Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 25 s 11 s 2007 ESPAÑA 35 RELIGIÓN El Papa impondrá hoy el anillo cardenalicio a los nuevos purpurados. Es un regalo personal del Pontífice El Nuncio expresa a FERE el sentido agradecimiento de la Iglesia M. A. MADRID. El Nuncio de Su Santidad en España, Manuel Monteiro de Castro, transmitió ayer el saludo del Papa y mostró su gratitud a FERE- CECA en el acto de clausura del congreso de las escuelas católicas que se ha celebrado en Madrid, con asistencia de 1.500 personas. El Nuncio manifestó a las escuelas católicas su felicitación entrañable, cordial y el sentido agradecimiento de la Iglesia por su trabajo a favor de la educación cristiana y de la Iglesia católica al tiempo que invitó a todos a continuar con su obligada labor en tan trascendente campo Para Monteiro de Castro, hoy día, cuando se vive cierta inestabilidad y desconfianza en los valores tradicionales de la familia, de la escuela y de sus contenidos educativos, la historia cristiana en España, tan enraizada en los valores cristianos, puede contribuir a forjar un futuro de esperanza (Viene de la página anterior) El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, interpretó el nombramiento cardenalicio de Sistach como el reconocimiento de la Iglesia a la capitalidad de Barcelona, también en términos religiosos, y a la importante labor pastoral del arzobispo, de quien destacó su carácter humanista y su servicio a los barceloneses. El Santo Padre había querido celebrar la investidura en la Plaza de San Pedro, pero la inminencia de una tromba de agua obligó a trasladarla al interior de la basílica, donde sólo caben siete mil personas, mientras más de veinte mil peregrinos seguían la ceremonia desde la plaza mediante pantallas gigantes de televisión. Para sorpresa general, el Papa salió al atrio nada más terminar el acto para saludar a los fieles y agradecerles haber desafiado las inclemencias del tiempo para acompañarnos y rezar con nosotros El Santo Padre les dirigió unas palabras espontáneas y les recordó que somos una familia y rezamos para que el Señor bendiga a estos nuevos cardenales al servicio de todos vosotros De la Vega conversa con el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone EFE España y el Vaticano confirman que no hay contenciosos De la Vega se entrevistó durante cuarenta minutos con el secretario de Estado de la Santa Sede en un clima de cordialidad J. V. B. CORRESPONSAL ROMA. A lo largo de una cordial entrevista de cuarenta minutos, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, constataron ayer el buen momento de las relaciones bilaterales. El encuentro confirma y refuerza la línea de mejora emprendida el pasado 28 de octubre, cuando el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, estrenó una actitud conciliadora y positiva durante la beatificación de los 498 mártires de la persecución religiosa en España. El número dos del Vaticano recibió a la número dos del Gobierno español justo al término de la solemne ceremonia de entrega de la birreta a los 23 nuevos cardenales en la basílica de San Pedro. El secretario de Estado recibió tan sólo a la presidenta de Irlanda, Mary McAleese, y a la vicepresidenta del Gobierno español, que eran las personalidades de más alto nivel al frente de las delegaciones oficiales de doce países en la ceremonia de ayer. El primer encuentro de la vicepresidenta del Gobierno con Bertone se inició en el tono de respeto de su primera reunión con el anterior secretario de Estado, Angelo Sodano, en marzo del 2006, y el clima de cordialidad creado por Benedicto XVI en julio de ese año en Valencia cuando saludó De la Vega comentándole: Así que usted es la persona encargada de las relaciones entre el Vaticano y el Gobierno español en presencia de José Luis Rodríguez Zapatero, quien confirmó específicamente ese encargo. De la Vega y Bertone pasaron revista a las relaciones bilaterales, celebrando haber superado varios escollos en los últimos dos años y constatando que atraviesan un momento positivo, sin ningún contencioso según fuentes diplomáticas. Como es habitual, el embajador de España en la Santa Sede, Francisco Vázquez, acompañó a la vicepresidenta. La mejora del clima bilateral entre el Vaticano y España se había notado ya el pasado octubre cuando, al término de la misa de acción de gracias por la beatificación de los 498 mártires españoles, el cardenal Bertone abandonó la comitiva litúrgica y se acercó a la primera fila del público para decir al embajador español: Gracias por lo que está haciendo Aun así, Bertone recordó en una reciente entrevista a ABC que no todo es digno de elogio, pues algunas leyes son contradictorias con la tradición católica de España El Vaticano dispone de canales de información directa, entre ellos la presencia de cardenales españoles en Roma a lo largo de los días anteriores a la reunión del viernes con el Papa para estudiar el progreso hacia la unidad de los cristianos y la marcha de la Iglesia universal. Los presidentes de la Generalitat catalana, José Montilla, y de la Valenciana, Francisco Camps, participaron también en la ceremonia de los nuevos cardenales y se manifestaron muy satisfechos por la concesión de la púrpura a los arzobispos de Barcelona y de Valencia. Para Montilla, la elevación de Martínez Sistach al cardenalato fortalece al país y a la iglesia mayoritaria en Cataluña Para Camps, la birreta de Agustín García- Gasco supone que el nombre de la comunidad se escuchará en todo el mundo Homilía del Papa Esa idea de servicio a los fieles y de fidelidad a Cristo hasta el sacrificio de la vida si es necesario centró la homilía del Papa, quien explicó también el sentido del vistoso color que dominaba la ceremonia: El Señor os confía un servicio de amor a su Iglesia y a vuestros hermanos con una dedicación máxima hasta el derramamiento de la sangre como indica la fórmula para la imposición de la birreta y como hace visible el color púrpura de vuestra vestimenta Benedicto XVI impondrá hoy el anillo cardenalicio a los 23 nuevos purpurados. Se trata de un anillo de oro, regalo personal del Papa, quien lo impone recitando unas palabras que subrayan la unión con la sede de Pedro, el pescador de Galilea, martirizado por el emperador Nerón precisamente en el lugar donde hoy se alzan la plaza y la basílica, que entonces eran respectivamente un hipódromo y una necrópolis. El testigo mudo de las carreras de caballos y el martirio de miles de cristianos es el obelisco egipcio que hoy preside el centro de la plaza. Superados algunos escollos Cataluña y Valencia Fuentes diplomáticas dicen que las relaciones bilaterales atraviesan un momento positivo