Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 s 11 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 91 La poesía me ha enseñado a ser mejor persona Enrique Loewe s Creador y presidente de la Fundación Loewe Hoy es un día feliz para Enrique Loewe. Cualquier fecha que festeje un aniversario debe serlo. La celebración del XX aniversario del premio Internacional de Poesía Fundación Loewe es motivo de satisfacción para el hombre que lo ha consolidado TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. El hombre que hoy celebra el XX aniversario del premio Internacional de Poesía Fundación Loewe pertenece a una estirpe de empresarios que crearon la firma Loewe hace 160 años. Cuatro generaciones con ese apellido estuvieron al frente de la Casa hasta 1996, cuando pasó a formar parte del Grupo LVMH. La celebración alcanza a cuantos han intervenido en la forja del galardón, pero es justo concretarla en Enrique Loewe Lynch (Madrid, 1941) alma pater del proyecto. Su despacho no es el de un alto ejecutivo, ni siquiera el de un mecenas de altos vuelos. El único lujo: la medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, concedida a la Fundación que preside. Este cargo, de índole cultural, ha sustituido al que ocupó como presidente de la Compañía Loewe, hasta el citado 1996. Ahora es su presidente de honor, puesto con el que bromea- no lo diga aunque luego lo acepta- -asimilándolo al de reina madre El caso es que 35 años de vida empresarial dan para mucho, se llamen éxitos, vicisitudes- -venta a Rumasa en los sesenta, por ejemplo- sorpresas e incertidumbres. No faltaron problemas familiares, o para mejor denominarlos, serios disgustos. De tal cúmulo de situaciones dice conservar una perplejidad de la que aún no me he recuperado No obstante, en el transcurso de la conversación, don Enrique da muestras de ser persona moderada, razonablemente apasionada o al revés, en la que el control es constante Afirma que su actividad de mecenazgo no está dirigida al relumbrón y hay que hacer constar que éste no es un esfuerzo particular, sino empresarial Loewe Lynch no teme a los que piensan que las Fundaciones tienen como finalidad fundamental ahorrar impuestos a las empresas: La fiscalidad de las Fundaciones no es Jauja. La nuestra, en concreto, tiene una actividad pedagógica y trabaja en pro de la música, la poesía y el diseño de moda. Por cierto, funcionamos modestamente, no al nivel del BBV Recuerda que cuando nació el premio de poesía se empezó premiando a creadores jóvenes, pero luego se decidió entregárselo al mejor libro y crear un accésit para menores de 30 años. La dotación está ahora en 20.000 y 7.000 euros respectivamente. Me siento muy satisfecho viendo cómo se ha consolidado. Mi padre siempre me ha dicho que la suerte es necesaria y creo que la tuve al encontrar el apoyo de poetas como Villena, Brines, Siles, Octavio Paz... De ellos he aprendido a ser mejor lector. La poesía incluso me ha enseñado a ser mejor persona y a pulir mi sensibilidad Ésta es quizá la que no le ha permitido consolarse de la difícil pérdida de poder de decisión en Loewe: Nunca me he consolado de dejar de formar parte de lo que fue una empresa familiar. Sin embargo, las cosas no suceden porque sí. La globalización diluye las empresas de ese tipo Al escucharlo se perciben los terremotos interiores que sacuden la existencia de los humanos. Se confiesa un hombre de negocios atípico y de hecho en Loewe se sintió más cerca de la creatividad que de las finanzas. Como tal evoca dos logros: la creación de perfumes- una etapa fascinante -y el prèt- â- porter una revolución en los 70 Con la reprivatización de Rumasa, el padre, Enrique Loewe Knappe, y el hijo, bifurcaron sus caminos. El primero deja la firma; el segundo, se queda. Consecuencia, el sufrimiento. Ahora vivimos juntos dice el hijo. ¿Metafóricamente? No, en la misma casa. Mi padre, uno de los grandes empresarios de este país, a sus 96 años viaja solo al extranjero y domina la T 4 Puede que algún día las matemáticas fallen. Las emociones siempre lo hacen, pero a menudo regresan al punto de