Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 23 de Noviembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.581. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. El guardián de las palabras Saad Eskander es el guardián de la memoria de la Bibloteca Nacional de Irak, devastada hace cinco años por las llamas de la violencia, y que ahora intenta renacer de sus cenizas como un ave fénix de paz y entendimiento POR MANUEL DE LA FUENTE FOTO: DANIEL G. LÓPEZ las 11 de la mañana recibí noticias demoledoras. Me informaron de que habían asesinado a Ali Salih delante de su hermana menor. Ali era un joven brillante. Le había enviado a Florencia, Italia, para formarse como diseñador de páginas web. Ali era el símbolo de la modernización y del proceso de reforma de la Biblioteca Nacional y el Archivo Justo hace un año, Saad Eskander escribía estas desgarradoras palabras en su diario. Sobre los hombros de este hombre delgado, casi enjuto, sereno y sosegado (aunque tantas procesiones vayan por dentro) descansan siglos de historia y la responsabilidad (siempre terrible, pero más en tiempos de guerra) de cuidar y guardar legajos milenarios, las palabras de quienes dieron aliento a la civilización humana. Eskander es el Director de la Biblioteca y el Archivo nacionales de Irak, y participa en estos días en las IX Jornadas de Gestión de la Información que, organizadas por la Asociación Española de Documentación e Información se celebran en nuestra Biblioteca Nacional, a unos pasos del Prado, cuyas obras de arte protegieron un puñado de españoles en los tiempos oscuros y terribles de los bombardeos sobre Madrid. Eskander conoce esta historia, porque durante dos años estudió a fondo nuestra cultura contemporánea. Conoce esta historia y conoce otras muchas, la mayoría historias para no dormir, historias que le ponen a él y a sus colaboradores en el centro de la diana de todos los extremismos. Casi cinco años después de los saqueos que sufrió la Biblioteca, Saad Eskander asegura que ahora su país lo que necesita no son críticas, sino inver- EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno LOS ÁRBOLES e llama poderosamente la atención que ningún candidato a la presidencia del Gobierno haya hablado de un Plan Forestal. Advirtió el ecólogo Ramón Margalef que La acción del hombre es menor cuando se conserva una vegetación de estructura arbórea y Antonio Mingote publicó una viñeta en ABC el 12- 6- 1986 en la que salía un bosque en el que ya un árbol se lamentaba: Ningún partido se ocupa de nosotros para nada y otro árbol le respondía: Será porque los árboles no votamos Resulta profundamente llamativo que este desinterés general coincida con la preocupación por el cambio climático, que en vez de servir de motor para plantar bosques que actúen de sumideros de carbono, nos va a dar tierras aún más yermas y desérticas, cubiertas de paneles solares, y paisajes aún más destrozados, con bosques de aerogeneradores. Avanzamos hacia unos montes rasos, pues de las tres formas de reducción de las emisiones, que son: ahorrar energía, fomento de energías renovables y gestión de bosques; a la última, no le estamos haciendo el caso necesario. A veces pienso que los que vengan detrás desmontarán los aerogeneradores que instalamos alegremente en los más bellos acantilados, y arrancarán los cables de los huertos solares para dejar sitio a las raíces que agarren el suelo, mientras se hacen una pregunta: ¿por qué no plantaron árboles? Porque un árbol no sólo da madera, sino fauna y flora, y una atmósfera limpia, y un suelo que no se erosiona. Es el mejor negocio para el hombre y la Tierra a largo plazo. Hay que plantarlos con nuestras manos ya. Como el dicho que alcancé a escuchar el otro día: Manos que no dais, ¿qué esperáis? M A Saad Eskander, director de la Biblioteca Nacional de Irak, ayer en Madrid siones anque no olvida a los culpables de aquellas masacres contra la memoria babilónica y de todo el género humano: Los primeros responsables son los norteamericanos, porque en aquel momento ellos dirigían el país, y en ellos recaía la responsabilidad de protegerlo de estas acciones Eskander también cree que su propio Gobierno no invierte lo suficiente en la cultura, aunque está convencido de que en situaciones como la iraquí, la cultura y la palabra tienen un papel crucial para acabar con la guerra y para propiciar el entendimiento entre todos, al margen de lass creencias Eskander es el guardián entre el centeno de la violencia, el guardián de la esperanza, el guardián de los tesoros que un día habitaron en las callejuelas de Bagdad, Babilonia, Nínive. Lo que de verdad merece la pena, por lo que nos jugamos la vida, no es únicamente defender la cultura árabe o iraquí sino la cultura humana, la cultura universal A veces, los héroes se visten de bibliotecario.