Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 AGENDA Necrológicas VIERNES 23 s 11 s 2007 ABC Begoña Urquijo Eulate s Marquesa de Albayda Hermosa discreción Sus padres, José María Urquijo y Landecho y Concha Eulate de la Mata le transmitieron a su única hija un acendrado sentido de la estética que le acompañó siempre y al que Begoña añadió bondad, generosidad y el deseo de pasar de puntillas por la vida ÍÑIGO MÉNDEZ DE VIGO Begoña Urquijo Eulate nació en Bilbao el 1 de septiembre de 1930, en el seno de una familia cuyos antepasados habían impulsado la industrialización y el despegue económico del País Vasco. Una de esas familias que jamás necesitaron de árboles genealógicos ni ADN para sentirse, al mismo tiempo, vascos y españoles. Sus padres, José María Urquijo y Landecho y Concha Eulate de la Mata le transmitieron a su única hija un acendrado sentido de la estética que le acompañó siempre y al que Begoña añadió bondad, generosidad y el deseo de pasar de puntillas por la vida. Se volcó en su familia, en su marido Ramón Pérez de Herrasti y Narváez, marqués de Albayda, en sus seis hijos, Iñigo, María, Álvaro, Inés, Estanis y Natalia y en su nieta Inés a quienes quería por encima de todas las cosas. ¡Con qué alegría celebró, junto a ellos y sus amigos, sus bodas de oro matrimoniales hace apenas un año! El otro pilar de su vida fue su profunda fe religiosa. Como recordó el oficiante de su funeral, Begoña era de comunión diaria. Y en ese diálogo cotidiano con Dios encontraba el aliento necesario para superar los obstáculos de la vida. Quizá unos versos que pertenecen a un soneto anónimo del siglo XVI y que dicen No me tienes que dar porque te quiera pues aunque lo que espero no esperara lo mismo que te quiero te quisiera expliquen su íntima relación con el Altísimo. Durante la transición política quiso aportar su granito de arena a la convivencia entre los españoles. Por lealtad hacia Manuel Fraga, a quien ad- Begoña Urquijo Eulate, en una imagen de juventud miraba, accedió a ser tesorera y vicepresidenta nacional de Alianza Popular durante la década de los ochenta. Porque Begoña Urquijo fue una política atípica: siempre rehuyó cualquier protagonismo y nunca quiso ocupar cargo representativo alguno. Y, por si fuera poco, jamás le oí criticar a nadie, algo muy excepcional en ese negociado. Totora Fernández- España- -otra gran señora de la política- -me recriminó en cierta ocasión aquella falta de protagonismo: los partidos políticos están dominados por hombres y si las mujeres no nos plantamos, lo estarán per secula seculorum No creo que tengas nada que hacer con mi suegra le respondí a quien fuera Vicepresidenta del Congreso de los diputados. Y, sin embargo, en todas partes dejaba su impronta: a principio de los noventa coincidimos como vocales del Comité de conflictos y disciplina del PP, presidido entonces por Alberto Ruiz- Gallardón. Pues bien, Begoña se las ingenió para que durante nuestro mandato ningún revoltoso resultara expulsado del partido. ¡Y a fe que alguno había hecho méritos más que suficientes para ello! Cuando su hija María le explicó a nuestra hija de seis años que su abuela estaba en el Cielo, Inés le inquirió angustiada: Pero, ¿mi abuela está muerta? ¡No! -respondió mi mujer, -está viva, pero en el Cielo con el Niño Jesús Ahora el reto para quienes la conocimos y la quisimos estriba en hacer que Begoña continúe viva en esta tierra. En un hermoso poema que escribió a la muerte de un ser querido, Auden pedía Detened los relojes, descolgad el teléfono Desmantelad el sol y retirad la luna Talad los bosques y vaciad los océanos Pues ya nada podrá llegar a buen puerto Su familia no hará nada de esto. Al contrario, conscientes de que estará en todas partes, en secreto hablaremos mucho de ella, porque queremos mantener vivo su recuerdo. Porque estamos seguros de que si somos capaces de seguir su ejemplo seremos un poco mejores cada día. Su funeral, celebrado el 19 de noviembre fue sencillo, alegre, luminoso y esperanzado, a imagen y semejanza de ella. Cuando el coro entonó el Agur Jesusen ama sus muchos familiares y amigos sentimos que la fe- -su fe- -mitigaba nuestro dolor. Adiós, Begoña. Gracias de corazón. Julián Alienes Urosa (1909- 2007) Alienes Urosa fue un buen economista hispanocubano. Nacido en Carabanchel Bajo, se hizo intendente mercantil, y trabajó el mundo de la enseñanza de la Economía Política. Sus clases en la Escuela de Comercio de Madrid se basaban en Gide y su postura aceptablemente ecléctica. Pero tras la Guerra Civil, en la que