Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22- -11- -2007 Fernando Fernán- Gómez, la vida por delante CULTURAyESPECTÁCULOS 87 1986. Actor y director El viaje a ninguna parte Este filme, una de las obras capitales de su filmografía, ha visto la luz en casi todas las versiones posibles, como novela, como serial radiofónico, como película y como audiolibro. Quizá sea el momento de grabar la serie 1992. Actor Belle époque Rafael Azcona escribió uno de los papeles principales de esta comedia de Fernando Trueba, que ganó el Oscar, con la mente puesta en su único intérprete posible. El actor es un pintor liberal que vive en un caserón durante la II República junto a sus cuatro hijas, a cuál más guapa 1999. Actor La lengua de las mariposas De nuevo portentoso, Fernando Fernán- Gómez da vida a un inolvidable maestro, víctima del odio que generan las guerras. José Luis Cuerda supo confrontar la mirada de un niño con la sabiduría de toda una vida 2005. Actor Para que no me olvides Patricia Ferreira fue una de las últimas afortunadas en dirigir al genio en este excelente dramón que se permite un momento de sutil comedia, cuando Fernando desata su ira y a punto está de mandar a alguien a la mierda LA DIMENSIÓN HUMANA DE FERNANDO Su generosidad sin límites le llevaba a desprenderse de algo valioso e irrepetible si con ello hacía feliz a alguno de sus amigos cojera, tan frecuente antes en el medio rural. Quedé admirado al contemplar cómo manejaba el garrote y cómo lo convirtió en órgano expresivo del cazurro rural que personificaba. Tanto que- -desaparecida la cojera- -siguió con el garrote hasta finalizar el contrato. Hoy forma parte del museo que guardo en mi consulta. Su generosidad- -sin límites- -le llevaba a desprenderse de algo valioso e irrepetible si con ello hacía feliz a alguno de sus amigos. A medida que iba estrenando obras de teatro o películas estableció la impagable costumbre de regalarme el texto original con todas las anotaciones que hacía durante los ensayos o dirección del filme. Encuadernadas en cuero por el último gran artesano del gremio que ejerce en Madrid y dedicadas todas por Fernando sobre el cuero en letras de oro. Las últimas, acompañadas de un fascículo con 30- 40 deliciosos cómics, pintados a plumilla y coloreados para ilustrar a sus colaboradores cómo imaginaba el maestro la localización, los personajes, su expresión, gestos, indumentaria. Esa mezcla de creatividad, riqueza expresiva y gracia de sus cómics constituye una joya. Las tres tesis doctorales sobre su obra- -dos, para la Sorbona- -utilizaron los textos en mi consulta. Soy plenamente consciente de que este tesoro- -que guardo como oro en paño- -deberá ser expuesto en alguna ocasión para gozo de los devotos de Fernando. Cada dedicatoria es única e irrepetible. Por ejemplo, el de su libro de poemas A Roma por algo Al Dr. Santiago Martínez- Fornés. A veces uno piensa mudarse de casa. ¿Cómo voy a hacerlo yo, que tengo en la mía la salud y la amistad? Jamás agradeceré al maestro la confianza y el privilegio de cuidar su voz y su salud. Siguió fumando- -pese a los consejos del doctor Loredo y los míos- -hasta que empezó Santiago Martínez- Fornés Médico ocos afortunados hemos tenido el privilegio de compartir la intimidad de F. F- G. durante cuarenta años, y comprobar que su imagen pública tenía poco que ver con la persona generosa, respetuosa, entrañable y tímida que era. Jugaba a enfadarse con los medios de comunicación y con algún coleccionista de autógrafos- -Círculo de Bellas Artes- Pero, a veces se desmadraba. Me recordaba a los dos únicos enfados explosivos que presencié en otro gran tímido, mi maestro Don Gregorio Marañón. Al día siguiente de la disputa en el Círculo Bellas Artes se dolía en la consulta: Este mal carácter mío, Santiago, me juega malas pasadas que luego soy el primero en lamentar Se tranquilizó por completo cuando le convencí de que, al contrario, tenía muy buen carácter. Lo que te traiciona es el temperamento Desde entonces, cuando empezaba a sentirse incómodo con algún periodista poco respetuoso terminaba la entrevista: Y no me enfado más con usted porque me lo tiene prohibido mi médico por razones de salud Ingresé en su círculo más íntimo en mayo del 68- ¡buena fecha para estrechar lazos! cuando apareció en mi consulta con un síndrome de la pedrada en la pantorrilla derecha, que había surgido bruscamente- -como una pedrada- -durante la representación de una obra de Alonso Millán en la que encarnaba a un rico patán. Le aconsejé una sencilla medicación y que le adquiriesen un garrote a tono con el papel que representaba. Le permitió seguir las representaciones con dolor moderado y una leve P a quebrársele la voz. Esa voz única e irrepetible de Fernando, que tanto echamos de menos en los escenarios y películas de hoy. Nos fue fácil entonces motivarle para que hiciese el gran esfuerzo de abandonar el tabaco. En los últimos años- -cuando se trasladó de la Castellana a la Urbanización de Santo Domingo- compartí el cuidado de su salud con los doctores Pilar Guíu y López de Letona. Al final, dos graves episodios exigieron su ingreso hospitalario. Primero, en la Clínica de la Concepción y posteriormente en La Paz, donde falleció. Jamás se quejó de dolor o incomodidad alguna. Emma Cohen se convirtió en su ángel de la guarda, y vivía exclusivamente para cuidarle y mimarle. Murió tranquilo, relajado, como pidiendo perdón por las molestias que pudiese ocasionar. No he conocido a nadie que jugase con las palabras con el talento, la cultura y la ironía de Borges o Fernán- Gómez. Pero no conseguí- -por ceguera de los posibles responsables- -que alguien montase y filmara este diálogo para la posteridad. Mientras tus textos originales tiemblen en mis manos, tú y yo seguiremos vivos. Gracias, Fernando, por haber sido tú. En 2000 recibió en la Casa de ABC el premio Mariano de Cavia de manos de la Infanta Doña Elena ABC