Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL VIERNES 23 s 11 s 2007 ABC Rafael L. Bardají EL ÉXITO DEL FRACASO i Condi Rice quería una buena oportunidad para pasar a la historia, más le hubiera valido no elegir el proceso de paz entre israelíes y palestinos. Como era previsible, la conferencia de Anápolis, su criatura personal, será una nueva frustración y no una solución. De hecho, su objetivo inicial, establecer un horizonte político y temporal para la creación del Estado palestino y la paz entre éste e Israel, se ha quedado simplemente en una nueva oportunidad para relanzar el diálogo entre las partes. Razones objetivas por las que Anápolis no podía ser un salto adelante hay muchas. Comenzando porque la Autoridad Nacional Palestina no es hoy más que una ficción. En un doble sentido. Primero, porque la franja de Gaza está en manos de los terroristas de Hamás (desde donde se sigue bombardeando a diario el suelo de Israel) segundo, porque el presidente palestino, Mahmud Abbás, sufre de una clara falta de legitimidad entre su pueblo y, si se mantiene en el poder, es gracias a que Israel así lo quiere y al dinero que llega de la Unión Europea. Abbás es un zombi y sin el apoyo directo de Tel Aviv, Cisjordania caería en manos de los extremistas. Por su parte, Olmert goza de una asombrosa estabilidad parlamentaria, pero su debilidad política es patente. Es muy probable que sea sincero cuando afirma que se entiende con Abbás y que está dispuesto a luchar por un acuerdo duradero. Pero, al mismo tiempo, sabe que si realiza concesiones sobre temas sensibles para los israelíes (como la partición de Jerusalén) se arriesga a que una fracción no desdeñable de su gobierno de coalición le abandone. Abbás, por su parte, no tiene menores límites. Es consciente también de su debilidad, pero necesita endurecer sus posturas negociadoras para ganar algo de credibilidad entre los suyos. En suma, lo que con todo su esfuerzo ha conseguido Condoleezza Rice al final ha sido un nuevo encuentro en el que las partes vuelvan a hablar del proceso, pero no de la sustancia. Y es que, mientras los palestinos no garanticen la seguridad de Israel, de poco se puede hablar. S Kouchner, d Alema y Moratinos, reunidos ayer con Saad Hariri, jefe de la mayoría parlamentaria libanesa AFP Nawaz Sharif prepara con los saudíes su próximo regreso a Pakistán ABC ISLAMABAD. El ex primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, exiliado en Arabia Saudí desde su infructuoso intento de retorno el pasado 10 de septiembre, tiene el visto bueno de las autoridades saudíes para abandonar el reino y regresar a su país antes de las elecciones del próximo 8 de enero, según aseguró ayer un portavoz gubernamental. Sharif es el líder de la oposición más popular en Pakistán, y su retorno antes de los comicios previstos a principios del año próximo supone una amenaza para el régimen. El político exiliado ocupaba el cargo de primer ministro cuando Musharraf se hizo con el poder mediante un golpe de estado en 1999. Sharif se reunirá hoy con el rey Abdulá de Arabia Saudí para hablar sobre su regreso, según informó a AP un portavoz de su partido. Chaudry Shujaat Hussain, presidente de la gubernamental Liga Musulmana de Pakistán- Q, confirmó la existencia de algún acuerdo con las autoridades saudíes para que vuelva Sharif. Imran Khan, dirigente de una formación minoritaria, instó ayer a la oposición a boicotear las elecciones. La balanza la inclinará la decisión que tome el Partido Popular de Pakistán de Benazir Bhutto. Por su parte, el Tribunal Supremo, tal y como estaba previsto, desestimó ayer el último recurso contra la validez de la reelección de Musharraf el pasado 6 de octubre, con lo que el general prolongará su mandato. El fracaso en la elección de presidente puede poner hoy al Líbano al borde del abismo Las conversaciones se mantuvieron hasta el último momento sin que nadie diera finalmente su brazo a torcer LAURA L. CARO ENVIADA ESPECIAL BEIRUT. Todo está en el aire en el Líbano, desde la elección de un presidente programada para hoy al filo del plazo constitucional, hasta el estallido de una confrontación política que podría desembocar en el escenario terrible de un Gobierno paralelo. O en un nuevo conflicto militar. Al cierre de esta edición, la frenética actividad diplomática desplegada fundamentalmente por el Gobierno galo, y ayer mismo también por los ministros de Exteriores de las tres naciones con más tropas desplegadas en el país del Cedro- -España, Italia y Francia- -para forzar un acuerdo in extremis capaz de evitar una crisis total, dejaba muy pocas esperanzas a un milagro de ultima hora. Acompañado de sus homólogos, Massimo D Alema y Bernard Kouchner, Moratinos se entrevistaba por la mañana con los personajes clave para desbloquear la elección del jefe del Estado, que ha puesto de nuevo al Líbano al borde de la fractura: el líder de la mayoría Parlamentaria, Saad Hariri, y el candidato de la oposición encabezada por Hizbulá, Michel Aoun. Los mismos con los que el presidente francés, Nicolas Sarkozy conversó durante el día para tratar de romper el punto muerto en que han entrado las negociaciones, y que por la tarde se reunieron consensuar un candidato. Mantienen sus contactos abiertos rezaba un lacónico comunicado al término de la cita. Con las ediciones electrónicas de los principales diarios libaneses dando por hecho la cancelación de la sesión parlamentaria, y las Fuerzas de Seguridad en la calle como en un estado de sitio, el general Aoun todavía se descolgaba al filo de la noche con una propuesta final. Una solución de salvación titulaba el jefe del cristiano Movimiento Patriótico Libre, que, -más bien deseoso de salvarse él mismo ante la opinión publica- -en un discurso televisado dijo renunciar a sus opciones a cambio del nombramiento de un presidente de consenso, ajeno a los bloques del Gobierno y la oposición, que ocuparía el cargo dos años. Su apuesta, Pierre Daccache, un diputado de 79 años, cercano a si mismo y a Hizbolá, pero que Aoun presentó como independiente, y que, segun este plan estaría acompañado de un nuevo Ejecutivo formado por un 55 por ciento de ministros designados por la actual mayoría parlamentaria y un 45 señalados por la oposición. No hubo respuesta. Sí mayores dosis de pesimismo con las declaraciones nocturnas en las que Kouchner, el más incansable mediador de esta crisis, reconocía lo dificil de la situación, e instaba a no albergar muchas esperanzas sobre una solución a tiempo. Todos los líderes han dicho que no quieren hacer pagar a los ciudadanos el fracaso de un acuerdo proclamaba ayer el ministro Moratinos, confiando en que si no hay pactos se buscará una solución para ganar tiempo y evitar la confrontación. Pero por encima de ello, el Líbano se acostaba ayer con la pesadilla de poder asistir hoy a la quiebra total y el nombramiento por parte de Emile Lahoud de un segundo Gobierno. Tan cercano al escenario del fin de la Guerra Civil cuando dos Administraciones batallaron en el país por hacerse con su control. Última propuesta A pesar de la frenética actividad diplomática nadie albergaba ayer esperanzas de una solución a la crisis ABC. es Más información y video sobre la mediación de España en abc. es internacional