participó en el bando republicano, se trasladó a Cuba, donde, evidentemente, se mostró como un economista fascinado por el modelo keynesiano derivado de la Teoría General Era uno más de los afectados por ese fenómeno señalado así por Samuelson: Todos los economistas jóvenes de comienzos de los años cuarenta quedamos inoculados por el keynesianismo, con la misma profusión que, con los virus de las enfermedades europeas, quedaron afectados los isleños de los mares del Sur en el siglo XVIII En La Habana pasó a dirigir el Departamento de Investigaciones Económicas del Banco Nacional de Cuba, en la etapa en que fue pre- sidido por Felipe Pazos, un buen economista, relacionado con la escuela de Raul Prebisch. Allí escribió ese libro de consulta obligada, Características fundamentales de la economía cubana (Editorial P. Fernández, 1951) Al llegar el castrismo al poder fue acusado de inspirar el proyecto económico keynesiano del gobierno fascistoide de Fulgencio Batista Por eso en 1959 vuelve a España, y trabaja en el Servicio de Estudios del Banco Urquijo, publicando artículos muy valiosos en Moneda y Crédito e imparte clases de Economía del Mundo Hispanoamericano en la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas. El profesor Manuel Martín ha destacado cómo, en esta etapa, fue un precursor de la aplicación del análisis shift- share a la realidad económica regional española. La Universidad de Granada le rindió un homenaje en 2001, en forma de un libro colectivo, La actual economía cubana a debate Ha desaparecido, en suma, un economista valioso. Felipe Quintero Ha fallecido en Venecia a los 51 años de edad el promotor artístico y empresario del Ballet Nacional de Cuba en España don Felipe Quintero Barrueta. Hombre lleno de vitalidad y entusiasmo trabajó muy pronto a las órdenes de Alicia Alonso en distintas secciones del Departamento de Promoción y Prensa del Ballet Nacional de Cuba, en La Habana, ciudad en la que había nacido en agosto de 1956. Tras su abandono de la isla, Felipe Quintero siguió colaborando con el Ballet Nacional de Cuba y con la ayuda del empresario español don José Solano, crearon Producciones Quintero y Solano dedicada a la promoción de artistas, siendo empresarios del Ballet Nacional de Cuba en sus recorridos por España y por diversos lugares de Europa. Cuando le sorprendió la muerte, a causa de un infarto de miocardio, Felipe Quintero estaba ultimando la gira del Ballet cubano por El Cairo y Alejandría para el próximo mes de abril. Su madre, Ana Rosa Barrueta; Michel Pérez Ramos y sus amigos de Madrid y Valencia reciben incontables testimonios de pesar. Sus restos fueron incinerados en Valencia donde una parte de ellos reposarán y el resto serán trasladados al cementerio de Colón en La Habana. Julio González Campos El profesor y magistrado del Tribunal Constitucional entre los años 1992 y 2001 Julio Diego González Campos, ha fallecido en Madrid a los 75 años. Doctor en Derecho y catedrático de Derecho Internacional de la Universidad de Oviedo, ocupaba actualmente la cátedra de Derecho Internacional Privado en la Universidad Autónoma de Madrid, en la que ejerció como rector entre 1982 y 1984. El ex magistrado del TC nació el 5 de abril de 1932 en Alcalá de Guadaira (Sevilla) estaba viudo y tenía dos hijos. Fue, además, juez ad hoc de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en el contencioso marítimo entre Nicaragua y Honduras en aguas caribeñas. Su experiencia en problemas jurídicos de la descolonización relacionados con situaciones territoriales se inició como repre- sentante de España en el dictamen consultivo sobre el Sáhara Occidental en 1975, interviniendo ante la CIJ. Asimismo, participó en dos grandes hitos del desarrollo progresivo y la codificación del Derecho internacional por haber sido delegado de España en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho de los Tratados (1968- 1969) en la Comisión Preparatoria de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (1971- 1973) y en la sesión de Caracas de la Conferencia (1974) Magistrado del Tribunal Constitucional, profesor de la Universidad de Oviedo, fue fundador de la denominada Escuela de Oviedo de Internacionalistas. Junto con Paz Andrés es el autor del mejor curso existente sobre Derecho Internacional. Albert Mussons Ha fallecido a los 55 años el secretario técnico del Colegio de Periodistas de Cataluña Albert Mussons, que ocupaba este cargo desde hace 19 años y ha dejado un recuerdo imborrable en la comunidad periodística catalana. Juan VELARDE FUERTES