Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA SÁBADO 24 s 11 s 2007 ABC Zarzalejos, junto a Soledad Gallego, de El País Victoria Prego, de El Mundo Iñaki Gabilondo, de Cuatro; Luis del Olmo, de Punto Radio, y María Antonia Iglesias JULIÁN DE DOMINGO Cuerpo a cuerpo en el Cervantes La presentación del nuevo libro de María Antonia Iglesias reunió ayer en Madrid a periodistas y políticos de todas las tendencias en un acto atípico y heterogéneo, en el que los asistentes refrendaron con sus aplausos el tono edificante de las intervenciones POR BLANCA TORQUEMADA MADRID. Una ovación a ABC del público congregado en la sede del Instituto Cervantes rubricó ayer el acto de presentación del libro de María Antonia Iglesias Cuerpo a Cuerpo cuando la autora se refirió al director de nuestro periódico, José Antonio Zarzalejos, como un referente del periodismo bien hecho de la derecha ilustrada y civilizada que, añadió, en tiempos de paranoia periodística, de periodismo de trinchera y amarillo, representa una forma de pensar y de estar digna y coherente Fue una convocatoria atípica, ahora que una discordia inducida va desguazando el patrimonio de convivencia de la Transición. Por eso quienes tomaron anoche la palabra reivindicaron no ya sólo la coexistencia pacífica (ya sea en la política, en el periodismo o en cualquier otro ámbito social o cultural) sino el ejercicio democrático del reconocimiento del otro del que piensa diferente. Así se comprobó tanto en la pluralidad ideológica de los asistentes (Eduardo Zaplana y José Blanco llegaron juntos y, por una vez, casi revueltos como en las intervenciones de los oradores, a la hora de glosar la nueva obra de la periodista, una recopilación de cien entrevistas realizadas a lo largo de dos décadas y editada por Aguilar. No faltaron a la cita Manuel Fraga (uno de los entrevistados predilectos de María Antonia Iglesias) ni el portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, o la secretaria de Política Autonómica del PP, Soraya Sáenz de Santamaría. La presentación corrió a cargo de Iñaki Gabilondo, Luis del Olmo, Victoria Prego, Sol Gallego Díaz y del director de ABC, José Antonio Zarzalejos, quien, tras destacar que María Antonia Iglesias aunque se deja conocer mal en público, sabe cultivar la amistad más allá de discrepancias ideológicas se refirió a este compendio de entrevistas como un friso de buen periodismo que, en su opinión, hizo posible un acto como el celebrado ayer extraño, por plural y heterogéneo, en la España banderiza y hosca de estos tiempos Gracias- -añadió- -a los que entrevistaste por lo que dijeron y a ti por lo que les preguntaste También valoró la labor de una periodista que no es moneda de euro que a todos gusta y que levanta filias y fobias. Una señora periodista a la que a veces comprendo y que en muchas ocasiones me resulta ininteligible, pero que jamás me produce indiferencia y siempre afecto, aun desde radicales discrepancias Iñaki Gabilondo definió a Iglesias, como la mujer a la que no se le puede decir que no en tanto que Luis del Olmo recordó sus etapas de agrio enfrentamiento con la autora del libro, que desembocaron después en una cordial relación. De ella dijo el director de Protagonistas que tiene el mérito y el valor de estar siempre donde silban las balas Igualmente, Victoria Prego elogió la laboriosidad de las entrevistas de María Antonia, en las que pueden ser tan interesantes las preguntas como las respuestas y Sol Gallego Díez recordó cómo la tenaz autora no admite sugerencias ni permite que le corten los textos. Y tiene razón. Hace lo que tiene que hacer para defender su trabajo Los asistentes ovacionaron a ABC cuando Iglesias aludió a este diario como referente del periodismo bien hecho Zarzalejos denuncia el ambiente inquisitorial y sectario que ahoga el periodismo B. T. MADRID. José Antonio Zarzalejos quiso también sacar a la palestra anoche en la sede del Cervantes su denuncia del ambiente inquisitorial y sectario que ahoga a la profesión periodística, manipulada como nunca, enfrentada de manera cainita, hecha jirones por el sectarismo y habitada de extraños seres que se dicen de nuestra profesión que hacen y profieren y escriben cosas que nada tienen que ver con nuestra deontología, con nuestra misión social, con nuestro papel en una sociedad democrática y con la propia dignidad de un oficio que, en un régimen de libertades y de opinión pública, requiere de un ejercicio particularmente responsable Nuestra profesión- -dijo el director de ABC- -encuentra su pleno y definitivo sentido en la consideración de la alteridad, en la existencia, entidad y respeto del otro y al otro. Es la nuestra una profesión que, si no se desarrolla en la empatía permanente, deviene en un ejercicio de vanidoso e insufrible narcisismo exhibicionista y, a la postre, en una pérdida de sentido de la realidad Por ello, se rebeló contra los vituperios y difamaciones que se amparan en un perverso derecho al insulto como expresión tumefacta de la libertad de expresión; nos abochorna el intrusismo de los oportunistas que, travestidos de periodistas, enlodan nuestra profesión con infectos productos falsamente informativos o editoriales; nos causa desolación que desde la impunidad de la red o con manifiesto desafío al civismo se esgrima el rumor como parte de un juego sucio que otros financian e impulsan, haciéndolo pasar por sedicente noticia que prende en la credulidad de muchas y buenas gentes Zarzalejos, tras sentenciar que lo que ocurre de bueno y de malo en los medios de comunicación es asunto de editores y de periodistas alentó la necesidad de encontrar un modo racional de concertarnos para reflexionar acerca de unas transformaciones patológicas que amenazan con diluir nuestros intangibles Por último, valoró el trabajo periodístico de María Antonia Iglesias y le agradeció el habernos reunido hoy aquí a todos nosotros