Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 JUEVES DE ESCENA www. abc. es juevesdeescena JUEVES 22 s 11 s 2007 ABC Juan Mayorga s Dramaturgo, premio Nacional de Teatro Tarde o temprano, tenía que ocurrir. Juan Mayorga y el premio Nacional de Teatro estaban predestinados a encontrarse. Y eso ocurrió ayer, cuando el Ministerio de Cultura quiso premiar el trabajo como hombre total de teatro del autor madrileño J. B. MADRID. Juan Mayorga (Madrid, 1965) estaba recogiendo la maleta en la cinta del aeropuerto de Madrid, adonde volvía después del estreno en Bilbao de su Fedra cuando le llamaron del Ministerio para comunicarle la noticia: Te hemos concedido el premio Nacional de Teatro Conociéndole, no es difícil suponer que no hubo gesto alguno en su rostro impávido y casi impenetrable, que daría las gracias con su notoria educación y que seguiría hacia la salida, ya con la maleta en la mano, con una sonrisa tranquila e imperceptible en los labios. Alguna vez he pensado- -confesaba a ABC minutos después Juan Mayorga- -que me lo darían si trabajaba mucho. Pero quiero pensar que no me han dado el premio por lo que he hecho hasta ahora, sino que me están exigiendo que en el futuro me lo merezca Genio y figura. -Y eso me satisface especialmente. El jurado, donde hay personas a quienes admiro mucho, ha sido muy generoso conmigo, y me alegra que se me cite como hombre de teatro, porque yo soy un escritor, sí, pero que ha comprometido su escritura con el teatro y con los actores y directores que van a poner en pie mis obras. Yo escribo para provocar la imaginación de los directores que han de dar vida a los textos, y para los actores que han de recrear con sus cuerpos los personajes que yo he creado para que el público pueda contemplar esa ficción con la que poder examinar de alguna manera su vida. La escritura teatral española vive hoy en día un momento excelente Juan Mayorga, en una imagen tomdada el pasado año cia de su teatro en los escenarios internacionales. momento y, en el fondo, el hecho de que se haya otorgado este premio a un dramaturgo es reflejo de esta situación. Éste es un galardón del que participan todos mis colegas, es un gesto de confianza no sólo hacia mí sino hacia todos ellos. Galcerán, especialmente con El método Grönholm de Sergi Belbel, de Sanchis Sinisterra; el reconocimiento cada vez mayor a Lluïsa Cunillé, a Rodrigo García... Insisto en que hay grandes voces en la escritura teatral española; lo que necesitan es que se les otorgue mayor confianza, que se les permita a muchos dramaturgos tener su espacio. Yo he tenido mucha suerte, porque en este mundo se habla mucho de zancadillas, entre unos y otros; pero yo, por el contrario, siento que mucha gente me ha EFE -El jurado destaca su faceta de hombre total de teatro -Siempre se habla de los problemas que tienen los autores españoles. -La escritura teatral en España vive actualmente un buen -En ese sentido también he tenido la suerte de que confíen en mí. En París Jorge Lavelli ha dirigido Himmelweg que se va a representar en Oslo; en Buenos Aires ya se ha estrenado Cartas de amor a Stalin y en Francia se está preparando un montaje de Últimas palabras de Copito de Nieve -Sí, es cierto: El gordo y el flaco La tortuga de Darwin y La paz perpetua pero ahí están también los éxitos de Jordi -Pero su caso es bastante singular. Muy pocos estrenan tanto como usted. Esta temporada, sin ir más lejos, van a ponerse en pie en Madrid tres textos suyos. ayudado. Han tenido mucha paciencia conmigo, sobre todo los directores con los que he trabajado, y han estado más atentos a las posibles virtudes que estuvieran escondidas que a los defectos, mucho más visibles. -Usted nació teatralmente en El Astillero, que es una de las iniciativas más fecundas del panorama teatral español reciente. ¿Qué supuso para usted? -El Astillero nació como un lugar de encuentro de escritores que queríamos romper nuestra soledad y someternos a la crítica y al comentario de otros autores para así crecer artística e intelectualmente. Más adelante se convirtió en un espacio de agitación teatral, que creo que aportó una mirada nueva a nuestro teatro. En lo personal, y además de darme muy buenos amigos, me ha enseñado a escuchar la opinión de los otros; allí confió por primera vez en mí un director, Guillermo Heras, aprendí con el magisterio de Sanchis Sinisterra, y resultó muy provechoso el taller de Marco Antonio de la Parra. El malabarista Picaso Junior, premio Nacional de Circo El ministerio de Cultura decidió también ayer otorgar el premio Nacional de Circo al malabarista Francisco Tébar Honrrubia, Picaso Junior. El jurado destacó su proyección internacional a través de su trabajo en el Circo Roncali y su sentido innato del espectáculo, que consigue aunar la tradición clásica circense, de la que su propio padre es un exponente ejemplar, con una clara voluntad de aportar innova- -También se subraya la presen- ción al trabajo como malabarista En España- -dijo ayer el artista a Ep- -se empieza a reconocer el espectáculo del circo gracias a montajes como los del Circo del Sol se está entendiendo que el circo no es sólo para los niños Tebar (Madrid, 1969) se estrenó como malabarista en 1993; para ello, confiesa, tuvo que vencer su vergüenza. Prácticamente toda su carrera la ha desarrollado fuera de España, ya que entre 1996 y 2006 no actuó en nuestro país. La consagración le llegó cuando ganó la medalla de plata en el Festival de Montecarlo, el Oscar para los artistas de circo