Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24- -11- -2007 MIL RITMOS www. abc. es espectaculos 85 Bruce Springsteen, una máquina de hacer rock and roll ABC Como Boss manda El huracán Bruce Springsteen vuelve a España para arrasar rockanroleramente en Madrid (mañana) y Bilbao (el lunes) al frente de esa maquinaria demoledora que es la E. Street Band, y con toda la magia de su Magic bajo la manga de la chupa POR MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Tras la tempestad del 11- S y la invasión de Afganistán e Irak no llegó la calma para el huracán Springsteen. Comprometido abierta y públicamente con la causa demócrata (y, sobre todo, con la causa de los contrarios a la guerra) Bruce publicó The rising (su homenaje a su gente, a la gente de la calle, muerta, mutilada o desaparecida en las Torres Gemelas) editó luego Devil and dust (metralla, polvo e infierno en Irak) y para darse un respiro y darle gusto al cuerpo de la música popular americana se embarcó en el disco y la gira que tenían al cancionero del abuelo trovador Pete Seeger como protagonista, en un ejercicio tan vitalista como reivindicativo, tan estiloso y reverencial hacia la tradición como festivo, tabernario y moderadamente rojeras. Sin embargo, buena parte de los seguidores de Bruce prefieren otro Springsteen, el que capitanea bravucón y musicalmente altanero esa máquina rockanrolera de precisión que es la banda, o La Banda, con mayúsculas, esto es, la E. Street Band. Con ella bajo su mando, el Jefe Bruce publicó hace apenas siete semanas Magic un álbum a la medida de sus fans más incondicionales, pero también y probablemente estilísticamente más conservadores y más mitómanos, en esa vertiente springsteeniana que algunos quieren emparentar con bandarras como Bono y U 2. Lo que no significa que Magic no sea un álbum magnífico, con varias piezas sobrecogedoras y situadas por derecho propio entre las mejores canciones de Springsteen, lo que es mucho, muchísimo, decir. Es también, como toda la obra del de Freehold, un testimonio de la Norteamérica y los norteamericanos de la calle, del burger, de los coches tuneados, del cine de verano, de los veteranos del Vietnam, del amor en el asiento de atrás de un cadillac del 66. Un disco sobre el que todavía planea la sombra oscura, alargada y tremendamente emotiva de lo vivido por Bruce y sus paisanos en los últimos años. Un trabajo en el que asoman fantasmas interiores, borrones, sueños perdidos y promesas rotas, cierta desolación y tragos de melancolía que ponen un nudo en la gargante como el la- la- la final de esa canción inverosímilmente bella que es Girls in the summer clothes uno de los pasajes más hermosos que Bruce Springsteen haya cantado jamás de los jamases. Que viene la tuneladora Y para poner en escena este merial, Bruce vuelve a contar con su gente, con sus colegones, los chicos de la Banda de la calle E, muchos de los cuales llevan a su lado casi cuarenta años. Cuatro décadas engrasando la tuneladora del rock and roll, la maquinaria rocke- ra más contundente, efectiva (y también afectiva) que probablemente haya dado nunca el rock. Una banda con la que Bruce se ha recorrido buena parte de su tierra en las últimas semanas antes de comenzar su gira europea, en la que Madrid ha tenido el honor de ser la primera ciudad donde el Boss aposente sus reales, mañana mismo, antes de pasar el lunes por Bilbao y encaminarse hacia Milán, y volver a su tierra otra vez a finales de febrero a la espera de que en mayo regrese al Viejo Contente (22 de mayo, en Dublín) con la esperanza para los miles de seguidores que se han quedado sin entrada de que Bruce actúe en escenarios españoles de mayor capacidad. Pero antes de pasar a detallar en la medida de lo posible el menú sabroso y contundente que el chef Springsteen (ojo, y sin deconstrucciones) nos tiene preparado, sepan los aficionados y el público en general que la tripulación ha sufrido una baja tan triste como inesperada, la del (Pasa a la página siguiente)