Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 24- -11- -2007 Evo Morales, presidente de Bolivia Los choques en Sucre agudizan la tensión política y social boliviana 31 Don Juan Carlos pide al presidente sirio que su país acuda a Anápolis Arabia Saudí anuncia que irá a la cumbre tras el consenso árabe logrado en El Cairo ABC PAULA ROSAS MADRID EL CAIRO. El Rey de España llamó ayer al presidente sirio, Bashar El Assad, para animarle a que envíe una representación a la conferencia internacional sobre Oriente Próximo convocada por Estados Unidos para el martes próximo en Anápolis, según informaron a fuentes diplomáticas. La conversación entre los dos jefes de Estado se enmarca en las gestiones llevadas a cabo por España, y en particular por su ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, para garantizar una eventual presencia siria en esa conferencia, precisaron las fuentes. La conferencia de paz de Anápolis recibió ayer otra burbuja de oxígeno tras el acuerdo de los ministros de Exteriores árabes para acudir a la cita que pretende resucitar las negociaciones de paz entre palestinos e israelíes. Arabia Saudí mantuvo en suspense a los organizadores de la cumbre hasta el último momento, aunque finalmente viajará a Estados Unidos, mientras que Siria, otra de las piezas clave en la reunión, aún no ha confirmado su asistencia. Ninguno de los dos países tiene relaciones diplomáticas con Israel. Damasco ha condicionado el viaje a que la agenda de la reunión incluya negociaciones sobre los Altos del Golán, que Israel arrebató a Siria en 1967. No hemos tomado aún la decisión de participar (y no lo haremos) hasta que recibamos la agenda de la conferencia señaló a los periodistas el ministro sirio de Exteriores, Walid al Mualem, al término de la reunión que la Liga Árabe ha mantenido durante dos días en El Cairo para preparar la estrategia de cara a Anápolis. Si bien en Washington respiraban aliviados al conocer que uno de sus principales aliados en la región, Arabia Saudí, se sentará a la mesa con palesti- Musa, Abbás y el ministro saudí Saud Al Faisal, ayer en la reunión de la Liga Árabe en El Cairo nos e israelíes, la sensación que se desprendía en el seno de la Liga Árabe era bien distinta. No voy a esconder ningún secreto sobre la postura saudí. Hemos sido reacios hasta hoy declaró en una multitudinaria rueda de prensa el príncipe Faisal, ministro de Exteriores del reino wahabí. El jefe de la diplomacia saudí reconoció que se han decidido a asistir por el consenso que se ha percibido en la reunión de la Liga Árabe. El reino caminará junto a sus hermanos en la misma línea sentenció Faisal, quien advirtió, no obstante, que esperan ver progresos sustanciosos en la cumbre, y que no piensan participar en el show teatral de dejarse fotografiar dando la mano a los diplomáticos israelíes. Los países árabes han pedido, desde que la cumbre fuera anunciada por el presidente Bush el pasado mes de julio, que la agenda de la reunión sea concreta, e incluya los tres puntos fundamentales: Jerusalén este, fronteras y refugiados. Además, según señalaron tras AP la reunión de ayer, esperan que las negociaciones sean globales, y que incluyan no sólo las disputas entre Israel y Palestina, sino también las que Tel Aviv mantiene con Siria y Líbano. Israel, sin embargo, prefiere un compromiso más general. Expectativas árabes Juan Pedro Quiñonero LA DAGA Y LA BOMBA os colosales arsenales de la primera potencia mundial, las argucias bizantinas de la vieja Europa, no pueden gran cosa contra instrumentos de acción política tan antiguos y eficaces como el asesinato al arma blanca, el mesianismo religioso, la determinación de sectas que en el siglo XII se llamaban Asesinos y hoy se llaman Partido de Dios. L La secta islamista de los Asesinos utilizó el crimen como recurso de presión política, entre los siglos XI y XII, en los territorios que hoy llamamos Líbano e Israel. El Irán revolucionario del ayatolá Jomeini creó en 1979, en Teherán, e implantó en el Líbano, en 1982, una secta revolucionaria, Hizbolá, Partido de Dios, que utiliza indistintamente el asesinato, el secuestro, la bomba, incluso la acción humanitaria, como instrumentos de guerra revolucionaria. No es un secreto que Siria ha utilizado criminales pagados por sus servicios de seguridad para asesinar a personalidades políticas de quienes podía temerse que aportasen alguna brizna de estabilidad al Estado libanés. Y está bien documentada la financiación y pertrechos militares iraníes utilizados por Hizbolá. En un país del tamaño de la región de Murcia, donde viven poco menos de cuatro millones de habitantes, divididos por dos religiones e incontables sectas, el cetro religioso, la bomba o la daga, al servicio de Damasco o Teherán, tienen una eficacia temible. Teherán y Damasco utilizan sus ensangrentados peones locales para mover ficha en el tablero de todo Oriente Medio, recordando al Gran Satán norteamericano, y a sus pequeños satanes subordinados (los sufridos ministros de sucesivas troikas europeas) la eficacia temible de los asesinos a sueldo. Los lectores del coronel Lawrence recordarán algunas memorables páginas de Los siete pilares de la sabiduría la obra maestra sobre la guerra revolucionaria en Oriente Medio, tan actual.