Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID VIERNES 23 s 11 s 2007 ABC Esperanza Aguirre posó ayer con su actual equipo de consejeros en la Real Casa de Correos para celebrar los cuatro años de su llegada a Sol Un helicóptero y cuatro bebés Esperanza Aguirre celebró ayer el cuarto cumpleaños de su primer Gobierno regional. La victoria electoral y el 11- M fueron los mejores y peores recuerdos de la pasada legislatura. Pero de puertas para adentro, las anécdotas se repitieron casi a diario POR MIGUEL OLIVER FOTO FRANCISCO SECO MADRID. Esperanza Aguirre celebró ayer el cuarto aniversario de su primera victoria electoral en 2003. Lo hizo acompañada de sus quince consejeros. Alguno de ellos- -Ongil, López- Viejo, Fernández Mariño, Adrados y Fernández- Lasquetty- -no estaban entonces. Otros- -Zabía, Peral y Cospedal- -ya no están ahora. De puertas para afuera se habla de que la pasada fue una de las legislaturas más apasionantes que recuerdan sus protagonistas. El vicepresidente primero y portavoz regional, Ignacio González, la calificaba ayer de interesante e intensa Hay que tener en cuenta- -apuntó- -que nos tocó lidiar con una legislatura muy corta y con un programa muy ambicioso, que tuvimos que ejecutar en tres años y medio Fue la etapa posterior al caso Tamayo Un escándalo que marcó buena parte del ejercicio político, sobre todo en las filas del PSOE. El anterior secretario general del PSM, Rafael Simancas, estuvo marcado por este caso durante todo el primer gobierno de Aguirre. A Ignacio González no le costó echar la vista atrás y recordar lo mejor y lo peor de los primeros cuatro años de mandato aguirrista Ha habido muchos momentos buenos. Es lo que tiene ocupar un cargo de tanta responsabilidad. Te llevas enormes alegrías con bastante frecuencia, pero si tuviera que elegir una, sin duda, sería la noche de la victoria electoral. Fue el mejor reconocimiento al trabajo hecho Respecto al peor recuerdo, tampoco tiene dudas: el 11- M. Fue tremendo. El día más duro para todos. El desconcierto inicial fue haciendo mella en nosotros poco a poco, hasta que nos llegaron las terribles noticias de lo que iba ocurriendo en el resto de las estaciones... Salvaje También hay margen para el arrepentimiento. Probablemente hay muchas cosas que hemos hecho de las que nos arrepentimos, pero creo que el saldo general es muy positivo. Nuestro objetivo es mantener para el futuro la misma línea de actuación El mensaje que lanzó ayer Esperanza Aguirre a sus consejeros, antes de comenzar el Consejo de Gobierno, tampoco fue muy original respecto a sus últimas intervenciones: trabajo, trabajo y trabajo. La presidenta es muy perseverante y machacona- -comentan a ABC fuentes de Sol- -en sus mensajes. Lo de pico y pala se nos ha quedado grabado a fuego en nuestras cabezas Cualquiera le contradice. De puertas para adentro, los recuerdos, anécdotas y experiencias son de lo más variopintas. Por ejemplo, para la mayoría de los consejeros, la primera legislatura estuvo marcada por el accidente del helicóptero en Móstoles. A buen seguro- -comentan- -que ése será el principal recuerdo que se lleve la presidenta Las apuestas circulan desde entonces para ver cuándo y dónde volverá a subirse a uno. Porque si de algo no tienen dudas sus consejeros es de que Aguirre volverá a subirse a uno. ¿Y Rajoy? Ahí ya no pondría la mano en el fuego. Todos le vimos con la cara que salía de la nave y yo juraría que no volverá a acercarse a una nunca más Por cierto, que los supervivientes del accidente- -Rajoy, Aguirre, el alcalde de Móstoles y el cámara de Antena 3 TV- -se reúnen cada año para celebrar su buena suerte. La primera cena se organizó el año pasado en casa de Mariano Rajoy. Este año le toca prepararla a la presidenta. Los cuatro primeros años de Gobierno se representan también en los cuatro hijos que tuvieron tres consejeros regionales. Juan José Güemes (ex de Empleo y Mujer, y actualmente en Sanidad) tuvo a Andrea y Mariola. María Dolores de Cospedal (ex de Infraestructuras y Transportes, y ahora presidenta del PP de Castilla- La Mancha) dio a luz al pequeño Ricardo, mientras que Lucía Figar (ex de Inmigración y ahora en Educación) alumbró a Catalina y espera otra niña para dentro de dos meses. Pero dentro del Gobierno, el ejemplo que cunde es el de Güemes, el conciliador Así es como le conocen cariñosamente sus compañeros, después de haber sido el primero consejero en cogerse los tres meses de baja paternal con cada una de sus hijas. Por lo demás, los quince miembros del Ejecutivo de Aguirre también recuerdan los bailes de Manuel Lamela (ex de Sanidad y ahora en Infraestructuras y Transportes) en las cenas de Navidad que organiza la Comunidad con los periodistas. Tiene una cintura que cotiza en Wall Street bromeaba ayer alguno. Los comentarios jocosos no cesan entre ellos. Alguno comenta entre susurros que la presente legislatura se recordará en un futuro por la etapa en la que, por fin, Merry del Val (repite en Economía) dejó sus muletas. Todo sea por mantener el paso firme. El conciliador Anécdotas y recuerdos La presidenta, Rajoy y los supervivientes del accidente de Móstoles se reúnen cada año para celebrar su suerte Existen apuestas para ver cuándo se subirá Aguirre a otra nave; con Rajoy ya no lo tiene nadie tan claro