke augura que aumentará la morosidad y la ejecución de hipotecas durante el verano. 11 de julio: Las dos principales agencias de calificación Moody s y Standard Poor s avisan en Estados Unidos de que revisarán a la baja la calificación de bonos hipotecarios por más de 12.500 millones. 18 de julio: Quiebra de dos fondos de inversión de Bear Stearms por la recogida masiva de sus clientes y por las pérdidas tenidas en bonos hipotecarios. 19 de julio: Bernanke dice que las pérdidas en hipotecas de riesgo estarían entre los 50.000 y 100.000 millones de dólares. 26 de julio: Dos fondos gestionados por el banco australiano Macquarie registra pérdidas superiores al 20 30 de julio: La firma alemana IKB indica que necesita más de 3.500 millones para salir de la crisis y pagar sus fondos. 9 y 10 de agosto: El BCE, la Fed y los bancos centrales de Japón, Canadá y Australia inyectan en el sistema financiero más de 200.000 millones de euros en busca de liquidez. Además BNP Paribas, WestLB, Axa y JP Morgan desvelan inversiones de riesgo en este tipo de activos. 14 de septiembre: El Northern Rock, quinto banco británico por hipotecas concedidas, se convierte en la primera entidad del Reino Unido en verse obligada a acudir a la reserva de emergencia del Banco de Inglaterra por culpa de la crisis de liquidez en el mercado interbancario. Desde entonces hasta el momento actual, diversas entidades financieras han venido publicando el impacto en sus cuentas de las hipotecas subprime han revisado sus resultados e, incluso, algunos anunciaron la marcha de sus primeros espadas: Stanley O Neal, presidente de Merrill Lynch, que dejó su cargo el pasado 30 de octubre, y Charles O. Prince, primer ejecutivo y CEO de Citigroup, hacía lo propio el pasado 5 de noviembre. Y aún, dicen los expertos, no hemos visto todo. Uniones en banca de inversión Una crisis que costará hasta 300.000 millones El impacto total de la crisis sobre la economía mundial o, más en concreto, sobre el sistema financiero, es difícil de cuantificar. La gran banca se ha aventurado a hacer sus cálculos, de forma muy dispar. Para Citigroup, el coste de la crisis para la banca alcanzará los 64.000 millones de dólares. Lehman Brothers lo cifra en 250.000 millones. Deutsche Bank estima que será superior, 400.000 millones. UBS, 480.000. Mientras, las previsiones de Goldman Sachs van más allá, y dice que será de dos billones de dólares para la economía de Estados Unidos. En el término medio podría estar la respuesta. Quizás por ello la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) lanzó esta misma semana sus estimaciones: La crisis hipotecaria en EE. UU. tendrá un costo de entre 200.000 y 300.000 millones de dólares Y se arriesgó un poco más: Las pérdidas bursátiles de las entidades financieras ocasionadas por las turbulencias consecuencia del desplome de las hipotecas basura ascenderán a 330.000 millones de dólares Más información de Bankinter y Crédit Agricole en: http: www. cnmv. es Fernando González Urbaneja QUÉ TIENE ESTA BANCA l sistema financiero español es tan eficiente como el que más. Aunque alguna corresponsal con pretensiones no lo entienda, así es y los resultados y los mercados lo acreditan, hasta la fecha. Puestos a buscar las causas, una de ellas es el miedo. Eficientes porque tienen miedo, que es como el colesterol, que hay bueno y malo. La banca española tiene miedo del bueno. Miedo a equivocarse, al riesgo, a no recuperar lo prestado. El negocio financiero se ha sofisticado hasta el aburrimiento, productos que sólo entienden unos pocos y procedimientos al alcance de minorías, pero la esencia sigue sien- QUE NO TENGAN OTROS do la misma: buena información, costes bajos de intermediación y pocos quebrantos. Nuestros bancos aprendieron a gestionar el riesgo cuando lo pasaron mal al tiempo que tuvieron que competir para no perder sitio. A fuerza de competir y despabilar ampliaron mercado en otros pagos. Hoy operan con influencia apreciable, multiplica varias veces el tamaño local, para añadirle tres monedas y ciclos económicos de referencia. Opera en los mercados europeos continentales y británicos, en euros y libras, en mercados maduros de economías cansadas. Y en el continente americano, en dólares y monedas locales, E En el mercado hipotecario español no hay subprime porque el miedo al riesgo elimina esa posibilidad en mercados emergentes con bancarización por atender. Y además la franquicia local, ganada a pulso y donde cualquier nuevo pretendiente es bien recibido, entre otras razones porque lo tiene crudo. Los dos grandes bancos disponen de oportunidades crecientes en el atormentado panorama internacional. En banca comercial tienen poco que aprender de los demás. Y los otros bancos tienen recorrido de sobra para ser cabezas de fila o plataforma de entrada de nuevos grupos internacionales interesados en este mercado. Además están las cajas que atienden la mitad del mercado con capacidad para resolver sus propias contradicciones y especial habilidad para sortear los escollos. El miedo a prestar mal, a sostener malos clientes, a tropezar con poderes imprevisibles... en resu- men una buena carta de navegación aprendida en la travesía por aguas difíciles. ¿Qué busca Crédit Agricole en Bankinter? Probablemente capacidades, experiencia; una buena inversión y, sobre todo, la posibilidad de aprender a gestionar riesgos y procedimientos. No tanto cuota de mercado local cuanto habilidades para aplicar en su propio mercado tradicional. En el mercado hipotecario español no hay subprime porque el miedo al riesgo elimina esa posibilidad. Hay fallidos, y más que vendrán, morosidad que hoy no alcanza el 1 y que doblará o triplicará en breve, pero hay reservas y provisiones para atender el primer impacto y a medida que el ciclo decaiga sentarán las bases para la recuperación, que esas mismas entidades financieras gestionar para luego mejorar sus posiciones.