Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 25- -11- -2007 ABC Dos cámaras libaneses tomaban imágenes ayer de la silla presidencial, vacía después de que el viernes Lahoud dejara su cargo sin sucesor AP Siniora reclama para su Gobierno los poderes presidenciales del Líbano El país del Cedro amaneció ayer sin presidente mientras el primer ministro negaba que el Ejército se hubiera hecho cargo de la seguridad LAURA L. CARO ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. La República del Líbano amaneció ayer sin presidente, con los poderes de la jefatura del Estado en manos de un Gobierno despreciado por ilegítimo por la oposición, y con el Ejército y la Policía guardando la seguridad nacional con el consentimiento de todas las partes. La paralización de la institución- -tercera que queda en punto muerto tras el Parlamento y el Ejecutivo, inoperativos desde hace meses- -no se tradujo en los temidos disturbios. Sí en la salida a escena del primer ministro, Fuad Siniora. Siniora compareció públicamente para alejar el fantasma del estado de emergencia propuesto la noche anterior por el ya ex presidente Èmile Lahoud, y reclamar con decisión, pero con prudencia, el derecho constitucional de su Gobierno a asumir en este periodo de vacío controlado también las prerrogativas presidenciales. Es sólo un procedimiento interino, una situación excepcional que esperamos termine lo antes posible proclamaba el primer ministro en un significativo mensaje para los oídos de la oposición. Y lo hacía tras una entrevista cargada de simbolismo con el patriarca maronita, Nasrallah Burros Sfeir, representante máximo en el Líbano de la confesión religiosa a la que debe pertenecer todo presidente, de acuerdo con el llamado reparto de Taïf A juicio de los analistas, llegado el viernes el clímax del desencuentro entre el Gobierno pro- occidental y la oposición respaldada por Siria e Irán, el de Siniora era ayer el primer gesto de un nuevo periodo de relajación en las tensiones. Hay una desescalada en marcha interpreta el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Americana de Beirut Timar Goksel, en referencia al sabio movimiento acordado tácitamente entre las partes, según el cual, la oposición estaría aceptando temporalmente que el Gabinete ilegítimo asuma las competencias dejadas por Lahoud a cambio de que ese mismo Ejecutivo no ejerza su derecho a elegir presidente por mayoría simple. La otra parte del trato es que Hizbulá y sus aliados no formarán un Gobierno alternativo, siempre que Siniora y sus ministros mantengan un perfil bajo, sin ningún tipo de medidas extremas, que pudiera llevarles a cumplir las amenazas mencionadas por el diputado del Partido de Dios Hussein Hajj Hssan: Si hay alguna decisión inconstitucional, será el equivalente a un golpe de Estado, y responderemos con un golpe de Estado Hay un statu quo, ambos bandos se temen mutuamente, -señalaba, no obstante, a Afp un diplomático árabe- y temen que la situación degenere en un conflicto entre suníes, chiíes y cristianos, por eso todos se muestran reservados Primer síntoma de que hay una frágil aveniencia, es que las partes en conflicto han parecido aceptar el mandato de Lahoud de que el Ejército asuma la seguridad nacional como una forma natural de supervisar la continuidad de las negociaciones. El Ejército tomó a su cargo la seguridad con mucha responsabilidad y ha demostrado su capacidad defendía Fuad Siniora. No cambia nada, las Fuerzas Armadas ya cumplían antes esa misión añadía un diputado de su coalición. Y desde la institución armada, un capitán al frente de un control situado en el barrio beirutí de La Corniche, interpretaba el respeto demostrado por todos con un argumento enérgico: Las cosas están bajo control- -decía- -ambos bandos saben que estamos aquí, y que no toleraremos disturbios Un país en calma con un paisaje de guerra BEIRUT. El 90 por ciento de las Fuerzas Internas de Seguridad libanesas (ISF) están en la calle, y junto a ellas, todo un Ejército en estado de alerta. Los militares solteros permanecen 24 horas al día de servicio o pendientes de órdenes en sus respectivas unidades y los casados sólo reciben permiso para dormir en casa si el domicilio queda cerca del cuartel. Unos 20.000 soldados de Seguridad custodian en un despliegue digno de un estado de preguerra la capital. Hay docenas en cada esquina, están en los tejados cercanos a los centros de poder, en puntos de control repartidos por los accesos y carreteras del país. No ha habido ningún incidente señalaba anoche una fuente del ISF. Pero los permisos ciudadanos para portar armas han sido suspendidos para evitarlos. El jefe de las Fuerzas Armadas, Michel Suleiman, ya se ha reunido con el de la Finual, Claudio Graciano, para coordinarse ante cualquier eventualidad. Y el miedo al rearme de las facciones es una verdadera obsesión. Gobierno alternativo El estado de emergencia ABC. es Vídeo sobre la crisis libanesa en abc. es internacional