Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 RELIGIÓN SÁBADO 24 s 11 s 2007 ABC Los cardenales reclaman humildad para la unidad El Papa subraya que el ecumenismo no es una opción sino una obligación sagrada JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. El encuentro de los cardenales de todo el mundo con Benedicto XVI para estudiar la vuelta a la unidad de los cristianos terminó ayer con una invitación a la humildad, que incluye el arrepentimiento por las culpas del pasado y la promesa de usar modos de hablar que no hieran la sensibilidad de los demás cristianos Hubo tambien intervenciones sobre los problemas de la familia, pero todo en un clima de esperanza, acorde con el espíritu de la segunda encíclica del Papa. En sus palabras de saludo, el Santo Padre recordó a los 143 cardenales que el ecumenismo no es una opción, sino una obligación sagrada. Es el mandato de Nuestro Señor Les acompañaban ya los 23 eclesiásticos que hoy recibirán la birreta cardenalicia, entre los que figuran tres españoles: los arzobispos de Valencia, Agustín García- Gasco, y de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, además del jesuita turolense Urbano Navarrete, antiguo rector de la Pontificia Universidad Gregoriana, que tiene ya mas de 80 años y, por lo tanto, no participaría en el Cónclave. Siguiendo su costumbre de debatir los grandes temas con todos los cardenales, Benedicto XVI se dedicó ayer sobre todo a escuchar una treintena de intervenciones, que decantaron varias líneas maestras como la de continuar con la purificación de la memoria -un término acuñado por Juan Pablo II para pedir perdón por los errores del pasado en el Gran Jubileo del Año 2000- -y la de usar modos de hablar que no hieran la sensibilidad de los demás cristianos En su discurso de apertura, el cardenal Walter Kasper invitó a los participantes a tomar conciencia del problema de los pentecostales, que son 400 millones de personas y abordarlo desde una autocrítica pastoral pues no deberíamos empezar examinando los defectos de los pentecostales sino cuáles son las carencias de nuestra propia pastoral El cardenal Kasper- -compatriota del Papa y muy cercano a su pensamiento- -propuso dejar de estudiar el crecimiento de las sectas como un problema externo y pasar a examinarlo como un inconveniente motivado por la falta de entusiasmo o de fidelidad al Evangelio en la vida cotidiana de los católicos en América Latina. Con 1.100 millones de fieles, los católicos continúan siendo el grupo más numeroso entre los 2.000 millones de cristianos. Pero en segundo lugar vienen los 400 millones de pentecostales, muy por delante de los 250 millones de ortodoxos o los 77 millones de anglicanos. Varios cardenales invitaron a los católicos a colaborar habitualmente con las demás Iglesias cristianas en los te- Las sectas en América Varios cardenales apostaron por colaborar con las demás iglesias cristianas en temas sociales De la Vega, Montilla, Camps y Barberá encabezan la delegación española en el Consistorio 143 cardenales participaron en la reunión con Benedicto XVI mas sociales y caritativos, además de en la defensa de los valores morales, sobre todo en el caso de sociedades ricas que han experimentado una rapidísima transformación. Las relaciones con los ortodoxos van por buen camino, sobre todo desde que el pasado mes de octubre se logró en Rávena un importante acuerdo teológico sobre el primado del Papa y de la sede de Roma. En cambio, el acercamiento a los anglicanos está bloqueado debido a la fuerte división interna en esa Iglesia por la ordenación sacerdotal de muje- ESPAÑA, TERCER PAÍS EN NÚMERO DE PURPURADOS Con diez cardenales, nuestro país se sitúa a la cabeza en el Colegio Cardenalicio. 205 españoles han alcanzado la máxima dignidad en la Iglesia POR J. BASTANTE MADRID. Cuando esta mañana Benedicto XVI imponga el birrete cardenalicio a los españoles Agustín García Gasco, Lluís Martínez Sistach y Urbano Navarrete nuestro país se convertirá en el tercero del mundo en número de purpurados, con un total de diez. De ellos, seis serían electores en un hipotético cónclave: Julián Herranz, ex presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos; Carlos Amigo, arzobispo de Sevilla; Antonio María Rouco, arzobispo de Madrid; y Antonio Cañizares, arzobispo de Toledo, junto a los neocardenales García Gasco (Valencia) y Martínez Sistach (Barcelona) El resto son eméritos (mayores de 80 años) el citado Navarrete, y Francisco Álvarez (emérito de Toledo) Ricard María Carles (Barcelona) y Eduardo Martínez Somalo (ex camarlengo) Se trata de la mayor representación de nuestro país en el colegio cardenalicio, sin contar con la época de los Borgia reveló el historiador valenciano Vicente Cárcel Ortí. En total, España ha dado a la Iglesia católica 205 cardenales a lo largo de su historia, desde que en 1206 (primera ocasión en la Entre las diócesis que históricamente han sido sede cardenalicia, destaca Toledo. La sede primada ha contado con 33 purpurados, seguida de la de Sevilla, con 26. Con el nombramiento de García Gasco, el número de cardenales de Valencia asciende a 13. El nombramiento de Gasco, de 76 años, ha sido recibido como un reconocimiento a su labor al frente de la Iglesia valenciana, en especial tras el éxito de la histórica visita de Benedicto XVI a la capital del Turia. Por su parte, la designación de Lluís Martínez Sistach tiene mucho que ver con el intento, por parte de Roma, de recuperar para la Iglesia catalana el peso perdido ante la Santa Sede. A sus 70 años, el arzobispo de Barcelona se perfila como uno de los líderes de presente del Episcopado español. Finalmente, Urbano Navarrete, ve a sus 87 años el reconocimiento a toda una vida dedicada al estudio del Derecho Canónico, la investigación y la docencia. Reconocimientos personales Lluís Martínez Sistach AP Agustín García Gasco EFE 205 cardenales y 3 Papas que se tiene constancia histórica) fuese investido con la púrpura Pelayo Calvano. Tres de ellos han alcanzado la sede de Pedro como Papas: San Dámaso, nacido en Roma en el año 305, e hijo de una familia hispana; Calixto III (Alonso de Borja) Pontífice entre 1455 y 1458; y Alejandro VI (Ro- drigo de Borja) sobrino de Calixto III y Santo Padre entre 1492 y 1503. Otros dos han sido considerados antipapas Pedro de Luna, conocido como el Papa Luna y que tomó por nombre Benedicto XIII; y Clemente VIII, nombre adoptado por el canónigo valenciano Gil Sánchez Muñoz.