Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 22 s 11 s 2007 INTERNACIONAL 33 Un exceso de incertidumbre enturbia la cita de Anápolis La Conferencia de paz en Oriente Medio queda convocada para el próximo martes sin acuerdo en las reglas o la agenda PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Quizá lo único realmente claro sobre la cumbre de Anápolis para impulsar la paz en Oriente Medio es que se va a celebrar el próximo martes y que se ha invitado a 49 países, bloques regionales e instituciones. Todo lo demás sobre el primer intento en siete años por parte de Estados Unidos para mediar entre palestinos e israelíes permanece envuelto en dudas, críticas e incertidumbre. Una nebulosidad que se extiende a la agenda y reglas del encuentro de tres días en el que por lo menos se espera que participen tanto el primer ministro de Israel, Ehud Olmert, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbás. Personajes que, junto al propio presidente Bush, comparten en estos momentos una sobredosis de precariedad en sus respectivas posiciones políticas. Aún así, el gobierno estadounidense insiste en que la conferencia en la Academia Naval de Annapolis y otros encuentros adicionales en Washington deben servir para hacer realidad el ideal de dos Estados democráticos y en paz. Todo en el plazo de catorce meses de mandato que restan a la Administración Bush. Pese a las mínimas expectativas y un contumaz historial de seis décadas de conflicto, David Welch, máximo responsable diplomático de Estados Unidos para Oriente Medio, ha insistido en que tan solo el acuerdo para participar en estas conversaciones formales es suficiente para indicar la existencia de posibilidades de paz. Según Welch, ninguna cuestión estará vetada y dependerá de los participantes determinar como proseguir el proceso de negociaciones. El presidente Bush, que planteó esta convocatoria el pasado mes de julio, ha estado hasta ayer mismo practicando la diplomacia telefónica para que la cita de Anápolis no se convierta en otra oportunidad perdida. A juicio de Condoleezza Rice, este encuentro internacional (al que también se ha invitado a España) será un éxito si tan solo se logra reactivar el proceso negociador. Sin embargo, para el veterano negociador Dennis Ross, si esta cumbre solo crea generalidades y abstracciones sin pasos tangibles y mecanismos creíbles para un seguimiento, será un paso atrás Opinión pesimista compartida por instituciones de estudio como el International Crisis Group, que a través de un informe divulgado esta semana ha advertido que el fracaso en estas negociaciones puede desacreditar al liderazgo tanto israelí como palestino, además de minar todavía más el respaldo a la diplomacia y la solución de dos Estados Como reflejo de estas críticas y dudas sobre las prioridades equivocadas de Washington, el reputado columnista Thomas Friedman, del New York Times escribía ayer: Observar a Condoleezza Rice realizando repetidos viajes para intentar forjar algún tipo de acuerdo entre israelíes y palestinos, mientras Irak permanece políticamente sin solución, me deja con la sensación de que mi casa se está quemando y los bomberos han decido detenerse en el camino para rescatar a dos gatos encaramados en un árbol Moratinos viaja a Beirut para mediar en la crisis libanesa Se unirá al intento de desbloquear la elección parlamentaria del jefe del Estado LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se reunirá hoy en Beirut con algunas de las principales autoridades libanesas para intentar sacar del punto muerto las negociaciones que el Gobierno y la oposición del país del Cedro mantienen para consensuar un candidato a presidente antes del viernes, último día del plazo constitucional en vísperas de que, el sábado, expire el mandato del actual jefe de Estado, Emile Lahoud. Moratinos abordará esta misión acompañado de sus homólogos francés e italiano- -Bermard Kouchner y Massimo D Alema, respectivamente- en representación de las tres naciones que más tropas tienen desplegadas en Líbano, y que por tanto más compromiso han demostrado con la estabilidad de un país que se tambalea con el agravamiento de la crisis política. La voluntad, explicó ayer el jefe de la diplomacia española todavía en Madrid, es aportar un esfuerzo suplementario contribuir a encontrar una solución que, sin embargo, parece estar muy lejos. Y es que un sentimiento de fracaso, de frustración ante la falta de acuerdos, era la tónica general en los mensajes que ayer emitían los mediadores internacionales tras una jornada frenética de contactos con miembros de todos los frentes en Beirut. Fue el caso del secretario general la Liga Árabe, Amro Mussa; de Rusia- -que el martes recibió en Moscú al líder de la mayoría parlamentaria, Saad Hariri y ha enviado a Damasco a su viceministro de Exteriores. El único atisbo de confianza salió de la mediación francesa, con un Kouchner incansable, que ayer cumplió el tercer día de reuniones anunciando que el viernes habrá sorpresa Desde París, el presidente Sarkozy, se ocupó de pulsar el flanco de Damasco realizando la primera llamada de su mandato a su colega sirio, Bashar al Assad, al que alentó a mantener un papel positivo Más información sobre la cumbre en: www. annapolisconference. state. gov Clima de fracaso Diplomacia telefónica El ex portavoz de la Casa Blanca acusa a Bush y Cheney de engañarle en la saga de la espía delatada P. RODRÍGUEZ WASHINGTON. Scott McClellan, portavoz oficial de la Casa Blanca entre el 2003 y el 2006, parece dispuesto a ajustar cuentas con sus jefes en su inevitable libro de memorias. De acuerdo a los contenidos avanzado sobre el volumen que se titulará Qué pasó (editorial Public Affairs, 400 páginas) McClellan se declara engañado por sus superiores para argumentar la completa inocencia de la Administración Bush en la saga de la espía delatada. En su peculiar mea culpa el ex secretario de Prensa se declara culpable de pasar sin saberlo información falsa a los medios de comunicación sobre el caso de Valerie Plane, la agente de la CIA identificada como parte de una venganza política relacionada con la guerra de Irak. Según McClellan, los principales responsables de estas manipulaciones son cinco personas: Karl Rove, el gurú electoral de la Casa Blanca; Lewis Libby, el procesado e indultado jefe de gabinete de Cheney; el vicepresidente de Estados Unidos; Andrew Card, el ex jefe de gabinete de la Casa Blanca; y el propio presidente George W. Bush. La actual portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, se ha limitado a responder que el presidente de Estados Unidos no ha pedido, y nunca pediría a nadie, diseminar información falsa