Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA DOMINGO 25 s 11 s 2007 ABC Disturbios antisistema por una charla de un líder del Klan en Barcelona M. J. F. BARCELONA. Barcelona vivió ayer otra tarde de tensión como consecuencia de una concentración convocada por grupos antisistema que intentaban impedir una conferencia del ex miembro del grupo racista Ku Klux Klan (KKK) y ex congresista estadounidense David Duke, que finalmente fue suspendida por los propios organizadores. Sin alcanzar la gravedad de los altercados del pasado fin de semana, durante una protesta de similares características por el crimen de un radical de izquierdas en Madrid, unos 300 radicales causaron incidentes cuando los antidisturbios les impideron el paso a la librería Europa, donde a las seis Duke debía presentar su libro Supremacismo judío El local es propiedad de Pedro Varela, ex presidente del grupo neonazi Círculo Español de Amigos de Europa. Decenas de furgones de los Mossos tomaron desde primera hora de la tarde el barrio de Gracia y cortaron los accesos a la calle Séneca, donde está la librería. Los radicales recorrieron varias zonas del barrio y, poco después de las seis, cuando pretendían llegar a Séneca por una calle adyacente, se enfrentaron a los policías que les impedían el paso. Durante unos minutos hubo empujones, carreras y lanzamiento de botellas a los agentes, que hicieron uso de sus porras. Antes de dispersarse, los radicales quemaron varios contenedores. Para entonces, la conferencia de Duke se había suspendido. Los Mossos tenían orden de la Fiscalía de estar presentes en el acto y clausurarlo si se vertían afirmaciones que incitaran al odio racial. Además, a primera hora de la tarde, recibieron una orden judicial en el mismo sentido. Según explicó después Varela, la decisión de suspender la charla se tomó al saber que se iba a identificar a los asistentes y a tomar imágenes. En ese clima de intimidación, era mejor no hacerla afirmó. A las puertas de la librería, Varela compareció junto a Duke, que acabó ofreciendo su conferencia, aunque sólo a los periodistas. Sin dejar de mostrar la portada de su libro, el ex miembro del KKK apeló a la libertad de expresión y negó ser racista. En Madrid, unas quinientas personas participaron en la marcha ilegal convocada por la Coordinadora Antifascista. Los manifestantes, entre quienes se encontraban bastantes radicales de izquierda, quemaron contenedores en tres puntos del centro. La protesta, convocada contra la muerte del antifascista Carlos Javier Palomino en el Metro, acabó con varios heridos. Más información en páginas de Madrid Policías antidisturbios y radicales, en uno de los momentos de mayor tensión en Barcelona EFE