Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 11 07 TENDENCIAS Nuevo Futuro Lo que hay detrás de El Rastrillo TEXTO: MARTA BARROSO FOTO: SIGEFREDO Un acontecimiento de la temporada madrileña es El Rastrillo en el que cabe de todo- -caro y barato- además de actividades y gastronomía... De sus ingresos se nutren las arcas de Nuevo Futuro, que ofrece un hogar acogedor a niños que no lo tienen o nunca lo han tenido Dónde y cuándo El Rastrillo de Nuevo Futuro se celebrará en Madrid del 23 de noviembre al 2 de diciembre, ambos inclusive. De 11.00 a 22.00 ininterrumpidamente. Recinto Ferial de la Casa de Campo. Pabellón 11 La Pipa Avda. De Portugal s n. Ctra de Extremadura. ijas. Marquesonas. Qué pereza. Antiguo. Éstas y otras expresiones parecidas, con tonillo irónico, surgen, año tras año, cuando llega El Rastrillo Y ya está bien, ¿no? El Rastrillo es cualquier cosa menos pijo aburrido o fuera de juego. En realidad, es algo grande, muy grande, magnífico. Es un evento que comenzó en Madrid, hace casi cuarenta años, para ayudar a unos niños desprotegidos. Unos niños, seis, que vagaban por los montes de León y que trabajaban como pastores. Menchu Herrero, fundadora y presidenta nacional de Nuevo Futuro, se encontró con estos huérfanos y decidió traérselos a Madrid explica Pina Sánchez Errazuriz, presidenta de Nuevo Futuro de Madrid. Para alojarlos alquilaron un piso, pero necesitaban dinero para mantenerlo. Entonces a Rocío Montellano se le ocurrió la idea de organizar, en el garaje de su casa, un mercadillo. La gente donaba cosas y se vendían allí Habían calculado que necesitaban 300.000 pesetas y lograron 3.500.000. Sí, como lo leen. Marquesas, pijas, lo que quieran, pero, desde el principio, tremendamente generosas. Con ese dinero compraron el piso y se inició la larga andadura de El Rastrillo Entonces decidieron crear la Asociación Nuevo Futuro para llevar a la práctica un sueño y una idea que parte de Menchu: la defensa del niño abandonado o privado de familia Y el sueño se hizo realidad. Estas mujeres, de gran corazón y mucho tesón, se pusieron a trabajar y consiguieron que el Estado se comprometiera a hacerse cargo de parte de los gastos de estos chicos. Así empezó la colaboración que hoy conti- P núa. La Comunidad de Madrid, por ejemplo, nos aporta el 55 por ciento de lo que cuesta cada niño; el otro 45 por ciento se obtiene, íntegro, de El Rastrillo Año tras año. Sin parar. Gracias a la labor de estas mujeres que, como dice Pina, seremos pijas, o como lo quieran llamar, pero tal vez por eso o a pesar de eso podemos hacerla. Entre otras cosas, porque tenemos tiempo Y ganas. Está claro. Porque se entregan en cuerpo y alma a su objetivo: los niños. Esos niños que vienen de familias desestructuradas, a los que llaman privados de ambiente familiar y que llegan hasta los nuevos hogares a través de las diferentes Comunidades. Tenemos más de 900 niños repartidos por los hogares que hay en España. Admitimos, como decimos desde aquí, de 0 a 18 años, porque, oficialmente, cuando cumplen la mayoría de edad, la Comunidad ya no se hace cargo de ellos. Si no estuvieran con nosotros tendrían que vivir en centros de acogida explica Pili Vega de Anzo, miembro del comité de Madrid. Muchas veces la llegada de estos chicos a los hogares es complicadísima, sobre todo cuando son adolescentes, ya que llegan arrastrando mucho dolor. Imagínese lo que han tenido que pasar para acabar aquí Prefiero no imaginármelo. Unos han sido maltratados, otros repudiados por su propia familia. Sufren terrores, pesadillas, necesitan ayuda psicológica. Pero, sobre todo, necesitan Historias dolorosas que alguien les quiera. Desgraciadamente, ellos no saben lo que se esconde bajo el término familia Esto es precisamente lo que queremos que sientan cuando llegan a los hogares. Que tienen una familia real. En cada piso viven seis niños con dos educadores- -que se turnan con otros dos- y hacen una vida completamente normal nos cuenta Marta Herrero, también miembro del comité, que lleva 30 años en Nuevo Futuro y es responsable de la escolarización de los pequeños. Van al colegio, hacen sus deberes, tienen actividades extraescolares, etcétera. En fin, lo normal. Además, cuentan con la figura de la madrina, importantísima, que es el nexo de unión entre Nuevo Futuro y el hogar Un ángel de la guarda voluntario, cuya misión fundamental es dar cariño. Va al hogar semanalmente las veces que haga falta y habla con los niños, les pregunta cómo les va todo, se los lleva a merendar, al cine... En definitiva, es esa figura estable que a todo niño le gustaría tener, siempre, a su lado. La entrevista continúa ordenada. Algo increíble con tanta mujer junta. Y entre unas y otras intentan dejar claros los conceptos. Es muy importante que la gente se aclare: Nuevo Futuro es la asociación que se ocupa de todo lo re- Despejar términos El primer rastrillo se montó en un garaje para sacar el dinero con el que atender a seis huérfanos. Aquel éxito ha beneficiado desde entonces a más de seis mil niños