Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Polémica por el libro de la mujer de Gómez Bermúdez SÁBADO 24 s 11 s 2007 ABC Edurne Uriarte El marido de la periodista La carta que el juez Guevara, miembro del Tribunal del 11- M, envió al magistrado Gómez Bermúdez (con copia al presidente de la Audiencia) expresando su malestar por el contenido del libro de Elisa Beni abre la veda a un rosario de quejas de otros aludidos POR NATI VILLANUEVA MADRID. Una cosa es el juez y otra el marido de la periodista Esta frase, pronunciada por uno de los agraviados por el libro de Elisa Beni- -jefa de prensa del TSJ de Madrid y mujer del presidente del Tribunal del 11- M, Javier Gómez Bermúdez- -resume el malestar que ha causado La soledad del juzgador entre los propios compañeros del juez y quienes comparten el mismo edificio de la Audiencia Nacional. Jueces, fiscales y abogados a los que Beni cita en su libro coincidieron ayer en criticar que los diversos capítulos revelan conversaciones privadas mantenidas con el presidente de la Sala de lo Penal en la más absoluta intimidad y con la certeza que se estaba hablando de tú a tú con un juez, con un compañero o con un amigo, según los casos. Desde todos esos puntos de vista se ha sentido traicionado Alfonso Guevara, el juez que compartió cinco meses de sesiones interminables en la Casa de Campo con Gómez Bermúdez y con Fernando García Nicolás, el tercer magistrado del Tribunal, quien ayer se limitó a asegurar que respeta las sentencias que todavía no son firmes La carta que Guevara envió ayer al presidente de la Audiencia Nacional, Carlos Dívar, y que no es otra cosa que una copia de la que remitió a Gómez Bermúdez con los motivos por los que rechazaba la invitación para asistir el lunes a la presentación del libro, ha abierto la veda de las críticas en la Audiencia Nacional y el debate sobre el hecho de que haya sido, no ya la mujer del presidente del Tribunal, sino una jefa de Prensa de la que se presume, ante todo, lealtad a la Administración de Justicia la que haya escrito un libro en el que desvela cuestiones que pueden llegar a rozar la revelación del secreto de las deliberaciones Guevara acusa a su amigo LAS VÍCTIMAS Y LA POLÍTICA l solo planteamiento de la pregunta sobre la politización de las víctimas me parece perverso. Denota, como poco, un profundo desconocimiento del terrorismo. Por supuesto que las víctimas están politizadas. Lo estaban antes de ser víctimas. Por eso pasaron precisamente a ser víctimas, porque representaban unas ideas políticas, un Estado, una comunidad política. La nación española, el Estado español, la comunidad de los ciudadanos españoles. La condición política es consustancial a las víctimas del terrorismo. Quienes la cuestionaban eran hasta ahora los nacionalistas. Por la sencilla razón de que ellos se sienten más cercanos a la condición política de los terroristas. Lo nuevo es que ahora también la cuestionan los socialistas. Porque decidieron pactar con la condición política de los terroristas. No quieren víctimas politizadas porque han renunciado a resistir defendiendo las razones políticas de esas víctimas. Las razones de muchos millones de españoles cuya única diferencia con las víctimas es que no cayeron bajo las garras de los terroristas. Francisco Laporta escribía ayer en El País el que es seguramente el artículo más radical jamás escrito en contra de la voz e influencia de las víctimas en la política y la estrategia antiterrorista. Por su parcialidad, alega Laporta, la que lleva a que todo lo que no sea pasión vengativa y represión policial parezcan políticas entreguistas. Si siguiéramos las sugerencias del profesor Laporta tendríamos que abominar de toda la movilización política y ética protagonizada por los judíos desde que fueran víctimas de los crímenes nazis. Por su parcialidad. Por su incapacidad para valorar objetivamente el nazismo. Por su tendencia a la pasión vengativa. Y lo mismo debería aplicarse a cualquier comunidad política, étnica o religiosa objeto de persecución por su pertenencia a esa comunidad. Que renuncien a denunciar el genocidio y la persecución, a reivindicar la libertad, la democracia, la justicia. Por parciales. Hace algunos años, las víctimas eran completamente ignoradas. Por los largos efectos del antifranquismo. Llegan ahora los efectos del socialismo Z. E El juez Javier Gómez Bermudez y su mujer, Elisa Beni, ayer en Elche EFE LOS AFECTADOS Alfonso Guevara Miembro del Tribunal del 11- M Hay deslealtad porque se han comentado cosas en la confianza de que no se estaban tomando notas para escribir un libro Fernando García Nicolás Miembro del Tribunal del 11- M Lealtad a la Justicia No sé si iré a la presentación; respeto las sentencias que todavía no son firmes Baltasar Garzón Juez de la Audiencia Nacional Tengo cosas más importantes que hacer que ocuparme de este tema, que me parece un golpe bajo a las víctimas Javier Zaragoza Fiscal- jefe de la Aud. Nacional Me parece una frivolidad contar cosas que pueden dejar en muy mal lugar a algunos Gómez Bermúdez de desleltad personal y profesional por el contenido lacerante de la publicación de su esposa, de la que el juez se desvincula, al igual que lo hace de todas las demás actividades de Beni. Preguntado por ABC, se limitó a responder que no iba a hacer comentar nada al respecto. No es Guevara el único de los agraviados que critican no ya sólo los comentarios del libro hacia compañeros de carrera del juez, sino el contenido de las propias conversaciones que en la publicación se citan y que, según comentan, no se ajustan a la realidad de lo sucedido, ni en fondo ni en forma Fuentes próximas al instructor Juan del Olmo, al que en cierto modo se culpa de alentar las teorías de la conspiración al prolongar durante tanto tiempo el secreto de sumario, señalan que el magistrado no se ha sorprendido por el contenido del libro, que en sus círculos próximos ha llegado a calificar de indecente Estas mismas fuentes afirman que las críticas a Del Olmo hacen un flaco favor a Gómez Bermúdez, pues su sentencia se ha basado en la instrucción llevada a cabo por su compañero. Lo mismo sucede con las críticas a la instrucción de Baltasar Garzón en la operación Dátil que pese a desinflarse las acusaciones, sirvió al Tribunal que también presidió Gómez Bermúdez, para condenar a los miembros de la célula liderada por Abu Dahdah En declaraciones a este periódico, Garzón señaló: Tengo cosas más importantes que hacer que ocuparme de este tema, que me parece un golpe bajo a las víctimas Coincidió con esta opinión otro de los aludidos en el libro, el fiscal- jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, quien desde el aeropuerto de México tildó de frivolidad los comentarios vertidos en el libro. Ni es el momento ni es el lugar. Además hay víctimas que se pueden sentir afectadas dijo. Desde el entorno deOlga Sánchez se asegura que la fiscal está indignada con esta publicación. Precisamente, desde la asociación de víctimas de Pilar Manjón, 11- M Afectados de Terrorismo, el abogado Antonio Segura aseguró que están valorando la posibilidad de emprender alguna medida al respecto. Una de las cuestiones que ha molestado más en esta asociación es la revelación del contenido de los mensajes que varios niños (hijos de fallecidos en los atentados) hicieron llegar al presidente en una caja con el rótulo Nuestros secretos más íntimos Un libro que destapa los secretos más íntimos de los niños se define por sí solo apuntó Segura. Por su parte, desde la asociación judicial a la que pertenece Gómez Bermúdez, la APM, se reconocía ayer que la publicación de Elisa Beni no es lo mejor para la Justicia.