Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MADRID JUEVES 22 s 11 s 2007 ABC AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano MACHO CAMACHO UE en el receso de una discusión sobre drogas en la Carrera de San Jerónimo el secretario de la seguridad gubernamental Camacho invitara a la diputada de la oposición Vázquez a que lo acompañara al baño ha sido motivo de escándalo en algunos círculos de pusilánimes, pero, al final, no ha pasado nada. Ni siquiera las feministas se han echado a la calle para hacer sonar sus cencerros en defensa del honor herido de una mujer que, al fin y al cabo, es del PP, partido en el que, como en las madrugadas de nuestros viejos escritores morales, no puede haber condumio saludable ni honesto contubernio. Te invito a venir conmigo al servicio y lo compruebas dice la diputada que le dijo el secretario. ¿Qué había que comprobar? ¿Cómo orinaba? ¿Cómo hacía de cuerpo? ¿Cómo... No sé. A mí la salida de Camacho no me parece ni bien ni mal. Hombre, Clinton, el que invitaba a las becarias, estaba en la capital, y ese perillán siempre es una mala influencia. Pero yo no creo que este Camacho quisiera echárselas de Clinton, sino dejar claro con su invitación que un hombre que se ocupa de la seguridad que nos vende el Gobierno ha de parecer algo así como el macho alfa de la manada. Si a la tal Vázquez le dijo: Te invito al baño y lo compruebas a Josu Ternera le diría: ¡Eso no me lo dice usted en la calle! Todos sabemos que están en un error, pero los progres creen que hay mujeres de primera, que serían las de izquierdas, y mujeres de segunda, que serían las de derechas. Macho Camacho no tiene bravura para, en las mismas circunstancias, hacerle esa invitación a la Mujer del Año, la que vicepreside el invento de El Justiciero de las Mujeres, otro, por cierto, que tampoco ha tenido bravura para defender su título atizándole siquiera un coscorrón al gorrón de Clinton por lo que le hizo a Hillary con la becaria. Ni a la Mujer del Año, ni a Sonsoles, ni a Paquita la del Barrio y su Rata de dos patas Y, sin embargo, qué páginas no hubiera escrito a partir de esta anécdota el doctor Freud de Viena sobre el parentesco entre la ambición, el fuego y el erotismo uretral. Q El candidato García Ramos, ayer en la Biblioteca del Colegio de Abogados de Madrid ERNESTO AGUDO Julio García Ramos pretende evitar el intrusismo en la Abogacía Se postula como decano del Colegio de Abogados de Madrid s Propone exigir mejoras en el salario del turno de oficio y recuperar el prestigio de la profesión CARLOTA FOMINAYA MADRID. Resolver el gran desprestigio de la profesión y la escasa y tardía retribución del turno de oficio ocupan gran parte del discurso de Julio García Ramos, candidato en liza, junto a Javier Cremades y Antonio Hernández Gil, entre otros, al decanato del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) Lograr un trato respetuoso en los juzgados y exigir un respeto hacia nuestra labor profesional, además de reclamar a la administración una mejora en la remuneración de los compañeros que integran los diversos turnos de oficio, son algunas de las grandes preocupaciones de la mayoría de la Abogacía madrileña por las que consideramos necesario apostar apunta García Ramos. para recuperar el prestigio y evitar el intrusismo en la profesión: hacer publicidad para concienciar a la ciudadanía de la labor preventiva de la abogacía. Algo así como que, en lugar del tradicional no se automedique, pregunte a su farmacéutico aparezca en los medios una campaña que rece prevenir es mejor que acudir al juzgado cuando el daño jurídico está ya hecho, pregunte a su abogado Queremos transmitir a la ciudadanía que hay que tratar de atenuar los conflictos y en la medida de lo posible, evitarlos corrobora Raúl Ochoa Marco, candidato a vicedecano en una candidatura que puede ser la gran sorpresa el próximo 14 de diciembre. En cuanto a la rebaja de cuotas, hasta ahora motivo central de debate en estas elecciones, la opinión de García Ramos es que es viable La economía del Colegio- -añade Ochoa Marco- -es estable y saneada, lo que nos permitiría rebajar las cuotas anualmente. Es factible dar un respiro a los colegiados Esta candidatura también apuesta por la conciliación familiar de una manera clara, al proponer y tratar de que se establezcan, por todos los medios posibles guarderías en el nuevo Campus de la Justicia. Sin duda, la creación de escuelas infantiles constituiría un avance muy importante del que nos beneficiaríamos la mayoría de nosotros, asegura García Ramos. Su empeño, por último, es recuperar el peso específico que el Colegio de Abogados de Madrid debe tener en el resto de España. Por increíble que parezca, dado el volumen de colegiados del ICAM, con cerca del 50 de los abogados del país, actualmente no tiene el peso que se merece El ICAM tiene una economía estable y saneada por lo que la rebaja de cuotas es perfectamente viable Propuestas 1. Recuperar el prestigio. 2. Lograr un trato respetuoso en los Juzgados. 3. Mejorar el sistema del Turno de Oficio, en lo que se refiere a su dignidad y a sus problemas económicos. 4. Rebajar las cuotas colegiales. 5. Optimizar los recursos económicos del Colegio. 6. Facilitar económicamente los cursos del Centro de Estudios. Concienciar a la ciudadanía Pero, junto a estas inquietudes, compartidas tanto por Cremades como por Hernández Gil, está la novedosa propuesta que hace este abogado, autor de numerosos libros del sector, 7. Potenciación de la Bolsa de Trabajo. 8. Creación de un nuevo foro jurídico en la página web del Colegio al servicio de los colegiados, más accesible y práctico. Compartir experiencias y dudas entre los compañeros para enriquecer la formación. 9. Proponer y tratar por todos los medios posibles que se establezcan guarderías en el nuevo Campus de la Justicia para conciliar mejor la vida familiar y laboral. 10. Recuperar el peso específico que el Colegio de Madrid debe tener en el resto de España. 11. Optimizar los medios materiales y personales de cara a una mejor atención a los colegiados en los diversos servicios que presta el Colegio. Para el candidato, los auténticos propietarios del Colegio son los colegiados ejercientes y no ejercientes; la Junta de Gobierno debe estar al servicio de todos.