Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA SÁBADO 24 s 11 s 2007 ABC Penas de hasta 43 años a nueve acusados por matar a un joven en Berga J. G. BARCELONA. La Audiencia de Barcelona impuso ayer penas de entre 25 y 43 años de cárcel a los nueve adultos acusados de la agresión multitudinaria de la fiestas de la Patum de Berga (Barcelona) de 2005, que se saldó con la muerte a puñaladas de Josep Maria Isanta, de 22 años, y con doce heridos. En su sentencia, la sección séptima de la Audiencia condena a siete de ellos como coautores del crimen y a otros dos como cooperadores necesarios por entender que la muerte de Isanta no se produjo en medio de una pelea confusa y tumultuaria, sino que fue producto de la acción concertada de los acusados contra una sola víctima mediante un mecanismo grupal Así, los jueces afirman que el grupo agredió a Isanta para que cayera al suelo y luego sus integrantes formaron dos círculos sobre el joven, de forma que, mientras unos procedían a golpearle y acuchillarle, otros dificultaban que fuera auxiliado por terceros, sin posibilidad de que se pudiera defender, lo que determina la condena de asesinato con alevosía, como pedían las acusaciones particulares, y no por homicidio, como solicitó la fiscalía. Cabe destacar que por estos mismos hechos ya fueron condenados el pasado año un total de seis menores de edad, que también integraban el grupo agresor a penas de entre 3 y 7 años de internamiento. Con todo, en su caso se les condenó en primera instancia por homicidio y no por asesinato, en una sentencia que fue ratificada por la sección cuarta de la Audiencia de Barcelona. Una niña de 11 años dio a luz tras ser violada por la pareja de su canguro La madre exige una pena implacable, a la espera de que se celebre el juicio en Orense ÉRIKA MONTAÑÉS ORENSE. Lleva desde febrero de 2006 en prisión provisional en el Centro Penitenciario de Pereiro de Aguiar (Orense) y cuando esta semana fue llamado a declarar en calidad de procesado por los presuntos delitos de agresión sexual y abusos sexuales a una menor, sólo se le ocurrió decir que la niña tenía once años y le había dado su consentimiento para mantener relaciones íntimas. Él es Julián Andrés L. H. un colombiano de 31 años con domicilio en Orense, pareja de la aupair que cuidaba a la menor presuntamente violada. En la otra cara de esta amarga realidad está Laura, que un año y nueve meses después de lo sucedido, no se ve capaz ni de mostrar su identidad y mucho menos de contener las lágrimas al rememorar que ella se iba a trabajar tranquila en su horario nocturno dejando a su pequeña a cargo de los cuidados de la pareja, que nunca le dio ningún síntoma de desconfianza. De la agresión, su hija, que entonces contaba diez años, quedó embarazada y dio a luz a mediados de 2006. Con once años, tuvo una niña. Hoy tiene doce, el bebé, uno. Y, aunque la edad exacta en este caso ya es lo de menos, Laura, la madre de la pequeña, sí quiere dejar claro que su hija fue violada con diez años, no once, como quiso escudarse Andrés en su declaración, como si eso fuese a mitigar su pena. Laura se obceca en que ni éste ni ningún otro cabo quede suelto en el juicio, cuya fecha de celebración aún no ha trascendido. Si recuerda lo sucedido, a Laura se le hace un nudo en el estómago, los mismos dolores punzantes que le pusieron sobreaviso de que algo le ocurría a su hija. Había engordado algunos kilos, recuerdan a ABC fuentes cercanas a la familia, pero su madre no sospechó nada. En el Complejo Hospitalario de Orense (CHOP) nadie quiere hablar sobre este caso, el mismo mutismo que contemplamos recientemente en el hospital comarcal de El Bierzo cuando se supo que una menor de once años también estaba ingresada y esperaba un bebé. Laura acudió con la niña al servicio de Urgencias del CHOP, donde en principio se diagnosticó que los dolores podían deberse a una gastroenteritis. Pocos días después, ante la persistencia del mal estado y que- -según las mismas fuentese- -comenzara a expulsar leche por las mamas, una revisión en Ginecología le confirmó que iba a ser abuela. En realidad, no es abuela, sino madre otra vez, porque Laura reconoció ayer a Ep que su hija trata a su nieta como una hermanita más. Mi hija le dice: ve para que mamá te cambie, o te dé el biberón... Preguntada por los posibles efectos traumáticos de su pequeña, Laura especifica que el tratamiento psicológico ha dado, en buena medida, resultado. Más displicente se torna su tono de voz cuando se menta a Andrés. Para Laura, no hay lugar a las dudas acerca de su culpabilidad desde que casi obligó a su propia hija a confesarle la atrocidad. No quería decírmelo, porque la había amenazado con matarla admitió llorosa Laura, que exhortó a su hija hasta que ésta susurró: Fue Andrés Quería que la tierra me tragara declaró. Sólo queda un deseo, que expresa entre la rabia y la esperanza por una Justicia implacable: Que pague y que no le den beneficios por su conducta; que al salir, puede volver a hacerlo con otra niña Reclama que el peso de la ley tampoco se olvide de ella, la canguro que debía proteger a su niña y no lo hizo, la que tiene una hija del agresor y otra que ha convivido con su padrastro, que pueden no estar libres de pasar por lo que ha pasado su pequeña. EFE La ola de pateras que no cesa Una patera con 65 inmigrantes fue rescatada ayer cuando alcanzaba la costa sur de Gran Canaria, a la altura de Arguineguín. Entre ellos viajaban cinco menores de edad, que serán trasladados a un centro de acogida de la comunidad. Los inmigrantes tuvieron que ser atentidos por efectivos sanitarios (en la imagen) Juicio y condena ejemplar Detenidos en Sevilla dos escolares por obligar a una menor a realizar una felación y grabarlo en el móvil M. C. SEVILLA. Dos alumnos de un instituto de secundaria de Sevilla han sido detenidos como presuntos autores de un delito de agresión sexual y contra la intimidad. Los detenidos, puestos en libertad con cargos, obligaron supuestamente a una compañera de clase a realizar una felación a uno de ellos mientras el otro lo grababa en un móvil, grabación que posteriormente distribuyeron por SMS entre el resto de la clase. Los hechos tuvieron lugar el pasado mes de julio, aunque los profesores del IES Miguel Servet sólo pudieron detectar los rumores sobre la existencia de la grabación hace unas semanas. Los responsables del centro se pusieron en contacto con los padres de la menor supuestamenTe agredida, la cual reconoció los hechos y detalló cómo había sido forzada a realizar esta práctica sexual fuera de las instalaciones del centro. Los padres de la menor pusieron los hechos en conocimiento de la Policía, la cual abrió una investigación en el colegio. Una vez que se constató la existencia de esa grabación y teniendo la declaración de lo ocurrido por la propia víctima, la Policía centró las investigaciones en la identificación de los presuntos autores, quienes fueron citados en dependencias policiales, acompañados de sus padres y en presencia de sus abogados. En ese momento, los agentes los detuvieron, informándoles de su responsabilidad como presuntos autores de un delito de agresión sexual y contra la intimidad. Los implicados, que carecían de antecedentes, entregaron voluntariamente el teléfono móvil con el que grabaron las imágenes y, tras prestar declaración, fueron puestos en libertad con cargos. La Asociación de Padres de Alumnos (AMPA) del instituto se reunirá el lunes con la dirección del centro.