Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24- -11- -2007 Günter Grass demanda al biógrafo que dijo que se alistó voluntariamente en las SS 83 Obras Completas Edición: Biblioteca Áurea, Cátedra, al cuidado de Enric Bou. Tomo I: Poesía (Presagios, Seguro azar, Fábula y signo, La voz a ti debida, Razón de amor, Largo lamento, El contemplado, Todo más claro, Confianza, Poemas sueltos e inéditos) Narrativa (Víspera del gozo, El desnudo impecable, La bomba increíble) Y teatro. Edición, introducción y notas de Montserrat Escartín Gual. Tomo II: Ensayos completos (Ensayos literarios 1924- 1940, Jorge Manrique o tradición y originalidad, La poesía de Rubén Darío, El defensor, Del Cid a Sor Juana, Literatura hispánica moderna, Ensayos misceláneos, Sobre la Universidad internacional, Sobre su poesía, Los prólogos de Guillén y Alonso) Edición, introducción y notas de Enric Bou y Andrés Soria Olmedo. Tomo III: Epistolario. Edición, introducción y notas de Enric Bou. Estoy lo suficientemente loca como para tener proyectos a los 82 años Galardonada con el Nacional de las Letras, Ana María Matute expresó ayer la emoción que le produce un premio que, asegura, le anima a seguir escribiendo DAVID MORÁN BARCELONA. Quiero dar las gracias a los que me han votado y también a los que no lo han hecho, por ser menos El humor, siempre el humor. A estas alturas, a Ana María Matute (Barcelona, 1926) ya no hay quien le borre la sonrisa. No lo ha conseguido la fractura de fémur que la ha mantenido cuatro meses inhábil y sin poder atar los últimos cabos de Paraíso inhabitado y no lo conseguirá ahora la solemnidad del premio Nacional de las Letras, galardón con el que se ha querido reconocer la riqueza del universo creativo de la escritora catalana. El sentido del humor está ahí, pero llega el momento de ponerse seria. La impresión lógica, ya que si no sería un monstruo, es de una alegría enorme. Más aún después de romperme el fémur y estar cuatro meses hecha una tontorrona. Me emocioné profundamente La autora de Los hijos muertos habla en pasado porque, a pesar de que la noticia se hizo pública el jueves, ella ha preferido esperar un día más para poder atender a todos los periodistas de una tacada. Demasiadas llamadas telefónicas como para responderlas una por una. Y, para colmo, todas por la tarde. A lo mejor acabo escribiendo un libro que se llame La tarde bromea. Habla Ana María Matute y, si se trata de escribir, lo hace siempre en futuro, con la vista clavada en un horizonte que va más allá de Paraíso inhabitado novela que espera ver publicada la próxima primavera. Quién sabe si será la última, aunque no son esas mis intenciones, ya que estoy lo suficientemente loca como para tener muchos proyectos a los 82 años Se le pregunta sobre el argumento de Paraíso inhabitado y se hace el silencio. Si lo pudiera explicar, ¿por qué iba a tener que escribirlo? Los libros no son para explicarlos, son para escribirlos o leerlos. Si escribo es porque no me puedo comunicar de otra manera señala poco antes de deslizar en la respuesta lo que parece ser el tronco central de su nueva obra. Estamos a las puertas del paraíso, pero, si entráramos, nos daríamos cuenta de que dentro no hay nadie La escritora barcelonesa tiene aún una deuda pendiente: el Cervantes. Sigue esperando tanda para unirse al selecto club formado por María Zam- cribirlo justo cuando se va al extranjero, al exilio. Es un teatro sin público, del que sólo se han representado dos obras y, de ellas, él sólo vio una sobre las tablas. Es un teatro sordo pues él, como dramaturgo, no puede contar con la reacción del público para guiarse y reaccionar. Una de las cosas que a mí más me llama la atención- -concluye Bou- -es la profunda consonancia que éste mantiene con su obra narrativa e incluso, con su biografía. Temas y obsesiones como la aparición de elementos misteriosos que resuelven una situación comprometida, o su preocupación por las dictaduras. Una de sus mejores obras de teatro está ambientada en la guerra civil española. Mucho antes que ¡Ay, Carmela! o que Soldados de Salamina, él ya introduce temas, opiniones y personajes de los dos bandos La escritora, ayer en Barcelona brano y Dulce Marya Loynaz. Deben considerar que con las dos mujeres que hay ya es una invasión ironiza a propósito de un premio al que no duda en quitarle hierro para reivindicar su condición de escritora enamorada de la literatura. A mí lo que me importa es escribir, ser feliz escribiendo y, a ser posible, hacer feliz a la gente. Para lo demás tengo las espaldas muy altas, aunque sea muy pequeñita Que los libros son su vida lo dicen alto y claro los cerca de cuarenta títulos que ha publicado desde 1948 pero, por si acaso, no duda en subrayarlo tantas veces como sea necesario. ELENA CARRERAS Sobre el Cervantes: Deben considerar que con dos mujeres que lo tienen ya es una invasión Es bonito pensar en los libros que escribirás, aunque nunca llegues a hacerlo Lo que segura que no hará será escribir unas memorias. Son mis memorias; no son para compartirlas. Sería como un striptease literario, y no soy partidaria del striptease Aún así, antes de agarrar su bastón y buscar la salida, se despide con unas palabras que, a modo de corolario, bien podría hacer las veces de autobiografía condensada. Me parece que he sido muy valiente. He trabajado mucho, he sufrido mucho y también he sido feliz. En definitiva, he vivido, con lo bueno y con lo malo