Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID SÁBADO 24 s 11 s 2007 ABC En Alcalá se repitieron las colas y la desinformación, al menos inicialmente, para desplazarse a Azuqueca y Guadalajara tras el accidente Miles de viajeros afectados tras chocar dos trenes y cortarse el servicio de la C- 2 Descarrilan en Alcalá siete vagones de mercancías s Renfe habilita 20 buses para los 16.000 pasajeros de esta línea y tres más s Hoy se restablece el servicio MARIO DÍAZ MADRID. El impacto de dos trenes de mercancías en la línea de Cercanías que conecta Alcalá de Henares y Guadalajara (C- 2) en la propia Alcalá, provocó ayer el descarrilamiento de siete vagones de ambos convoyes y la suspensión de esta línea durante toda la jornada, aunque no hubo que lamentar daños personales salvo heridas leves en uno de los conductores. El accidente se produjo poco antes de la una de la madrugada del jueves. Miles de viajeros de la C- 2 se vieron afectados durante todo el día de ayer, lo mismo que los usuarios de tres líneas de Media Distancia, una situación que Renfe trató de paliar con una veintena de autobuses para salvar el tramo cortado. A su juicio, y pese a las incomodidades el plan de emergencia funcionó, aunque desde el Ayuntamiento de Alcalá se insistió en la alteración y el follón que se produjo en la ciudad. El tráfico en la carretera de Barcelona (A- 2) también se incrementó, informa Efe, por los vecinos de Guadalajara que optaron por coger ayer el coche para desplazarse a Madrid. Anoche se preveía que las instalaciones fueran reparadas entre las últimas horas de la noche y la madrugada, y que todos los servicios se reanudaran y funcionarán con normalidad desde esta mañana, informaron fuentes ferroviarias. La conexión de Alcalá de Henares con la capital no se vio afectada, ni tampoco ninguna otra línea regional de Cercanías. El accidente tuvo lugar media hora después de la medianoche del jueves. Dos trenes de mercancías chocaron en la estación de Alcalá, a la altura de los cambios de salida del tramo Alcalá de Henares- Guadalajara, aproximadamente en el punto kilométrico 33 de la línea férrea, descarrilando cinco vagones de uno de los trenes- -que transportaba contenedores vacíos- -y dos del otro- -llevaba chatarra- Inicialmente se desalojó a los vecinos más cercanos al accidente- -a unos 80 metros- -temiendo que algunos de los vagones del primer convoy transportara productos inflamables: dos de los contenedores, aunque vacíos, habían trasladado con anterioridad material catalogado y con niveles de seguridad (disolventes y agua oxigenada) informó el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) Nada más producirse el incidente, y aunque no se han detectado pérdidas, fugas ni derrames de ningún tipo en los contenedores, Adif ha puesto inmediatamente en marcha el protocolo habitual de actuaciones en caso de accidentes e incidentes con posibles afectaciones en materia de Seguridad y Protección Civil, alertando a los servicios pertinentes informó la responsable de las infraestructuras de Renfe. Hasta allí se desplazaron policías, sanitarios, bomberos y personal de seguridad de la compañía, que revisaron los contenedores y constataron que no había fugas. Los Bomberos de la Comunidad de Madrid, además, trabajaron toda la noche para despejar las vías tras garantizar las medidas de seguridad en los dos vagones cisterna con residuos peligrosos. Los dos conductores de los trenes pudieron salir de los vehículos por sí mismos, uno completamente ileso y el otro con algún rasguño. Técnicos de Adif y de la Policía Nacional iniciaron enseguida la investigación para conocer los motivos del accidente, que a última hora de la tarde de ayer seguían sin conocerse: Se continúa investigando, hasta que no se sepa con certeza no se informará explicaron. Algunos vecinos aseguraban haber escuchado a uno de los conductores reconocerle a un técnico de Adif que quizá se había despistado y no se había percatado de una de las señales, lo que negó Renfe. Los técnicos allí desplazados comenzaron a evaluar los daños y calcularon el tiempo que les llevaría retirar los siete vagones descarrilados: unas doce horas. Aunque remarcaron una y otra vez que no existía ningún riesgo para los vecinos, ayer se suspendieron las clases en el colegio público complutense Doctora Alcalá, cuya valla pega a uno de los vagones sinies- Se investiga el accidente Productos inflamables Al principio se temió que algún vagón transportara material inflamable: dos los llevaron otras veces