Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 11 07 EN PORTADA Joyas Veinte siglos son nada Colgante que representa al dios Ningirsu en lapislázuli y oro. Parte del Tesoro de Ur hallado en Mari. Museo de Damasco Brazalete con forma de muelle. Museo Nacional de Damasco (Viene de la página anterior) E. D. U cia oriental. Lo que hoy encontramos en nuestras joyerías conserva muchas influencias de aquel espíritu. Si el arte moderno es producto de una evolución y en él son visibles las huellas de la antigüedad, lo mismo ocurre con la joyería. Puedo decirte- -señala Cruz- -que he visto repetidos varios modelos de un collar de Mari adaptado a los gustos y colores actuales. Aquellos materiales pesaban mucho y ahora se hacen en aleaciones más ligeras y se utilizan piedras que antes no se encontraban. Todo se moderniza De igual parecer es la joyera e historiadora Marta Alcolea, que insiste en que en la historia de la joyería siempre se han dado los revivals aunque entre 1850 y 1900 fue la época de máximo es- Las viejas formas reaparecen con aleaciones más ligeras que las clásicas, así como con piedras que antes no se encontraban o tal vez se hubieran apreciado menos que ahora plendor para la recuperación de formas antiguas. La excusa fueron los descubrimientos de Pompeya y Herculano; varios joyeros, como los Castellani, Giulliani o los griegos Zolotas y Lalanis pusieron de moda la joyería etrusca, griega y egipcia Luisa del Valle, por su parte, se define como joyera arqueóloga y sostiene que, precisamente, ella es la única en España que sigue una tradición que viene de Italia, de los Castellani. Las joyas en épocas etruscas y fenicias siempre estaban viajando: eran botín de guerra y se trasladaban del palacio de los vencidos al de los conquistadores, así se imponían modas y estilos. El refinamiento era tal, que ahora somos unos bárbaros comparados con aquella sociedad. Ellos tenían unas técnicas totalmente artesanales, mientras que ahora la mayoría de las piedras están tratadas. En mi taller no tenemos ni una máquina ni un soplete, hacemos las joyas tal y como se hacían y trabajaban hace 4000 años. Utilizamos piedras antiguas, cristales, e incluso meteoritos meteoritos. Creo que mi trabajo tiene poesía, Trabajo con todo lo que me dice algo Elena Carrera es también joyera, hija de Juan José Carrera y creadora de la línea J, E C Carrera junto a sus hermanos. Desde hace un año ha lanzado dos colecciones propias y en la última, llama- Piezas viajeras da Texturas, encontramos muchas inspiradas en la joyería neolítica. Quizás el parecido es casual... o porque el hilo conductor es el oro mate amartelado, que es el que utilizaron los antiguos para trabajar sus piezas. No tenían pulidores y por ello sus piezas tenían ese aspecto algo tosco. Aquí el acabado se hace a mano y plasma la esencia natural. Por otra parte, ese tipo de oro lo ha utilizado mi padre; lo he visto toda la vida y me apasiona. Lo que también quería decir con esta colección es que no hace falta sofisticarte demasiado, pues lo más bello lo tenemos al alcance de la vista: la textura de una caña de bambú, de los granos de arena, de la piel de un cocodrilo... Creo- -asegura- -que las combinaciones antiguas son maravillosas. Creo también que no se puede crear nada nuevo si no conoces el pasado. Y ver esas piezas me hace pensar en la exquisitez y refinamiento de quienes las llevaron, pero también en la precisión y la técnica que con tanta maestría utilizaba el artesano, mucho más preciso y revolucionario que los actuales Solución al test de agudeza visual 1: Anillo revival (2300 aC) de Luisa del Valle, en cornalina y oro, encofrado a la romana con cera virgen en el interior. 2: Cinco anillos para sello, encontrados en Alepo, Siria. Siglo XIV dC. (Bab. Al- Faraj) 3 y 4: Sortijas de la colección Textura, de Elena Carrera Luisa del Valle. Tel. 932401311 Elena Carrera (Je CCarrera) Tel. 916623107 Marta Alcolea. Tel. 915778041 Del uso de pendientes ya se hablaba en el Génesis. A la derecha, pendientes de oro labrado con turquesas de Ugarit. Bronce tardío. Museo de Damasco. Arriba, dos modelos de Elena C.