Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 23 s 11 s 2007 INTERNACIONAL 33 Sarkozy gana la primera batalla de la reforma de los sistemas de pensiones Los sindicatos vuelven al trabajo y aceptan negociar en el marco propuesto por el Ejecutivo s El apoyo callado y masivo de la opinión pública juega un papel decisivo JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Nicolas Sarkozy ha ganado la primera batalla de la reforma de los sistemas de pensiones privilegiadas. Tras nueve días de huelga, asambleas y sindicatos de la SNCF (red nacional de ferrocarriles) y RATP (trenes de cercanías) hicieron ayer llamamientos de vuelta al trabajo aceptando negociar las condiciones impuestas por el gobierno. Los trabajadores de EDF y GDF, distribución de gas y electricidad, hace días que habían vuelto al trabajo. Sarkozy había anunciado una reforma básica: los trabajadores del transporte público que sólo cotizan 37,5 años deben aceptar el principio de la cotización durante 40 años, como el resto de los trabajadores franceses. La huelga fue convocada para defender el privilegio de los 37,5 años. El gobierno siempre afirmó que proponía negociar empresa por empresa las posibles compensaciones por el abandono definitivo del privilegio de menos años de cotización. rán negociar entre el 29 de noviembre y el 18 de diciembre. Por su parte, las negociaciones de la RATP se celebrarán entre finales de este mes y mediados de diciembre. La FGAAC, que representa al 30 de los conductores de trenes, afirma estar de acuerdo con el primer paquete de medidas de acompañamiento propuestas por la dirección de la SNCF, para pasar de 37,5 a 40 años de cotización. de empresa por empresa podría impedir las movilizaciones unitarias de los sindicatos privilegiados. Nadie ha ganado, todavía, la batalla final Pero, Sarkozy se ha beneficiado del apoyo callado pero masivo de la opinión pública. El presidente de la República anunció medidas voluntaristas de ayudas al poder adquisitivo de los funcionarios, con el fin de intentar desactivar el segundo frente de contestación. El primer ministro recuerda que no hubo caos ni crisis J. P. Q. François Fillon, primer ministro, se felicita de la actitud responsable de los sindicatos y de la paciencia admirable de los usuarios El jefe de gobierno saca conclusiones de la huelga recordando que no hubo caos ni crisis general ni tuvo una dimensión dramática y la vuelta al trabajo permite lanzar el diálogo desde las bases impuestas por el gobierno. Empresa por empresa De entrada, Nicolas Sarkozy ha conseguido imponer la negociación respetando el principio capital de su reforma. A continuación la negociación Someterse al Gobierno Los sindicatos han aceptado volver al trabajo sin haber conseguido su objetivo capital. Y han aceptado negociar en las condiciones impuestas por Sarkozy. La huelga había ido perdiendo fuerza día tras día desde el martes de la semana pasada. Ayer apenas estaban en huelga un 15 de los ferroviarios. Tras la decisión de volver al trabajo, el tráfico debiera normalizarse lentamente entre hoy y el fin de semana. Sarkozy ha ganado la primera batalla de una de sus reformas emblemáticas. Pero todavía quedan largas semanas de negociaciones paralelas. Los trabajadores de la SNCF, la dirección de la empresa y un representante del Estado, debe- Un grupo de estudiantes franceses se manifestó ayer en París en protesta por la reforma de Sarkozy REUTERS Los sindicatos de estudiantes radicales bloquean aún algunas universidades J. P. QUIÑONERO PARÍS. Entre 2.600 y 6.000 estudiantes en París, escasos miles en toda Francia, protestaron ayer contra el proyecto de reforma universitaria. En numerosas universidades la minoría radical bloquea las facultades, a pesar del voto mayoritario a favor del abandono de las huelgas y bloqueos. Entre la minoría hostil a la reforma y la mayoría silenciosa, la UNEF (sindicato mayoritario) propone una vía negociadora, de imprevisibles resultados. La crisis se prolonga desde hace varias semanas, sin resultados concluyentes. La minoría hostil a la reforma universitaria ha conseguido bloquear o perturbar una veintena de las 80 grandes universidades francesas. Pero no ha conseguido transformar su protesta en un movimiento de masas. Las manifestaciones de ayer La negociación ahora empresa por empresa debería alejar el peligro de una nueva crisis sindical global fueron espectacularmente débiles. En Rennes y otras universidades, rectores y profesores han denunciado la lógica totalitaria de la minoría radical. En algunos centros, las autoridades universitarias han exigido la intervención de la policía. Pero globalmente el gobierno ha decidido hasta hoy dejar que la contestación se exprese libremente a la espera de acontecimientos. Las coordinadoras universitarias han conseguido finalmente extender el movimiento a numerosos institutos y liceos, donde las mismas minorías han impuesto el bloqueo por la fuerza, ante la pasividad de profesores y autoridades de tutela. La crisis se prolonga indefinidamente.