partida. La globalización es maravillosa para la literatura Tzvetan Todorov presenta hoy en Madrid Los aventureros del absoluto SERGI DORIA BARCELONA. La vida y la creación artística, con toda la posible gama de relaciones peligrosas. He aquí la estación de destino de la obra de Tzvetan Todorov (Sofía, 1939) El pensador búlgaro pasa por España para presentar dos ensayos: La literatura en peligro -que acaba de aparecer en lengua catalana- y Los aventureros del absoluto Publicados por Círculo de Lectores Galaxia Gutenberg, ambos títulos se inscriben en un ambicioso proyecto editorial: sistematizar una obra que se despliega en ensayos sobre arte: El elogio del individuo y Elogio de los cotidiano ahora en preparación; libros sobre literatura como Vivir en el fuego sobre Marina Tsvetáieva, que verá la luz de aquí un año; ensayos históricos, con la publicación en febrero de 2008 de Defensa de la Ilustración Miradas lúcidas sobre campos diversos que Todorov concibe en la complementariedad, ligados por una coherencia interna Con un francés claro y una impecable expresión, Todorov formula pensamientos profundos, sin armarse en retóricas que oscurezcan su compromiso intelectual. En Los aventureros del absoluto rinde homenaje al instruir deleitando de Stefan Zweig y aplica la fórmula del trío creativo que el vienés popularizó en La lucha contra el demonio o La curación por el espíritu Como demostró en su imprescindible Memoria del mal, tentación del bien Todorov establece la galería de personalidades enfrentadas a un absoluto inasequible desde el exceso de humanidad. Óscar Wilde siembra la belleza en un agro sociopolítico donde crece la mala hierba del prejuicio; Rainer María Rilke pretende dotar de energía a su escritura y acaba consumido por la tísica melancolía; María Tsvetáieva opone la literatura a los bulldozers del estalinismo. El inspirador: un Zweig, al que Todorov aplica el matiz de seductor y peligroso. Seductor, porque hablaba a sus lectores desde una idea global, porque establecía uan continuidad entre el escritor, la obra y el destino moral, porque era un cosmopolita, un auténtico europeo... Peligroso, por su exigencia romántica de sacrificar la vida al arte, concepción que conduce a la tragedia En La literatura en peligro Todorov reúne sus observaciones sobre la enseñanza de la literatura en los liceos de Francia. Desde la Ilustración, apunta, se ha separado la literatura de las personas y postula la tesis contraria: La literatura está profundamente ligada a la comprensión de la condición humana De nada sirven las lecturas obligadas: Los libros que atraen al lector no lo hacen por razones escolares, ni consideraciones retóricas, sino porque ayudan a vivir. Hoy parece que el único objetivo en los institutos es formar profesores de literatura, algo que me parece absurdo A esa situación ha contribuido el distanciamiento entre la enseñanza pública, la crítica literaria y unos lectores más guiados por el placer que por las escuelas: Da la impresión que los creadores pergeñan sus obras pensando en los críticos, como sucede con el arte conceptual. La literatura que lee el público no especializado, a menudo, no coincide con la que interesa al erudito Mientras eso ocurre, grupos influyentes controlan las subvenciones del Estado y modelan la opinión pública desde la crítica literaria y la educación Todorov no le hace ascos a la literatura popular. Todo escritor aspira a conseguir un best- seller y hay buenos ejemplos: Ahí tiene Vida y destino de Grossman; fue escrita hace 50 años en condiciones difíciles, en un mundo alejado y en estos momentos goza de un amplio público Considera que la globalización ha resultado maravillosa para la literatura Una apertura al exterior que rompe con un pasado en que la cultura partía de la metrópoli a lo países colonizados. Al leer a Arundathi Roy o Ben Okri nos abrimos al exterior: ¡Ese es el auténtico comercio justo de las ideas! Pensando en los críticos Instruir deleitando como Zweig Terremotos interiores ABC. es Enrique Loewe, en Madrid RAÚL DOBLADO Arranque del libro de Todorov en www. abc. es cultura