Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS Fernando Fernán- Gómez, la vida por delante JUEVES 22 s 11 s 2007 ABC REACCIONES No tengo palabras, salvo que estoy jodido José Sacristán Lo que siento en estos momentos no es traducible en palabras. Soy incapaz de expresar lo que siento, salvo que estoy jodido, que me siento vacío, con una orfandad enorme, porque más allá de su grandeza era mi amigo Un actor irrepetible, un ser prodigioso José Luis López- Vázquez Fue uno de sus compañeros de reparto más frecuentes. Fue un actor irrepetible, un ser prodigioso y no tiene sustituto El actor destacó también la gravedad de espíritu de un hombre esencialmente sencillo y ético Uno de los últimos de una gran estirpe Aitana Sánchez- Gijón La actriz, que rodó a sus órdenes El mar y el tiempo señaló que era uno de los últimos actores de esa gran estirpe que nos está dejando poco a poco Él lo era todo para las artes escénicas españolas comentó. Un agudo escritor, de opinión insobornable Gerardo Vera El director del Centro Dramático Nacional cree que el mejor homenaje que se le puede hacer es volver a ver El viaje a ninguna parte Es una persona irremplazable, un agudo escritor, de opinión insobornable añadió No hay nadie a su altura, su sombra es enorme Ángeles González- Sinde No hay nadie que esté a la altura del hueco que deja como actor, director y autor de guiones, obras de teatro y novelas, su sombra es enorme afirmó la presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas GRANDE DE ESPAÑA Fernando no sólo ha sido actor, sino que ha reivindicado el papel del actor. Ha sido un director extraordinario y un escritor maravilloso que estaba airado... Jamás lo vi así, conmigo nunca lo estuvo, y eso que he estado con él rodando, fuera de rodaje, en Hollywood, en Los Ángeles, y jamás se ha comportado como un hombre airado o gruñón. Me viene a la memoria una anécdota estupenda al respecto que muestra muy bien cómo era Fernando: allá en la Meca del cine, nos metimos un día en una limusina enorme repleta de licores: whisky, coñac... Allí dentro nos encontrábamos Mariano Rajoy, que entonces era ministro de Cultura; Pío Cabanillas, que era el director de RTVE; Luis María Delgado, amigo de Fernando, y director de cine también, que ha fallecido este año; Emma Cohen, y un servidor. Entonces, de repente, el chófer de la lumusina se dirigió a Pío, que era el que hablaba maravillosamente inglés, para preguntarle dónde íbamos. Y Fernando salta y le pregunta a su vez: ¿Cómo dice usted, caballero? con esa voz rotunda, enorme. Pío le traduce: ¿Que a dónde vamos? Y Fernando aclara: ¿Cómo que a dónde vamos? A ningún sitio, joder, con lo bien que se está aquí dentro, y con todo lo que tenemos, es imposible estar mejor. Con whisky, televisión, charla y tertulia, a ningún lado vamos, coño Fernando honró la Real Academia. Recuerdo que el día que vimos El abuelo junto a Sus Majestades los Reyes le dije a Fernando: Vas a ser acádemico Y así ha sido. Con él entró el cine en la Academia, y ya era hora. Hasta ese momento lo representaba Julián Marías, pero su relación con el cine era más reflexiva, más analítica. Fernando ha sido un magnífico actor y escritor, y su obra teatral extraordinaria. Hace algunos años estuvimos durante doce semanas en Asturias rodando El Abuelo -creo que también para él fueron unos José Luis Garci Director de cine a noticia de la muerte de Fernando Fernán- Gómez me deja tocado, sobrecogido, como a todos los que estamos en pleno rodaje del Dos de Mayo Lo bueno es que en un día tan triste me encuentro en compañía de intérpretes y amigos suyos, como Manolo Galiana, Miguel Rellán, Tina Sainz, Quim Gutiérrez... y la triste noticia de su muerte, no por esperada, nos ha dejado conmocionados. Se nos ha muerto un grande de España. Me siento honrado y orgulloso de haber hecho El Abuelo con él; de haber sido miembro del Jurado del premio Mariano de Cavia que le concedimos por unanimidad en la Casa de ABC; y de haberle dedicado un número en la revista Nickel Odeón a su inmensa figura y personalidad. Fernando no sólo ha sido actor, sino que ha reivindicado el papel del actor. Ha sido un director extraordinario, un escritor maravilloso- Las bicicletas son para el verano El tiempo amarillo era alguien que pasaba por encima de lo que se proponía como creador y artista. A todos los que hemos trabajado con él nos ha dejado una huella enorme. En particular, mi trato con él siempre ha sido magnífico en los tres proyectos cinematográficos que compartimos. Fernando ha sido un hombre divertido que brillaba por su inteligencia. Era un ser humano de una inteligencia y de una clarividencia absolutas. Quiero desmentir rotundamente que fuera, como se decía de él, un hombre huraño o L El actor, en la segunda edición de los Goya, en 1988. Fue el más laureado del cine español días extraordinarios- y tuve el placer y la oportunidad de dar muchos paseos junto a él por aquel maravilloso y estupendo paisaje asturiano. Compartimos sobremesas y en cada momento me daba cuenta de que Fernando ha sido, es, y será un grande de España, que, normalmente no son los que aparecen y conocemos. Los grandes de España han sido hombres como Picasso, como Ortega y Gasset, como Falla, como Antonio Mingote, como él. Ha sido magnífico como cineasta, como autor, como dialoguista. Ha sido una persona que sabía conversar, con la que EFE Ha sido magnífico como cineasta, como autor, como dialoguista. Ha sido una persona que sabía conversar, con la que se podía hablar Era un ser humano de una inteligencia y una clarividencia absolutas. No era huraño, como se ha dicho de él se podía hablar y que era capaz de contar las cosas de una manera amenísima. En su haber tiene un póker de obras maestras: La vida por delante El extraño viaje El mundo sigue y El viaje a ninguna parte Ha sido un actor colosal y le recuerdo así en interpretaciones asombrosas en cine: Balarrasa y El abuelo que no se hubiera hecho sin él, y teatro: Sonata a Kroiser y El pensamiento Para mí siempre ha sido una experiencia maravillosa trabajar con el, un orgullo y un privilegio. Así era F F- G.