Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 s 11 s 2007 INTERNACIONAL 39 Los laboristas australianos ponen fin a la era Howard El líder de la oposición, Kevin Rudd, será el nuevo primer ministro tras su clara victoria con la promesa de firmar Kioto ABC SIDNEY. El líder laborista australiano, Kevin Rudd, puso fin a once años de gobierno conservador del primer ministro John Howard, tras vencer en las elecciones generales celebradas ayer en Australia. Rudd, que ha prometido retirar gradualmente de Irak el contingente australiano de 550 soldados y firmar el Protocolo de Kioto, ganó los comicios con un mensaje a favor del cambio que caló en la sociedad australiana, según informó Efe. A pesar de que Rudd criticó con firmeza la decisión de John Howard- -uno de los más firmes aliados de George W. Bush- -de enviar tropas a Irak, en su intervención tras conocer la victoria se mostró abierto a trabajar con Estados Unidos y el resto de la comunidad internacional. Extiendo mis saludos a nuestros amigos y aliados de Estados Unidos, de Asia y el Pacífico, de Europa y del resto del mundo, queremos trabajar juntos con todas estas naciones dijo Rudd. Howard, el político conservador que ha marcado esta última década en Australia, optaba a un quinto mandato que los electores, cansados de su Gobierno, no estaban dispuestos a concederle. La humillación para él fue doble puesto que, tras reconocer la derrota de su formación, desconocía todavía ayer si había logrado retener su propio escaño por el distrito electoral de Bennelong, en Sidney, tras la dura pugna electoral mantenida con su rival, Maxine McKew, candidata laborista y antigua presentadora de televisión. En su alocución a sus seguidores, Rudd indicó que quiere conseguir cierta unidad entre lo público y lo privado, lo sindical y lo empresarial; empezar a construir un nuevo sistema educativo y actuar sobre el cambio climático Esta última cuestión será una de las grandes prioridades de su Gobierno que, de cumplir la promesa de firmar el Protocolo de Kioto, dejará aún más solo a EE. UU. en su rechazo al tratado. Durante la campaña electoral, las dos formaciones que dominan el escenario político australiano desde hace varias décadas dejaron claras sus graves diferencias en torno a temas como el cambio climático, la presencia militar en Irak y la política fiscal. Con cerca de un 75 por ciento de los votos escrutados, la Comisión Electoral de Australia anunció que el Partido Laborista obtuvo el 53,25 por ciento de los sufragios, por un 46,75 para la Coalición Liberal de Howard. Según esos porcentajes, los laboristas habrían conseguido 72 escaños de los 150 que integran el Parlamento, y Antiguo diplomático El líder laborista, Kevin Rudd, y su mujer celebran la victoria los liberales 47 escaños. En las elecciones celebradas en 2004, la coalición encabezada por Howard ganó con 86 escaños, mientras que los laboristas obtuvieron 60 escaños. El próximo primer ministro de Australia, de 50 años, habla chino y abandonó la carre- AP ra diplomática para hacer política, hasta convertirse en líder del Partido Laborista en diciembre pasado. Hay grandes diferencias entre nosotros (Howard y Rudd) pero compartimos un orgullo común sobre esta gran nación de Australia subrayó el líder laborista.