Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos VIERNES 23- -11- -2007 ABC La última función de Fernán- Gómez Innúmeras gentes del cine, la televisión, el teatro, la comedia, la tragedia, la lírica, la novela y la política despidieron ayer a Fernando Fernán- Gómez, cubierto por la bandera anarquista en el Teatro Español ANTONIO ASTORGA MADRID. Fernando FernánGómez, además de tierno y dulce, era recatadamente tímido. En cierta ocasión se le preguntó porqué un gigante como él, descomunal en cine, acorazado en televisión, gigante en literatura, desbordante en teatro, subyugante en ensayo... no frecuentaba más a menudo el escenario de un teatro, las tablas de la ley de Talía. Y el coloso de Rodas contestaba: ¡Pues porque hay público, y no me gusta que la gente me mire cuando trabajo Ayer la gente le miraba, le rezaba, le sonreía, le lloraba, le guiñaba ora el ojo izquierdo ora el derecho, le declamaba versos, le leía cartas de amor, le recitaba poemas, pero don Fernando no estaba trabajando. Era su última función. Don Fernando llegó a las 11 de la mañana al Teatro Español. Nosotros, sus devotos, en el reclinatorio. Cubría el féretro una enorme bandera anarquista de la CNT- -roja y negra- y sobre ella la Medalla de la Real Academia Española, que lleva incardinada la Corona y la bandera española. A Fernán- Gómez le esperaban sus cofrades de la amistad: Manuel Aleixandre, José Luis Borau, el doctor Santiago Martínez- Fornés, médico de don Fernando- -y uno de los pocos afortunados que ha compartido la intimidad del genio- quien llega a acompañado por su hija, Almudena, que observa cómo la medalla académica se ha caído al suelo, y la incorpora. Fernán- Gómez se despedía sobre las tablas en las que triunfó en los años setenta con Las bicicletas son para el verano Cuando actuaba F. F. -G. se ceñía exclusivamente a su personaje. ¿La vida es una quimera, una comedia? Rotundo, respondía el genio: En las películas, las obras de teatro o las novelas, los autores se esfuerzan en dar a la vida una congruencia, una lógica, que la vida real no tiene. Ya se sabe que la vida es un cuento de locos... Creo que soy un cómico, aunque por las evoluciones del lenguaje esa palabra ya no tenga el mismo significado que hace años. Parece que la sociedad no ha tratado muy bien a los actores, pero creo que casi ningún actor cambiaría su oficio por otro Ayer todos hubiéramos cambiado el oficio de tinieblas por don Fernando por volver a verle actuar, aunque a él no le gustara que le mirarámos, y le inquiriéramos. El colosal actor emprendía ayer el caminito de la mitología. La banda sonora de una vida suena en la hora de la muerte: los tangos que entusiasmaban a F. F. -G. y que tenía como hilo musical en su casa; Caminito Volver Mi Buenos Aires querido A uno y otro lado del ataúd, veladores, sillas, y sofás, como si fuera el saloncito de sus tiempos. Su mujer, Emma Cohen, imprescindible y esencial en la felicidad que Fernando ha gozado desde que la conoció, lo confirma: Pasad y sentaos. Esto es como un café Un café literario en la última función de un genio. Las coronas de flores invaden los palcos. El público abarrota el patio de butacas. Se declaman versos de los poetas que admirada Fernán- Gómez, y textos propios: los aplausos no tienen final. Junto a Emma Cohen, los dos hijos que Fernán- Gómez tuvo con su primera mujer, la dama de la canción María Dolores Pradera, y los más allegados a esta gran familia. Una enorme fotografía preside el escenario. Fernando Fernán- Gómez está tomando el vermú en una terraza de Roma. Lee el periódico, y de repente descubre que una paloma se El gigante, la paloma y Roma El féretro de Fernán- Gómez, cubierto por la bandera anarquista en el Teatro Español, desde donde hoy partirá al cem posa en el velador buscando el último cacahuete. F. F. -G. la mira con un gesto cómplice, es la cara de su alma tierna y tímida. Ese alma invocaron durante todo el día de ayer centenares de amigos y admiradores, que desfilaron hasta la medianoche. Subían, le dedicaban un beso, la señal de la cruz, un te quiero, un hasta luego, camarada entre cantos de vida y de esperanza bajaban cabizbajos, rotos, destrozados por el amigo que se va. Las Coronas no cesan- -como el rayo de Miguel Hernández- de la Real Academia Española (RAE) Víctor García de la Concha recordó cómo Fernán- Gómez le envió una carta rogándole que dispusieran de su plaza académica porque él Zapatero visitó la capilla y anuncia una condecoración para hoy a título póstumo El Consejo de Ministros de hoy otorgará una condecoración a título póstumo a Fernando Fernán- Gómez, según anunció el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien hizo este anuncio tras visitar los restos mortales del director, actor y escritor en el Teatro Español. Zapatero llegó a las puertas al filo de las siete y media de la tarde, y permaneció durante casi una hora en el interior junto a la familia de Fernán- Gómez. Es un personaje excepcional de la cultura española que dejará una huella imborrable, de lo mejor que hemos sido capaces de hacer. Querido y admirado por todos, es justo que le rindamos un homenaje, que le sintamos cerca. Fue uno de los personajes más queridos del mundo de la cultura, que tanto aporta para la convivencia de nuestro país dijo el presidente a la salida del Español. Rodríguez Zapatero consoló a la viuda del actor, Emma Cohen, con quien conversó en uno de los veladores instalados alrededor del féreto de Fernán- Gómez. Abandonó el escenario entre los aplausos de las personas que se encontraban en el interior, a los que se sumaron los de las decenas que aguardaban en la puerta, algunos de los cuales gritaron: ¡Viva Zapatero! La medalla académica Banderas: Adiós, compañero